ENERGY PRESSGAS Y PETRÓLEOMINERIA

Bolivia y Brasil van por más energía

Analistas consideran la firma de nuevos convenios con Brasil, como un “acercamiento” entre los gobiernos de Morales y Temer.

Las relaciones entre los gobiernos de Bolivia y Brasil pasan por su mejor momento, por lo menos energéticamente. El pasado 7 de noviembre, una numerosa delegación brasileña estuvo en Santa Cruz para firmar cuatro convenios y memorándums de entendimiento. El primero, la firma del acuerdo del Contrato de Servicios Petroleros en los campos San Telmo y Astillero, entre YPFB y Petrobras.
El segundo, un memorándum de entendimiento entre la empresa brasileña J&F Investimentos y YPFB para la venta de gas natural, a partir de 2020, para la termoléctrica Mario Covas, ubicada en Cuiabá, a cargo de la Empresa Produtora de Energía (EPE). El volumen acordado referencial es de 2,2 MMmcd. Otro Memorándum con la misma empresa lo firmó ENDE, que evaluará su participación en la consrucción de una nueva central eléctrica en Cuiabá.
El cuarto fue un acuerdo para el Estudio de Inventario para el Proyecto Binacional Río Madera, un convenio de cooperación técnica no reembolsable entre la CAF, ENDE y Centrais Elétricas Brasileiras S.A. (Eletrobras).
El analista energético, Francesco Zaratti, considera los acuerdos “muy generales”. “En el sector de hidrocarburos, es obvio que Brasil seguirá siendo un cliente importante del gas boliviano, de modo que, aún dentro las limitaciones de la crisis de Petrobras, consideran necesario seguir presentes en la exploración y explotación de nuevos campos en las áreas que Petrobras tiene asignada. Lo importante es que Petrobras haya aceptado realizar inversiones en exploración; la cuantificación de las reservas se hará cuando corresponda sin especulaciones interesadas. Sin duda la ley que devuelve a las empresas una parte del IDH, quitándola a gobiernos locales y universidades, ha cambiado un poco la actitud de las empresas, aunque, a mi criterio, no lo suficiente”, señaló.
Sin embargo, Zaratti consideró más relevante reactivar la hidroeléctrica binacional del río Madera, por dos razones: “la energía que puede adquirir Brasil a precios competitivos y la protección de los sedimentos y arrastres de ese río a monte de las represas en construcción en Brasil”.
Por su parte, el ex superintendente de Hidrocarburos, Carlos Miranda, afirmó que los cuatro convenios energéticos, más que proyectos muestran voluntad política para su realización. “Ha sido fundamentalmente un acto político, de acercamiento del presidente Temer que fue tan duramente criticado por nuestro gobierno. Nuestro Primer Mandatario en el acto ha ratificado que la firma de los convenios son una política de Estado y no una política ideológica. Las generosas palabras del ministro de Energía del Brasil hubieran tenido más significado en los tiempos cuando pensábamos que Bolivia y Brasil eran socios en Desarrollo Energético. Pero mucha agua ha pasado bajo el puente y ese sentido de sociedad ha desaparecido”, dijo.
Miranda calificó que se continuará buscando la alternativa de un aprovechamiento hidroeléctrico binacional en el Río Madera para abastecer de energía a Brasil. La entonces secretaria de Energía, Dilma Rouseff fue la primera en presentar la iniciativa a Bolivia al último gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, por tanto no es nada nuevo”, añadió.

 

El ministro de Minas y Energía de Brasil, Fernando Coelho Filho tuvo un discurso sólido frente a las autoridades bolivianas y calificó de positiva la “retoma” del trabajo realizado por las delegaciones de Bolivia y Brasil en Santa Cruz.
“En este nuevo camino, Brasil quiere contar con Bolivia como país vecino, hermano y parcero. Veo muy positivamente el trabajo que hoy retomamos: estimula a nuestros técnicos a dar continuidad en lo que hoy iniciamos para avanzar siempre en la dirección del gran objetivo que es la integración energética”, señaló.
El ministro fue enfático al señalar que Brasil vive “momentos de mudanzas” y bajo el mando del presidente Michel Temer se están construyendo nuevas bases para el país. “Esas bases son la transparencia, la competitividad, la racionalidad y la seguridad jurídica(…). Una nueva trayectoria de crecimiento económico con justicia social, sin olvidar el respeto a la naturaleza”, señaló.
Al mismo tiempo, ponderó que el Ministerio de Minas y Energía (a su cargo), siguiendo esas premisas, “busca el fortalecimiento de nuestras empresas públicas, a través de la mejoría de sus gestiones y excelencia de sus dirigentes. Los resultados, señoras y señores, ya son visibles”, afirmó.

 

El objetivo es la integración energética

El ministro de Minas y Energía de Brasil, Fernando Coelho Filho tuvo un discurso sólido frente a las autoridades bolivianas y calificó de positiva la “retoma” del trabajo realizado por las delegaciones de Bolivia y Brasil en Santa Cruz.
“En este nuevo camino, Brasil quiere contar con Bolivia como país vecino, hermano y parcero. Veo muy positivamente el trabajo que hoy retomamos: estimula a nuestros técnicos a dar continuidad en lo que hoy iniciamos para avanzar siempre en la dirección del gran objetivo que es la integración energética”, señaló.
El ministro fue enfático al señalar que Brasil vive “momentos de mudanzas” y bajo el mando del presidente Michel Temer se están construyendo nuevas bases para el país. “Esas bases son la transparencia, la competitividad, la racionalidad y la seguridad jurídica(…). Una nueva trayectoria de crecimiento económico con justicia social, sin olvidar el respeto a la naturaleza”, señaló.
Al mismo tiempo, ponderó que el Ministerio de Minas y Energía (a su cargo), siguiendo esas premisas, “busca el fortalecimiento de nuestras empresas públicas, a través de la mejoría de sus gestiones y excelencia de sus dirigentes. Los resultados, señoras y señores, ya son visibles”, afirmó.

 

GARY RODRÍGUEZ | GERENTE DEL IBCE

Complementariedad económica y comercial

La idea es que, a mediano plazo, estas iniciativas generen importantes ingresos para el país, de tal manera que equilibren el profundo desbalance que existe en el intercambio de productos que históricamente ha sido encubierto por las ventas del gas, aunque este año -dado su bajo precio- incluso con él se visualiza esta injusta situación que, entre otras cosas significa que los productores y exportadores del Brasil aprovechan de mejor manera nuestro mercado, que los nuestros del suyo, además que nosotros le mandamos gas natural para su industria, que luego recupera con creces al enviarse los mismos dólares para comprar varios miles de productos cada año.
La relación bilateral con Brasil debería ser para Bolivia, lo que es la relación bilateral de México con EEUU. Es bueno estrechar las relaciones diplomáticas en función de una complementariedad económica y comercial, pensando que juntos se podría realizar no solo este tipo de inversiones sino otra también, pensando en el mercado mundial, por ejemplo, en el campo de las agroexportaciones.
Finalmente, la forma de crecer sostenidamente para un país se puede resumir a dos factores -inversión y mercado- y qué mejor que hacerlo con una de las economías que si bien hoy por hoy no está en su mejor momento, es de las más importantes para Bolivia por la venta del gas, pero que podría serlo mucho más con proyectos complementarios de diversa índole.

noticia anterior

Tarija se desinfla por baja renta petrolera

siguiente noticia

SERPETBOL :“Nuestro error fue actuar de buena fe”