GAS Y PETRÓLEO

El MAS y la «magia» de la certificación de Reservas

El Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario, (Cedla), a través de su Plataforma de Política Energética, publicó este miércoles su boletín electrónico en el que se refiere a la publicación del diario Página Siete, el 26 de noviembre, sobre la denuncia proveniente de trabajadores de la estatal YPFB, en la que afirman que, de acuerdo a la medición de reservas de hidrocarburos realizada por profesionales de esa entidad,  las reservas probadas de gas  natural sólo serían de 7,1 Tcf y no 10,7 Tcf, como señalaba la certificación de la empresa Sproule y presentada el año pasado por el exministro del sector Luis Sánchez.

«Esta información coincide con las estimaciones realizadas por Cedla y publicadas en septiembre de 2018 en el Cuaderno de Coyuntura N° 20 de la Plataforma Energética, del que extractamos la parte referida a la evolución de las reservas durante el régimen del MAS. Ratificamos que la administración del sector durante el anterior gobierno fue ineficiente y se convirtió en la principal causa para la declinación de las reservas, de su capacidad de producción y de la pérdida de mercados de exportación; se caracterizó, además, por la total falta de transparencia», expresa Plataforma Energética.

«La evolución de las reservas durante el gobierno del MAS«

De acuerdo con el Cedla, la actual certificación realizada por la empresa canadiense Sproule International Limited, consigna un volumen de 10,7 Tcf (trillones de pies cúbicos) Reservas Probadas de gas natural, 12,5 Tcf de Reservas Probadas + Probables y 14,7 Tcf de Reservas Probadas + Probables + Posibles para el 31 de diciembre de 2017. Esta certificación, además, consistió en la evaluación de 60 campos productores de hidrocarburos y la consecuente asignación de reservas de gas para 37 campos.

El volumen de gas repuesto en los dos períodos intermedios de cuatro años, es curiosamente similar: 3,04 Tcf y 3,3 Tcf. «Lo que resulta curioso, también, es que la certificación de las reservas probadas a diciembre de 2013 y de 2017, se realizan cuando las reservas remanentes alcanzan el mismo volumen: 7,41 Tcf», señala el boletín.

La susceptibilidad de que el nivel de reservas finalmente certificado ya estuviese definido por el propio gobierno, aumenta si leemos las estimaciones que hacía en febrero de este año el ministro Luis Alberto Sánchez a un medio de prensa y que son muy cercanas al cálculo de la empresa certificadora, de 10.7Tcf:

“Según los datos del sector hidrocarburífero, Bolivia certificó en 2013 un total de 10,45 TCF. De esa cantidad, se consumió, en 2014, 0,65 TCF; en 2015 fue de 0,78 TCF; y en 2016, un total de 0,75 TCF. Con los nuevos descubrimientos (Los Sauces, Boquerón, etc.) y reservorios (Santa Rosa y Margarita de Huacaya), se estima que habrá 1,42 TCF de gas. El Gobierno calcula, entonces, que la certificación hasta diciembre de 2017 corroborará los 10,5 TCF”(El Deber de 6 de febrero de 2019).”

(Con información de Plataforma Energética)

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: