Destellos de modernidad

La Paz celebra una nueva efeméride departamental con aires renovados que pasan básicamente por sus adelantos urbanos.

En los últimos meses la expectativa de la Sede de Gobierno desbordó a lo nacional ante la inminente inauguración del teleférico que conecta la hoyada paceña con la ceja de El Alto.

La millonaria obra, muy cuestionada en sus inicios, a la postre fue aplaudida por propios y extraños porque suma un medio de transporte moderno que aporta solución al caótico tráfico vehicular paceño.

En la misma línea, la Alcaldía de La Paz luchó para instaurar un nuevo servicio de buses urbanos. Así, los Pumakatari se convirtieron junto con el teleférico en dos motivos de orgullo local, al tiempo que se apuntaban como motivos turísticos para los visitantes.

Si bien los proyectos encarados por La Paz son por todo lado aplaudibles, también desnudan el grado de carencias de un país como Bolivia. El sólo hecho de que obras que en otros contextos resulten básicas sean tan celebradas en Bolivia, habla de lo mucho que al país le toca avanzar para estar a la par de los vecinos de la región.

Es por eso que se hace imperiosa la necesidad de seguir concentrando esfuerzos en el fortalecimiento de los sectores productivos del país, de los cuales el hidrocarburífero forma parte fundamental siendo el principal motor económico en la actualidad.

De hecho, los frutos que ahora gozan La Paz y el resto de poblaciones obedece al buen momento económico apuntalado por la exportación de gas a Brasil y Argentina.
Queda claro que no existirían obras de envergadura, incluidas el teleférico y, por qué no, hasta los buses Pumakatari, sin los ingresos que ahora perciben tanto gobernaciones, municipios, universidades y otras instancias. Recursos que provienen básicamente de la renta hidrocarburífera.

La Paz misma, como Sede de Gobierno, debe asumir que si se desarrolla apropiadamente la actividad exploratoria en Lliquimuni, en el norte del departamento, existe una firme esperanza de que se encuentre petróleo. Con ello, los paceños podrían ingresar en una nueva etapa, lo que a su vez los ubicaría dentro del grupo de departamentos productores de hidrocarburos y ampliaría las posibilidades de desarrollo de la región.

De ahí que sea necesario seguir remarcando con insistencia la exploración intensiva en todos los departamentos donde existen probabilidades de hallazgo hidrocarburífero. Por el bien del país se precisa que las inversiones públicas y privadas sigan fluyendo para que la rueda no deje de girar en ese sentido.

Si bien el 2013 y el 2014 han sido años donde la exploración ha experimentado una reactivación, creemos que los esfuerzos deben redoblarse para que el proceso no se detenga.

En ese marco, es importante que las regiones tomen conciencia clara de que no se puede entorpecer la actividad energética. En el marco del respeto a las comunidades y al medioambiente, resulta saludable estimular al sector como un factor que genere recursos y permita, a su vez, diversificar las actividades productivas. Para que no sólo La Paz dé muestras de una necesaria, saludable, e importante modernización, sino que todo el país alcance mejores sitiales de calidad de vida y progreso.

noticia anterior

Compresión Una forma para regular el flujo de los líquidos y gas

siguiente noticia

J&C Chromatography está de aniversario


Fatal error: Call to a member function have_posts() on a non-object in /home/energypress2015/public_html/wp-content/themes/sprout/inc/template-tags.php on line 472