ENERGY PRESSGAS Y PETRÓLEO

BRASIL : Petroleras tienen incentivos hasta 2040

Según cálculos de la oposición, Brasil dejaría de percibir cerca de $us 303.030 millones en impuestos hasta el año de su conclusión.

El pasado mes de diciembre, el presidente brasileño, presentó ante el Congreso de su país, la Medida Provisional 795/2017 que ofrece una serie de incentivos fiscales a la explotación de petróleo y gas (Presal) a empresas privadas, hasta el año 2040. La ley ha sido cuestionada por varios sectores políticos y sociales del gigante sudamericano, que -según cálculos de la oposición- dejaría de percibir cerca de un billón de reales (unos $us 303.030 millones) en impuestos hasta el año de su conclusión.
La medida, que prorroga y amplía incentivos que ya habían sido ofrecidos en 1999, según despachos noticiosos desde Brasil, cambia varios puntos de la legislación tributaria del sector petrolero, al igual que medidas como la reforma laboral, que fue sometida para análisis en tiempo récord en una comisión mixta presidida por el senador José Serra del Partido de la Social Democracia de Brasil, PSDB.
El diario mexicano El Informador detalló que de acuerdo con la oposición, “la legislación favorecerá a un sector de multinacionales que figuran entre las que más generan ganancias en el mundo y las que más contribuye para la emisión de gases contaminantes”.
El régimen tributario especial comenzará a regir en los próximos meses y se extiende a las actividades de exploración, desarrollo y producción de petróleo y gas natural en Brasil. La medida suspende los tributos cobrados sobre la importación de bienes y equipos usados en estas actividades y que permanecerán de forma definitiva en el país. Igualmente reduce los impuestos a las empresas que importen o adquieran en el país materias primas y productos intermediarios destinados a sus actividades.
Los partidos oficialistas alegan que Brasil necesita incentivar a las empresas que pueden explotar el Presal, las gigantescas reservas descubiertas en aguas profundas del océano Atlántico por debajo de una capa de sal de dos kilómetros de espesor y que pueden convertir a Brasil en uno de los mayores exportadores mundiales de crudo.

¿MEDIDA ACERTADA?
Para el analista energético y socio director de la consultora internacional Gas Energy, Alvaro Ríos, Brasil ha decidido apostar muy fuerte a que las inversiones en el sector hidrocarburos, por parte del sector privado internacional, se incrementen notablemente y esto se puede hacer únicamente entregando incentivos económicos a las empresas que apuestan capital. “Bolivia, con la Ley de Incentivos a los líquidos, y muchos países también lo han hecho, se hace en función de cuan necesaria es la inversión”, señaló.
En tal sentido, Ríos consideró que Brasil entiende que el petróleo es un bien que lo necesita para su mercado interno, para exportar y generar regalías e impuestos. “En este contexto, además (Brasil) sabe que estamos asistiendo al principio del fin de la era del petróleo y que el oro negro, de acá a 75 años no tendrá el mismo valor que ahora por los cambios tecnológicos que observamos. ¿Qué hará entonces con esos enormes recursos bajo el Presal?”, se preguntó.
Por otra parte, el analista aseveró que el levantamiento de impuestos a las importaciones que se habla, son adicionales a muchos otros incentivos entregados desde que Temer asumió en el poder.
“El modelo de inversiones es el que prevalece con el achicamiento de Petrobras por su extrema corrupción, mal manejo y elevada deuda. Fuertes inversiones en Brasil significan más petróleo y más gas en el futuro y más competencia para nuestro producto estrella de exportación que es el gas natural”, añadió.

PROMOCIÓN
Un incentivo fiscal es un estímulo en forma de bonificaciones en el pago de ciertas obligaciones tributarias que se concede a los sujetos pasivos de dichos tributos para promover la realización de determinadas actividades consideradas de interés por parte del sector público.
De acuerdo con el sitio mexicano Revista Pyme, estos incentivos tienen el objetivo de aumentar de la inversión, el desarrollo de regiones atrasadas, la promoción de exportaciones, la industrialización, la generación de empleo, el cuidado del medio ambiente, la transferencia de tecnología, la diversificación de la estructura económica y la formación de capital humano.
Pueden tener la forma de Dispensa temporales de impuestos y reducción de tasas; Incentivos a la inversión (depreciación acelerada, deducción parcial, créditos fiscales); Zonas especiales con tratamiento tributario privilegiado (derechos de importación, impuesto sobre la renta, impuesto al valor agregado) e Incentivos al empleo (rebajas en impuestos por la contratación de mano de obra).

noticia anterior

YPFB asegura que planta de Urea opera en un 100%

siguiente noticia

Brasil acelera la carrera