ENERGY PRESSGAS Y PETRÓLEO

Canadiense Sproule se adjudica certificación de reservas de gas

La empresa canadiense Sproule International Limited se adjudicó el proceso que permitirá conocer la cantidad de reservas de hidrocarburos con las que cuenta el país hasta el 31 de diciembre de 2017.

Su propuesta económica fue de 750 mil dólares.

“Efectuada la evaluación del proceso de contratación, la empresa Sproule International Limited se adjudicó  la cuantificación y certificación de las reservas de hidrocarburos en Bolivia al 31 de diciembre de 2017”, señala el informe de YPFB sobre el resultado de la adjudicación RG-33-A-GCC.

El documento fue aprobado por la analista de contrataciones de la estatal petrolera  Stephanie Laffert  el  jueves 1 de febrero.

No obstante, en el Decreto Supremo 181, Normas Básicas del Sistema de Administración de Bienes y Servicios, se establece que los proponentes tienen  un plazo de tres días para presentar sus impugnaciones y observaciones sobre la empresa seleccionada por la estatal.

De acuerdo con los datos de la consultora Gas Energy Latin America, la firma canadiense tiene oficinas en varios países de América Latina, como Brasil y Colombia.

Sproule tiene su  sede en Calgary, Canadá, una ciudad que junto  a Houston, en Estados Unidos, y Aberdeen, en el Reino Unido,  son las principales proveedoras de servicios tecnológicos para la industria mundial de hidrocarburos.

En la página web de la firma Sproule se señala que tiene un “legado” de 65 años de impulsar el valor para los clientes mediante análisis técnicos y comerciales independientes, y expertos que ayudan a los profesionales del sector de petróleo y gas para tomar mejores decisiones comerciales.

El pasado 24 de enero en  instalaciones de YPFB, de acuerdo con el cronograma del Documento Base de Contratación, se efectuó la apertura de propuestas de las seis firmas que se presentaron para adjudicarse.

Entre ellas estaban también Netherland And Sewell & Associates, que ofreció su trabajo por  950 mil dólares; Miller And Lents LTD, por 615 mil dólares; Asociación Accidental Risc Advisory, por 832.500 dólares; Gaffney, Cline & Associates Inc., por 1.007.000 dólares y Lloyd’s Register (Senergy GB LTD), por 1.846.546 dólares (gráfica 1).

La última vez que se hizo una cuantificación  fue en 2013. En julio de ese año  la canadiense Consultants GLJ hizo conocer que Bolivia poseía 10,45 trillones de pies cúbicos (TCF) (gráfica 2).

Punto de vista
Álvaro Ríos  Exministro de Hidrocarburos

“La empresa tiene experiencia en el sector”

Sproule, la empresa elegida por YPFB para la certificación de reservas de gas, condensado y petróleo, es  canadiense, con base en Calgary.

Se puede deducir que tiene experiencia en el área de geología y reservorios, y su presentación comercial incluye su experiencia como certificador y auditor “independiente” de reservas y recursos en hidrocarburos.

La ley  dispone que se realice una certificación anual, pero no se la hizo desde 2014. Lo importante ahora es que la empresa ya está contratada y en unos meses más sabremos cuántos trillones de pies cúbicos  (TCF) y cuántos billones de petróleo y condensado se tiene en todos los campos de Bolivia.

La atención particular de la certificadora tendrá que concentrarse en los megacampos de Margarita y su anexo Huacaya, San Antonio; San Alberto, su apéndice Itaú e Incahuasi,  para ver el volumen de  gas natural y condensados. En petróleo, el foco tendrá que estar en campos menores en el norte de Bolivia como Santa Cruz y Cochabamba.

Esta certificación es importante para el país porque  permitirá a los ejecutivos de YPFB y al Gobierno conocer en detalle y con exactitud y de una fuente independiente  las reservas  probadas, probables y posibles  con las que cuenta cada campo en Bolivia, de cara a negociaciones de gas que tenemos  que concretar con Brasil después de 2020.

La otra razón es que aclarará las dudas de saber cuánto tiene el país, ya que el tema entró en la arena política entre la oposición y el Gobierno. Crucemos los dedos para que estemos por encima de los siete a ocho   TCF en reservas probadas de gas natural  a diciembre de 2017.

Dos licitaciones anteriores se  declararon desiertas

Hasta diciembre pasado, YPFB declaró desierta dos licitaciones para certificar las reservas hidrocarburíferas de Bolivia debido a que las empresas proponentes no cumplieron con los requisitos en los documentos presentados.

A fines de septiembre de 2017, el directorio de YPFB aprobó el  inicio del proceso de contratación de la empresa internacional que hará la  cuantificación.

La tercera licitación fue publicada  el pasado 24 de diciembre en la página web de Yacimientos.

Con la información se conocerá la certificación de reservas de hidrocarburos, gas natural y petróleo condensado disponibles al  31 de diciembre de 2017. La última que se hizo fue hasta el 31 de diciembre de 2013.

El jueves pasado, el ministro de Hidrocaburos, Luis Sánchez, anunció que después de adjudicar a la empresa para que certifique la riqueza, los resultados se conocerán en mayo de este año.

“Bolivia tiene muchos recursos, se garantiza el abastecimiento del mercado interno y los contratos que tenemos con Brasil y Argentina. Tenemos la garantía de abastecer el mercado con la proyección de crecimiento hasta 2033”, afirmó en una entrevista con radio Patria Nueva.

Según Sánchez,  las reservas se incrementarán gracias a los pozos: Río Grande, que va por buen camino y que en estos días se tendrá noticia importante al respecto,  al igual que el pozo Boyuy; también se perforarán los campos Huacareta, Ingre, Azero e Incahuasi,  entre otros.

En el caso del bloque Boyuy, la semana pasada la empresa Repsol Bolivia informó que a 4.000 metros de perforación del pozo Boyuy X-2, en Tarija, aún no se detecta    contenido de gas natural en el yacimiento.

La  operadora anticipó que se deben esperar resultados más adelante, hasta completar  los  6.500 metros.

(Página Siete)

noticia anterior

Morales anuncia reformulación del presupuesto por mejora en el precio del petróleo

siguiente noticia

Exxon planea quintuplicar su producción de petróleo no convencional