ACTUALIDADENERGY PRESSGAS Y PETRÓLEO

Contratos : Cláusulas provocan conflictos

Las crecientes diferencias entre contratistas y empresas de servicios, ponen en entredicho algunas cláusulas en los contratos de obras.

Las más de 28 mil visitas que tuvo la página web de Energy Press, hasta el pasado viernes, fueron excepcionales. Los internautas tuvieron un poderoso motivo: leer en extenso la entrevista del gerente interino de la empresa de servicios Serpetbol, Rodrigo Virreira, quien tuvo una causa penal -declarada improcedente- contra la empresa contratista del proyecto Planta de Amoniaco-Urea Bulo Bulo. El ejecutivo reclama a la firma coreana una deuda de $us 13 millones por los perjuicios causados por los cambios en los contratos.
Como Serpetbol, otras empresas manifestaron a Energy Press su malestar por una cláusula que por lo general incluyen las empresas “epecistas”, referidas a la conciliación o arbitraje, que en este último caso, debe resolverse en las cortes de Nueva York, Londres o Singapur, lo que significa gastos muy elevados para una empresa boliviana.
La asesora legal del Directorio de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos (CBHE), Claudia Gutiérrez, consideró que en el marco del principio de libertad contractual, las partes pueden decidir libremente de acuerdo a su conveniencia e intereses comerciales el lugar de la sede del arbitraje, teniendo en cuenta las limitaciones establecidas por la ley que, en el caso de Bolivia, restringen la posibilidad de realizar un arbitraje de inversiones en sede extranjera. “Sin embargo, tratándose de un arbitraje comercial, entre empresas privadas, las partes realizan la selección de la sede tomando en cuenta aspectos de orden práctico y jurídico”, señaló.
Desde su punto de vista, Gutiérrez apuntó que la presión en la firma de los contratos, en condiciones no muy favorables para las empresas de servicios, “en realidad viene por variables externas que están fuera del control de las partes, como la caída de los precios internacionales del petróleo, que ha afectado a la inversión en hidrocarburos y, por ende, ha reducido la cantidad de nuevos proyectos”, apuntó.
Por su parte, Rolf Abel, del consorcio jurídico Abel Abogados, afirmó que un Contrato de Obras -como el que firman las empresas EPC con una subcontratista- es un contrato civil, y si existe alguna discrepancia en el contrato se puede tratar de dos maneras, por arbitraje o por la civil. “Si el arbitraje está pactado, tiene que ser llevado en Bolivia, porque no es un contrato internacional. Y si no se pactó el arbitraje, los jueces públicos en materia civil comercial son los que tienen que ver las discrepancias”, dijo.
Según Abel, una cláusula de arbitraje en una corte internacional es ineficaz en un contrato civil en Bolivia, aunque esté firmado. “La Constitución Política del Estado dice que cuando se firma un contrato en Bolivia, se rige y se basa bajo las leyes bolivianas, entonces jamás se puede pactar un arbitraje en Londres. Entonces esa cláusula es ineficaz en Bolivia”, dijo.
Iver Von Borries, del consorcio Wayar & Von Borries Abogados, expresó que la principal razón por la que las empresas extranjeras eligen como sede del arbitraje un país distinto a Bolivia, obedece a un tema estratégico. “Frente a lo anterior a momento de asesorar a la empresa boliviana, debe analizarse si conviene o no la elección de Bolivia como sede del arbitraje, habida cuenta -por ejemplo- que la empresa extranjera puede que no cuente con activos o bienes en Bolivia, por lo que resultaría más conveniente pactar como sede del arbitraje el domicilio de la casa matriz de ésta”, señaló.

 

824-1

 

824-2824-3

noticia anterior

"Nueva Ley recoje elementos para seguir con inversiones"

siguiente noticia

Senador del MAS pide investigar a Samsung