De FrenteENERGY PRESS

Analía Acosta: “Producir biocombustibles versus alimentos es un mito”

Analía Acosta es ejecutiva del Consejo Mundial de Energía – Argentina. Ingeniera química con un Master en Comercialización de Hidrocarburos de la Universidad de Buenos Aires y un Master en Comercio Internacional de Agroalimentos. Trabajó más de 34 años en YPF en distintas áreas.

¿Cómo evalúa la posibilidad de que Bolivia incursione en la producción de etanol?

Es una gran oportunidad porque hay una decisión política y creo que es un momento ideal como para comenzar algo que sirva y no cometer los mismos errores de otros países.
¿Cómo está el mercado del etanol en Argentina?
En Argentina empezó el bioetanol a través de la caña de azúcar, a partir del 2010. Se comenzó de a poco y ya estamos en un 12%, pero la mitad de la producción corresponde a una producción en base de caña de azúcar y la otra mitad a base de maíz, o sea, el hecho de que no fuera suficiente el alcohol de caña dio la oportunidad de hacer la producción en base a maíz, y hoy conviven ambos sectores y van absorbiendo, no solamente el incremento de porcentajes sino el incremento de la demanda de naftas, que se va soportando también con la producción de alcohol.
¿Toda la comercialización de gasolina viene con esta combinación?
Hay una particularidad, el etanol no se puede agregar en las refinerías, se tiene que agregar en el último eslabón, antes de llegar a la estación de servicio, o sea, en el lugar en donde sale el camión con destino a abastecer a la estación de servicio. Particularmente, en Argentina, tenemos más de 20 terminales de despacho. La mayoría es de YPF. El resto, como algunas compañías privadas, Shell o Esso, tiene una sola refinería y desde ahí salen todos sus camiones. En ese punto es donde se inyecta en línea junto con el alcohol y se hace la carga en la nafta. No es nada complejo, es una tecnología simple que requiere tener sus tanques de almacenaje.
¿La totalidad de la gasolina tiene etanol?
Toda la gasolina, nosotros no hicimos diferencia en distinto octanaje e ingresaron los tres tipos de gasolina que teníamos en ese momento.
¿Esto se hizo por una cuestión comercial o medioambiental?
En realidad, cuando empezó el proyecto, Argentina exportaba naftas y se tomó la decisión por una cuestión medioambiental y porque veíamos que íbamos a necesitar importar naftas.
¿Cómo se manejó el debate entre cultivar para producir alimentos o para producir combustibles?
Producción de bioetanol versus alimentación es otro de los mitos, porque pueden convivir tranquilamente. Particularmente en Argentina no hay usinas que produzcan 100% de alcohol, siguen produciendo azúcar y otros. En el caso del maíz, estamos entre el 2 y el 3% de la producción total, nada más, lo cual es insignificante.
Estados Unidos es el caso más exitoso de biocombustibles en base a maíz. Ellos incluso ya están exportando.
Claro, porque se manejan de acuerdo a la variación de precios. Estados Unidos destina entre el 34 y 36% de su producción de maíz a la producción de etanol, lo que también genera debate en el país del norte.
Pero insisto, el debate para mí no es un debate porque se pierda alimento. La proteína del maíz queda en la burlanda. Por cada tonelada equivalente de etanol que se produce, se produce una tonelada de burlanda. Y ahí está la proteína del maíz y eso es lo que da alimento a los feed lot, a los animales vacunos, cerdos, pollos, lo que sea. Por tanto, no hay un debate.
En Bolivia la gasolina es subsidiada ¿el etanol también tendría que ser subsidiado?
Esa es una realidad que hay que mirar por país. Digamos que lo más lógico es que vayan de la mano, pero no hay una receta. En el caso de Argentina el mercado de biocombustibles es regulado, mientras que el mercado de naftas no.
Hablando de YPF ¿qué otros negocios ha desarrollado además del sector petróleo y gas?
YPF en particular trabaja con generación de energía eólica para autogeneración. Es un parque eólico importante, con lo cual todo el excedente se devuelve a la red.
En cuanto a biocombustibles, tiene la misma exigencia que tienen todas las petroleras privadas. En cuanto a la utilización, lo único que se ha integrado es una metodología que se usa mucho en el agro de Argentina, el canjear granos por insumos. Es un sistema que parece trueque pero que es muy común en el sector agropecuario. Ese canje de granos se transforma en aceite y ese aceite después en biodiesel.
¿También están produciendo biodiesel en base a soya?
No, porque la legislación no permite que grandes empresas estén produciendo, entonces no lo producimos, lo consumimos o trabajamos a través de esta integración.

noticia anterior

Mirá cuantos vehículos eléctricos vendió Toyota en el mundo el 2017

siguiente noticia

Productores de sorgo y maíz se suman al proyecto de etanol