ACTUALIDAD

Piden dar paso a camiones con gas licuado para evitar escasez

La venta irregular de gas licuado de petróleo (GLP) envasado en garrafa, para uso doméstico, impacienta a consumidores de barrios alejados de la ‘ciudad de los anillos’ que denuncian especulación de precio del energético en tiendas.

La Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) responsabiliza del desabastecimiento a los bloqueadores, a los que anima a no retener los camiones de las plantas distribuidoras para llegar a los distritos vecinales.

“Hace más de una semana que la distribución de gas es nula y en las tiendas en las que aún queda producto se vende, la garrafa, hasta a Bs 80”, afirmó Juan Pablo Costaleite, vecino del barrio Guaracachi, mientras aguardaba su turno, en una fila de más de 300 personas en la distribuidora de gas Sopese S.R.L, ubicada en la avenida Virgen de Cotoca, entre tercer y cuarto anillo.

Humberto Muruchi, también en la fila de afectados, indicó que en la Villa Primero de Mayo hace más de una semana que no llegan los camiones ‘gaseros’ y que hay personas que revenden la garrafa hasta en Bs 60.

El propietario de la distribuidora Sopese y líder de la Cámara Departamental de Distribuidores de GLP de Santa Cruz, Néstor Zamora, indicó que los despachos se cumplen con regularidad, aunque aclaró que los bloqueos callejeros demoran la llegada de los camiones a los barrios más alejados de la ciudad.

Hizo notar que hay bloqueadores que retienen camiones, en rotondas de algunas radiales, y los obligan a los encargados a vender las garrafas, rompiendo así el cronograma normal de distribución.

Desde la dirección distrital de la ANH Santa Cruz, Jimmy Méndez, atribuyó al cierre de calles la sensación de desabastecimiento de GLP en los barrios cruceños. Aludió que desde hace siete días los camiones de las plantas distribuidoras de gas registran dificultades para sortear los bloqueos y llegar a los distritos vecinales.

En ese marco, Méndez pidió al Comité Cívico flexibilizar e instruir la libre circulación de los camiones ‘gaseros’, al igual que los cisternas que transportan combustibles, para llegar a los barrios y así cubrir la demanda de los consumidores.

Para evitar especulación, el jefe de la ANH dijo que, en coordinación con las distribuidoras de gas, se articuló una medida de seguridad -cortar y retirar el precinto de la garrafa de gas- para así evitar la reventa. Además, la venta se limita a dos garrafas por persona.

En negocios minoristas

Desde la Asociación Boliviana de Supermercados (Asobsuper), su presidente Sergio Weise, advierte que la oferta no es normal y que se tiene faltante de productos por la situación compleja que pasa la población boliviana.

Hizo notar que hay dificultades para el surtido de frutas y verduras, dada la limitada oferta en los mercados de abasto. Asimismo, dijo que falta el pollo en bandejas (pechugas, pierna, muslo, etc) debido a que las plantas procesadoras adolecen de mano de obra. “Igualmente hay dificultad con la panadería externa artesanal, horneados y típicos. Hay también problemas con algunas gaseosas y bebidas”, puntualizó Weise.

El surtido en los supermercados se lo realiza por la madrugada y primeras horas del día. La atención en las 22 salas que operan en la capital cruceña es hasta el mediodía mientras duren los conflictos sociales y políticos en el país. Los afiliados a la Asobsuper, según Weise, mantendrán los precios sin variación.

(El Deber)

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: