De FrenteENERGY PRESS

“El 2017 tendría que ser el año de la regulación del upstream”

¿Cuál es el presente de la ANH?
Estamos en una etapa de madurez, ingresando a una consolidación de todos los proyectos y sistemas implementados, ahí también nos referimos a la cultura regulatoria. Hemos logrado tener una influencia internacional. Por ejemplo, Paraguay quiere tener una ANH como la que tiene Bolivia. Obviamente con sus diferencias naturales de realidad a realidad. A esto se suma el B-SISA, que llama la atención en otros países y buscan replicar el modelo. A nivel interno el B-SISA también se encuentra en una fase de madurez y mostrando los beneficios que motivaron su creación. Técnicamente el B-SISA es una herramienta que se puede emplear para muchas cosas. Con este sistema no podemos parar o hacer un alto técnico, lo que se debe hacer es renovar constantemente a nivel de software.
Por otra parte, el presente nos muestra que hemos crecido en presencia nacional. Creamos tres nuevas regionales: Monteagudo, que cubre el Chaco cruceño, tarijeño y chuquisaqueño; San Ignacio, en la Chiquitania, que es el pivote hacia el norte de la zona y, finalmente, Yapacaní. Con lo que ahora sumamos casi 30 oficinas muy bien equipadas, versus las 6 que la agencia tenía hace apenas cinco años.
Por otra parte nos hemos capacitado en lo referido a procesos de industrialización. Tuvimos roce internacional con KBR, la empresa estadounidense que ha provisto a Samsung de la tecnología para la construcción de la planta de urea y amoniaco. Si no se sabe cómo es la industrialización, menos se puede saber cómo regular la industrialización. Es por eso que incidimos en este aspecto.
Finalmente, la ANH será la primera institución del Estado en certificar todas nuestras operaciones con la norma ISO 9001:2015. En suma, estamos avanzando y consolidando. Hay una frase que está de moda en la Agencia: lo más importante es que lo más importante sea lo más importante. En otras palabras, lo fundamental es que lo más importante sea prioritario.
La ANH ha tenido fuerte presencia en el downstream ¿En qué etapa se encuentran en el upstream?
Con la Ley de Incentivos, la ANH tiene un rol importante. No suficiente, pero muy importante porque es un gran paso que se ha dado en la normativa para ejercer su regulación.
Considero que la ANH está viviendo un momento del upstream. Esto nos demanda capacitación y roce internacional. Lo que hemos venido haciendo es ejercer la regulación con inspecciones, mediciones, criterios de seguridad, observaciones en buenas prácticas y presencia de gente de la ANH en los diferentes pozos y campos.
¿Qué le hace falta a la norma para que la ANH tenga mayor presencia en el upstream?
Crear nueva normativa. En este momento estamos proponiendo una nueva Ley de Regulación, la que hemos bautizado la Ley ANH, que viene a ser complementaria a una Ley de Hidrocarburos. La propuesta ya la tenemos y debemos entregarla a nuestro ente normador que es el Ministerio de Hidrocarburos.
En todo caso, necesitaríamos una nueva Ley de Hidrocarburos donde estén insertas las competencias y los alcances de la ANH o, de lo contrario, que nos aprueben la Ley de Regulación Hidrocarburífera.
¿Esta propuesta de ley ya ha sido socializada con el Ministerio?
Este año ha habido un acercamiento técnico muy importante con el Ministerio de Hidrocarburos para coordinar varios temas. En ese sentido, tenemos reuniones semanales con ellos para ver estos temas. Entendemos que una nueva Ley de Hidrocarburos no es una ley fácil sino compleja, y tiene que ser una ley buena.
¿Cuáles son las proyecciones de la ANH?
El 2017 tendría que ser el año de la regulación del upstream. Nuestra prioridad es esa. Lo demás ya ha llegado a su madurez. La ANH tiene mucho que dar en todas las áreas de este eslabón tan importante como el upstream.

noticia anterior

Energía eléctrica llega a mil familias ignacianas

siguiente noticia

GTB trabaja con gas y con el medio ambiente