El balance macroeconómico

Los números no mienten, el país está atravesando el mejor momento económico de su historia. Así lo reflejan los estudios de los organismos internacionales y lo expresa la realidad que se puede palpar día a día. Con varios años de estabilidad en el manejo de las finanzas, Bolivia se ubica en una situación expectable que, además, suma una mejora en la redistribución de los ingresos en beneficio de las regiones y de la población en su conjunto.

En un breve repaso, el Banco Mundial establece que en poco más de una década Bolivia ha logrado reducir la pobreza moderada en aproximadamente 18 puntos porcentuales, hasta situarla en 45%; lo que no deja de ser un avance importante. De todos modos, hay mucho camino por recorrer.

Este indicador, condice con el hecho de que el manejo macroeconómico de los últimos años ha sido prudente, tal como los mismos organismos internacionales lo califican, a la par de gozar de una época de precios internacionales altos que también apuntalaron el buen momento que atraviesa nuestra macroeconomía.

En consecuencia, el nivel de Reservas Internacionales Netas del país bordean los $us 15.000 millones, un monto que no tiene precedentes para las arcas estatales y que igual resulta destacable cuando se mira economías de países vecinos, como Argentina, que con un tamaño de economía mucho mayor podría reducir sus RIN hasta llegar a $us 19.000 millones, debido a la crisis que enfrenta.

Por otra parte, la expansión permanente de la economía ha permitido elevar el ingreso por habitante en el país. Es así que en 2005 el PIB per cápita era de algo más de $us 1.000, mientras que en la actualidad se acerca a los $us 3.000, lo que se refleja también en un mayor nivel de consumo y el establecimiento de una clase media más fortalecida.

Con todo, lo que el país ha alcanzando en estos años todavía no supera la barrera de la sostenibilidad, nos referimos al factor que determina que uno o más elementos, en este caso los económicos y sociales, se prolonguen de manera saludable, estable y casi permanente en el tiempo.

Bolivia celebra en esta semana un nuevo aniversario patrio con varios motivos de festejo, entre ellos el buen pasar económico; sin embargo, esta época de vacas gordas no debe nublar la vista para dejar de distinguir el hecho de que necesitamos continuidad y seguimiento a las políticas y acciones que se realizan para que la economía siga en expansión

En ese contexto, el sector hidrocarburífero ha sido un pilar fundamental para los logros alcanzados. El gas ha sido la fuente de grandes ingresos para las arcas estatales con los que se financian toda clase de proyectos en distintos estamentos.

Hoy es importante reafirmar el compromiso para apuntalar el sector, procurando darle sostenibilidad y creyendo que el proceso de industrialización también puede transformar la matriz productiva nacional. No lo decimos desde una postura política, sino con el sano deseo de que los proyectos de envergadura puedan dar los frutos que el país precisa. Dios quiera que el gas abunde, se lo encuentre y pueda industrializarse para el bien de todos los bolivianos.

noticia anterior

Tres nuevas Hidroeléctricas para La Paz y Chuquisaca

siguiente noticia

YPFB certifica reservas de 77 campos petroleros


Fatal error: Call to a member function have_posts() on a non-object in /home/energypress2015/public_html/wp-content/themes/sprout/inc/template-tags.php on line 472