GAS Y PETRÓLEO

La producción de gas en Tarija cayó a su peor nivel desde 2014

En 2018, la producción de gas natural de  Tarija registró  su peor nivel desde 2014, según datos de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). Expertos atribuyen la baja al agotamiento de los  campos hidrocarburíferos.

El reporte de la estatal petrolera refleja que Tarija, el mayor productor del país, cerró en diciembre con una entrega de 19,94 millones de metros cúbicos día (MMmcd) y su promedio anual fue de 28,33 MMmcd.

En 2014,  la región del sur del país  llegó a producir  40,83 MMmcd (ver gráfica).

El último mes del año pasado Santa Cruz  cerró con 10,62 MMmcd y alcanzó un promedio de 15,57 MMmcd. 

Si bien el nivel anual es superior al obtenido en 2014, cuando se registraron 10,66 MMmcd, no se tenía en ese entonces el aporte del campo Incahuasi con 7,5 MMmcd y opera desde 2016.

La Secretaría Departamental de Energía e Hidrocarburos de la Gobernación de Tarija   identifica como las causas principales la declinación de los campos.

Sábalo redujo la producción de  18,29 MMmcd en 2015 a 13,07 MMmcd en  el segundo semestre de 2018. En otro de los reservorios importantes  el aporte de San Alberto descendió de 7,31 MMmcd a 3,74 MMmcd.

 En el campo, Itau, la oferta bajó a la mitad, de 1,98 MMmcd a 0,73 MMmcd; mientras que Margarita mantuvo su volumen.

Hace cuatro años, Tarija aportaba con el 68,7% de la producción de gas que se destinaba    para los mercados interno y externo, principalmente Argentina. Hoy su contribución es de sólo 55,6%.

El secretario de Energía e Hidrocarburos de la Gobernación de Tarija, Freddy Castrillo, manifestó que se “acaba” el gas boliviano y el Estado no tuvo la capacidad de reponer las reservas y garantizar la sostenibilidad de los mercados y los compradores del energético boliviano.

Estos  ya no confían en la política hidrocarburífera del país.

“El no tener ningún descubrimiento a la fecha y la caída del precio de los hidrocarburos, prevé que este 2019 se  iniciará con una fuerte caída de los ingresos departamentales y nacionales, debido a que los mercados cada vez compran menos volúmenes de gas”, advirtió Castrillo.

El Gobierno espera que este año  se  concluya con la perforación de  cinco pozos -Sipotindi, Jaguar, Boyuy, Caranda e Incahuasi- y puedan ingresar en operación. 

Además,  se prevé  consolidar los mercados privados de Brasil y  Argentina,  también  llegar  a Perú y Paraguay, según confía el ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez.

 Una menor  producción de  gas se traducirá en   menores  regalías y recaudaciones del  Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH).

 La demanda del energético cerró en 13,3 MMmcd en el caso de Brasil, cuando el contrato estipula 30,08 MMmcd y en el caso de Argentina en  8,8 Mmmcd, pese a que el contrato estipula al menos 17 MMmcd en verano.

(Página Siete)

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios