ACTUALIDAD

China detiene la construcción de 150 centrales eléctricas de carbón

China va a detener o retrasar los trabajos en 151 plantas de carbón planificadas y en construcción como respuesta a los deseos de Beijing de mantener la demanda eléctrica de carbón plana.

La lista de centrales recién lanzada responde al objetivo anunciado por el primer ministro Li Keqiang en marzo de detener, retrasar o cerrar al menos 50.000 megavatios de proyectos de centrales eléctricas a carbón en 2017. La lista afecta a centrales eléctricas de carbón con capacidad equivalente a la capacidad operativa combinada de Alemania y Japón (95.000 megavatios), con un coste de unos 60.000 millones de dólares (389.000 millones de yuanes).

La cantidad de capacidad afectada excede la meta establecida para este año, pero todavía está muy por debajo del total de 150.000 megavatios que el gobierno dice que es necesario detener para 2020. Sin embargo, el número de plantas en la lista se ha reducido alrededor del 15% de una lista original de 182; una dilución de los planes anteriores después de unas intensas negociaciones políticas. Además, la mayoría de las plantas están técnicamente sólo “retrasadas”, postergando la decisión final de cancelar los proyectos.

La construcción de nuevas centrales térmicas de carbón no aumenta directamente las emisiones de CO2, ya que la generación de carbón en China está limitada por la falta de demanda. Sin embargo, crea un conflicto entre la energía sucia y limpia en la red, porque los operadores de la red tienden a favorecer a los operadores de centrales eléctricas de carbón cuando despachan electricidad.
Sobrecapacidad

El bastión de la industria del carbón de Shanxi ha logrado eliminar 6.000 megavatios de capacidad de la lista, a pesar de tener una de las peores situaciones de sobrecapacidad del país.

China no necesita mas plantas

La construcción de centrales eléctricas a carbón sigue siendo una fuente codiciada de actividad económica y de demanda de carbón extraído localmente para muchas provincias, pero el auge de la industria renovable de China y la desaceleración de la demanda han dejado a China con cientos de plantas de carbón que no se necesitan. Después de un largo período de rápido crecimiento, la cantidad de energía generada a partir de carbón permanece plana desde 2014. El cambio se produjo gracias al auge de la energía renovable de China y a una desaceleración de la demanda de energía a medida que el país se alejaba de la industria pesada.

Sin embargo, el país siguió construyendo plantas de carbón a menudo operaban a menos de la mitad de su capacidad. China frenó las aprobaciones de nuevos proyectos de centrales eléctricas a carbón en la segunda mitad de 2016, pero las plantas previamente aprobadas han continuado conectándose a un ritmo de una central a la semana.

El año pasado, China se fijó el objetivo de detener o retrasar al menos 150.000 megavatios de proyectos de centrales de carbón para aliviar el problema de sobrecapacidad que se avecina con la nueva lista que marca el inicio de este proceso.

 

ENERGIA16

noticia anterior

YPFB firma tres convenios para comercializar 14.000 TM de urea en el mercado interno

siguiente noticia

Rusia y Arabia Saudita se unen para impulsar el fracking