ACTUALIDAD

Empresas petroleras buscan menos créditos de la banca

Asoban ve una disminución en la demanda de créditos por parte de las empresas petroleras. Las boletas de garantía son las más requeridas.

Las empresas del sector Hidrocarburos se encuentran entre las más importantes dentro de la economía boliviana y, como tal, son atendidas por la banca, con diversos productos y servicios. La demanda de productos crediticios, se concentra en la utilización de boletas de garantía y algunos créditos llamados puente u otros de capital operativo, según la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban).

Nelson Villalobos, Secretario Ejecutivo de la entidad explicó a Energy Press que “por las características del sector, los créditos colocados por el Sistema Financiero en este rubro se han reducido, al contar estas empresas con recursos propios para financiar sus actividades. Su requerimiento principal se concentra en boletas de garantía; respaldo que también les permite acceder a recursos para ejecutar sus proyectos sin la necesidad de crédito directo”.

Sin precisar montos sobre las operaciones, Villalobos indicó que las empresas de este sector (hidrocarburos) cuentan con altos niveles de liquidez, por lo que precisan de productos destinados a sus tesorerías, como ser: cuentas corrientes, servicios de pago, depósitos a plazo fijo, fondos de inversión SAFI, operaciones en mesa de dinero, entre otras.

Para el gerente de la empresa Bolinter y ex presidente de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos (CBHE), Enrique Menacho, la actividad de las empresas, principalmente las de servicios, es cíclica, ya que se mueve “de acuerdo a los vaivenes de la política y de la economía”.

“Es innegable que hubo una caída de las obras, porque no se están realizando proyectos, salvo la perforación exploratoria, que es muy costosa, pero por lo menos se está escuchando el clamor de la industria, de perforar más y perforar en condiciones que sean atractivas a un socio estratégico”, dijo Menacho, al señalar que en un pozo exploratorio profundo puede llegar a invertirse hasta $us 100 millones, lo que hasta para la estatal YPFB resulta muy oneroso.

De acuerdo con Menacho, la “salud financiera” de las empresas de servicios como Bolinter, se traduce en poseer una buena cantidad de bienes para respaldar las garantías. “Los préstamos que todo el tiempo se hacen es para tapar otros requerimientos, por eso es que es difícil planificar algo en nuestro país, porque (en las obras) se dan cambios después de ser planificadas y de ser aprobado el plan, el cronograma y el coste, vienen sobrecostes que te tiran a la lona cuando hay un paro, un bloqueo o cuando hay una subida de beneficios sociales que no estaban previstos”, lamentó.

RESPALDO

Actualmente, según el gerente de Bolinter, el principal producto que una empresa de servicios petroleros requiere de un banco es la boleta de garantía, requisito que impone la empresa contratista hacia las subcontratistas para la ejecución de un proyecto.

“Por ejemplo, en un proyecto de 10 millones de dólares debemos contar con una boleta del 10% de cumplimiento ($us 1 MM), 10% de buena ejecución ($us 1 MM) y si te dan un adelanto (del monto del contrato), el 100% de ese adelanto ($us 1 MM). O sea, tengo que tener boletas por 3 millones de dólares, que es el 30%, de un contrato de 10 millones”, aseveró, a tiempo de mencionar que el respaldo es el patrimonio de la empresa.

Las boletas de garantía y una nueva tendencia

El secretario Ejecutivo de Asoban, Nelson Villalobos, explicó que la Boleta de garantía es un crédito llamado contingente, es decir, una garantía que puede constituirse en crédito, si es que el garantizado no cumple con la obligación. “Es por esto que las boletas de garantía son tratadas como cualquier tipo de operación crediticia en cuanto a su evaluación y sus requisitos. Para acceder a este producto, el cliente debe demostrar ser sujeto de crédito, es decir tener la capacidad de pago”, señaló.

En ese sentido, detalló que la operación consiste en hacer su solicitud a la entidad de su preferencia y presentar balances de las tres últimas gestiones; detalle de sus proyectos en ejecución respaldado con contratos; un flujo de caja que incluya los costos de comisiones de la boleta; y respaldos de impuestos IVA, IT e información complementaria.

“Existen diversos tipos de Boletas de garantía: de buen uso de anticipo, buena ejecución de obra, para proyectos específicos, garantía simple o contra- garantizadas, entre otras. Los costos del servicio mencionado responden a las políticas internas de cada entidad financiera, dependen de sus estructuras de costos y del tipo de riesgo asumido en cada una de las transacciones”, subrayó Villalobos, al considerar que las empresas petroleras requieren de soluciones personalizadas.

Por su parte, el gerente general de la empresa Bolpegas, Ricardo Carrillo, destacó que la nueva tendencia en algunas licitaciones es la solicitud de pólizas de garantía, ya que son más rápidas de conseguir, e incluso más económicas que una boleta de garantía bancaria. “Nosotros, como empresa, tenemos bienes de los socios que colocamos y, con esos bienes, hay una línea de crédito para ir sacando las boletas de garantía en los contratos que vamos firmando con los clientes.

“Las pólizas se hacen con aseguradoras, entonces la ventaja es de que es más agil, mas rápida. Si una empresa no tuviera una línea de crédito ya aprobada por un banco, entonces es mas fácil obtener una póliza de garantía”, sostuvo Carrillo.

Llave en mano

De acuerdo con el gerente de Bolinter, el tipo de contrato más beneficioso para una empresa de servicios petroleros es el denominado “Llave en mano” o EPC, debido al control que ejerce la empresa sobre los costos, en la compra de equipos, como de la contratación de personal.

Enrique Menacho mencionó el proyecto de la planta procesadora de gas Vuelta Grande, la primer planta “llave en mano” importante que se hizo en Bolivia. “Nosotros fuimos los contratistas y los epecistas, subcontratamos una empresa de ingeniería de Estados Unidos, contratamos los servicios de compra. Logramos un trabajo excelente, una obra que la terminamos en tiempo, en coste, salimos bien, todos tranquilos y hasta ahora está la planta”, sostuvo.

El último proyecto EPC en Bolivia fue la planta de Urea de Bulo Bulo, ejecutada por la empresa coreana Samsung.

LA CIFRA

100

millones de dólares

Es el monto de la inversión para la perforación exploratoria de un pozo profundo en Bolivia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios