GAS Y PETRÓLEO

Tarija: el declive del gas continúa

A pesar de la mejora de algunos sectores económicos tarijeños, la caída de los ingreso por el gas arrastra hacia abajo su economía.

Los números no han sido muy amigables, en los últimos años, con el departamento de Tarija. Con sus principales megagampos de gas natural en irreversible declinación -San Alberto y San Antonio-, los tarijeños sienten que se acabó una época de la que pudieron aprovechar un poco más.

La celebración por los 202 años de la gesta libertaria tarijeña, que recuerda la Batalla de La Tablada, fue propicio para que organizaciones como Jubileo publiquen sus estudios económicos sobre el departamento ubicado al sur del país.

“La situación económica de Tarija en los últimos años mostró un desempeño negativo, que se refleja en el deterioro de sus principales indicadores. Según el último dato disponible del Producto Interno Bruto (PIB) para el departamento de Tarija, su tasa de variación fue de -3.7 por ciento en 2017 respecto a 2016, una contracción por tercer año consecutivo”, dice el informe con el título “La economía de Tarija se contrae”.

Según Milenio, la “economía gasificada” del departamento tarijeño continuó provocando -por tercer año consecutivo- la caída de su PIB total. De hecho, de cada Bs 10 producidos en Tarija, aproximadamente 4 proceden del gas. “En 2015 la actividad hidrocarburífera se contrajo -1.6%, en 2016 -8.7% y en 2017 -11.4%. “Lo más probable es que la gestión 2018 haya cerrado igualmente con una cifra negativa”, cita el documento.

Regalías

Milenio detalló que Tarija fue uno de los departamentos más beneficiados con el último periodo de bonanza, lo que se advirtió sobre todo en el notable aumento de las regalías y transferencias recibidas, tendencia que hizo importante desde el año 2011, hasta llegar a su nivel máximo en 2014 con Bs 5,499 millones; de los cuales Bs 3,983 millones correspondieron a la Gobernación, Bs 1,264 millones a los municipios y a las universidades Bs 252 millones. Sin embargo, desde entonces cayeron de manera continua hasta registrar los Bs 2,168 millones en 2017, una reducción de 9.4% respecto a 2016 y de 60.6% en relación a 2014.

Específicamente, en regalías hidrocarburíferas Tarija tuvo un marcado descenso, pasando de $us 529 millones en 2014 a $us 172 millones en 2017, con una tasa negativa de 67.4%. “La pérdida de una proporción tan elevada de las regalías deja en una situación complicada al departamento que, comparativamente, retrocedió a los niveles de una década atrás. Es probable que en 2018 se diera una subida moderada de las regalías, debido a una mejora en los precios de venta de gas natural”, resaltó Milenio.

Por su parte, el Gobierno, a través del Ministerio de Hidrocarburos, informó que en el periodo 2006 – 2018, el departamento de Tarija recibió $us 5.000 millones por concepto de renta petrolera. Entre los años 2019 y 2025, la renta petrolera calculada será de $us 2.700 millones.

Al respecto, el ministro Luis Alberto Sánchez apuntó que “abril del 2019 es diferente a abril de 2005” porque Tarija era un departamento “desatendido, olvidado con ingresos económicos muy bajos”; ahora, es el departamento que más recursos económicos percibe en Bolivia por renta petrolera, al ser el mayor productor de gas y al poseer 6 TCF de los 10,7 TCF de reservas probadas de gas en el país, es decir más del 50% de las reservas de hidrocarburos está en Tarija.

“La realidad de Tarija cambió con la política implementada por el presidente Evo Morales a partir de la nacionalización de los hidrocarburos. El 2006 marca un antes y un después en Tarija”, destacó.

La Gobernación prepara una ley para atraer inversiones

El economista tarijeño Gabriel Gaite afirmó que Tarija ha tenido tres años de crecimiento negativo de su PIB y presumió que los datos siguen siendo negativos para 2019. “Para los economistas tener dos trimestres de tasas negativas es recesión. Nosotros ya tenemos el cuarto año”, sostuvo.

Al mismo tiempo precisó que si bien los precios del gas natural han mejorado un poco, no lo han hecho los volúmenes. “La adenda del contrato de exportación a la Argentina ha reducido los volúmenes en 37% y eso significa menores ingresos por renta petrolera”, remarcó.

Ante esta situación, de acuerdo con Gaite, la Gobernación tarijeña ya tiene algunos financiamientos para obras públicas y está en busca de otros con el fin de no paralizar las futuras.

“En parte es cierto que nos hemos farreado la plata. En los últimos 10 años hasta 2018, Tarija tuvo 5.000 millones de dólares de ingresos por renta petrolera, que no se aprovecharon convenientemente (…). Analistas, técnicos como yo, que han visto que no tenemos que depender del gas. En este momento hay una ley departamental próxima a ser aprobada, para atraer inversiones y apoyar al sector privado. Entonces hay que cambiar la mentalidad del tarijeño en cuanto a su actitud”, acotó.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios