Desafiando las alturas de la Sede de Gobierno

Es uno de los atractivos principales de quienes visitan la urbe paceña. Esta mega obra intenta resolver diversos problemas, como el precario servicio de transporte público que no puede hacer frente a la creciente demanda de los usuarios y el caótico tráfico que implica movilizarse entre las ciudades de El Alto, el centro y sur de La Paz.

El teleférico, llamado oficialmente “Mi Teleférico” es el sistema de transporte aéreo por cable e inició operaciones el 30 de mayo de 2014, inicialmente con la línea Roja. Una vez concluidas sus tres primeras líneas, será el teleférico de transporte urbano más largo del mundo.

Este es un proyecto anhelado por los paceños desde la década de los años 70, cuando en la gestión edil de Mario Mercado Vaca Guzmán, un equipo de planificadores proyectó un Teleférico que unía la Ceja del Alto con la Zona de la Florida.

Desde entonces, y pasando por varias autoridades en distintas etapas de Gobierno, el presidente Evo Morales en 2012 envía a la Asamblea Legislativa Plurinacional un proyecto de ley para la construcción de un teleférico que conectará El Alto con el centro y el sur de La Paz. El Jefe de Estado convocó a los alcaldes de la ciudad de La Paz, Luis Revilla, de la ciudad de El Alto, Édgar Patana y al gobernador del departamento de La Paz César Cocarico, a participar en este mega proyecto, que se ejecuta bajo la modalidad de la contratación directa para darle celeridad.

El proyecto es financiado por el Tesoro General de la nación de manera histórica con un préstamo interno con un crédito del Banco Central de Bolivia por un monto de $us 234.680.000. La cobertura del Teleférico, en su primera fase, culmina con la puesta en marcha y servicio de las líneas Amarilla y Verde, hasta fines de septiembre.

Recientemente se lanzó la tarjeta preferencial con tarifa diferenciada para estudiantes, adultos mayores y personas con discapacidad. Permitirá a sus usuarios gozar de la tarifa reducida de Bs 1,50 por viaje.

Según datos oficiales, el teleférico (las tres líneas) requerirá un consumo diario de alrededor de 4.925 kilovatios, es decir, menos de cinco megavatios de energía eléctrica, que representa un 0,4% de la actual demanda nacional.

El nuevo transporte también generará un ahorro de $us 7 millones anuales en la importación y subvención de diésel. Las tres líneas generarán un consumo de Bs 100 mil bolivianos, que en términos del sistema de transporte urbano es bastante eficiente.

Autor: Yandira Toledo J.

noticia anterior

San Cristóbal lleva la batuta de la producción minera

siguiente noticia

Planta de GNL beneficiará a 27 poblaciones


Fatal error: Call to a member function have_posts() on a non-object in /home/energypress2015/public_html/wp-content/themes/sprout/inc/template-tags.php on line 472