fbpx
GAS Y PETRÓLEO
Tendencia

TRABAJADORES PETROLEROS: LA FUERZA

EL DÍA DEL TRABAJADOR PETROLERO EN BOLIVIA SE CELEBRA CADA 21 DE DICIEMBRE

TRABAJADORES PETROLEROS: LA FUERZA

EL DÍA DEL TRABAJADOR PETROLERO EN BOLIVIA SE CELEBRA CADA 21 DE DICIEMBRE, FECHA DE CREACIÓN DE YPFB. SE CALCULAN QUE CERCA DE 11 MIL TRABAJAN EN YPFB Y EMPRESAS PRIVADAS.

Todos los días, como hace 44 años, Joaquín Erwin Mojica, se enfunda su equipo de protección personal (EPP) y empieza su labor de operador en la planta procesadora de gas Patujusal, al norte de la ciudad de Santa Cruz. Sus ánimos -con muchas ganas, dice- son los mismos como los que tenía allá por el año 1974, cuando ingresó como técnico de Seguridad Industrial en la estatal petrolera YPFB, en Cochabamba.

“Yo vivía en Camiri, en un barrio petrolero, donde todos mis vecinos eran petroleros. Cuando era niño decía que al hacerme joven quería ser petrolero”, relata Mojica. Y su sueño se cumplió y actualmente uno de sus hijos continuará con la tercera generación de petroleros en su familia.

Joaquín Mojica es considerado el trabajador petrolero en actividad con más antigüedad en Bolivia. Siempre trabajó en YPFB, desde Cochabamba, pasando por Camiri y Sanandita, hasta Santa Cruz, donde actualmente reside y trabaja para YPFB Chaco desde la época de la llamada Capitalización.

Aún conserva orgulloso el primer casco de aluminio de color rojo que se le otorgó en su primer día de trabajo. “Es lo que quería ser, usar los zapatos de seguridad, el casco, porque veía a mis vecinos que iban todos los días a trabajar. Quería ser petrolero y lo logré, fui muy disciplinado, en los 44 años de trabajo que tengo, no tengo una sola llamada de atención”, destaca.

Joaquín Mojica y los cascos de las distintas

etapas de su vida en el trabajo como petrolero

Homenaje

Cada 21 de diciembre se celebra el Día del Trabajador Petrolero en Bolivia, en memoria de la fundación de YPFB, en 1936, cuando el Gobierno del presidente David Toro, bajo el asesoramiento del teniente coronel Germán Busch y el ingeniero Dionisio Foianini, creó la empresa estatal petrolera boliviana.

Desde aquella época los trabajadores petroleros son considerados uno de los principales sectores que aportan al país con su esfuerzo y dedicación, desde los pozos en perforación, refinerías, plantas de procesamiento, proyectos de industrialización, redes de gas, engarrafadoras, distritos comerciales o en las estaciones de servicio.

El año pasado YPFB calculó que tenía, entre su Casa Matriz y las subsidiarias, unos 5.500 trabajadores y entre las empresas privadas (operadoras y de servicios) otros 5 mil. Energy Press solicitó a YPFB los datos actualizados, pero no se pudo obtener una respuesta.

La pausa. El almuerzo en medio del campo.

Un momento de descanso en una jornada de intensa actividad

Una marca boliviana

Esa sigla de cuatro letras simétricas contenidas dentro de un rombo, y que representa la presencia y soberanía de la empresa estatal en los cuatro puntos cardinales del país, es parte del diario vivir de cada boliviano. Fue el ingeniero Guillermo Elder Bell quien propuso dotar a la estatal petrolera de una identidad visual, allí por 1943.

 

CBHE: El sector es trascendental

La Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE) manifestó su reconocimiento a todos los trabajadores petroleros. “Su aporte es vital en un sector que es trascendente para el país”, manifestó en un comunicado dirigido a Energy Press.

“El trabajador petrolero es la esencia del desarrollo de la industria. Desde los cargos ejecutivos hasta el trabajo de campo, los hombres y mujeres que laburan en esta industria están sometidos a presiones de diferentes ámbitos, ya sean económicos o técnicos. Por lo tanto, su valor y el aporte es transversal, y sin lo cual no es posible pensar en el desarrollo de este sector que requiere de decisiones con mucho temple.

En los últimos 20 años la industria petrolera en nuestro país se ha modernizado y ha permitido a los trabajadores operar en óptimas condiciones acorde a las exigencias de la industria. Actualmente es importante que se genere más impulso a las inversiones en el sector que permita a la vez expandir la oferta laboral para los profesionales y técnicos.

El 21 de diciembre de 1936 marcó la “mística yacimientista” que el profesional, el obrero boliviano tenía por su empresa. Realmente ahí no había ningún color político, solo era la dedicación al trabajo y eso hemos tratado de mantener hasta estos últimos 10 años, pero lamentablemente todo esto se ha deteriorado con la incursión de la política a nuestra empresa.

Las condiciones de trabajo eran a puro pulmón, a puro corazón. Comparando los campamentos que teníamos antes, con los actuales, eran unas palomeras que tenían como máximo confort un ventilador. No había un catering, pero comparados con la actualidad prácticamente parecen hoteles de cinco estrellas, porque tiene aire acondicionado, refrigerador, tv cable, todo.

Yo ingresé a YPFB el 15 de junio de 1961 como empleado. Después entré a la universidad y estuve becado por cinco años y el 20 de octubre del 66 ya ingresé al Campo Camiri. Ahí no había miramiento de horario, no había descansos, empezábamos a bajar el caño guía y trabajábamos hasta terminar el pozo, podía ser unos seis a ocho meses. Todo era dedicado al trabajo a la empresa, se tenía ese cariño y dedicación. A YPFB lo tengo marcado en mi corazón.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios