El cobre y el oro brillan en la actividad minera paceña

La Paz es el segundo departamento del país que tiene la mayor actividad minera después de Oruro, contando con una importante cantidad de depósitos metalíferos distribuidos en 36 distritos ubicados desde el norte al sur de toda la región. Su potencial incluso puede ser mayor si es que se intensifican las labores de prospección actualizando su registro geológico.

De acuerdo con el Servicio Geológico y Técnico de Minas (Sergeotecmin), hasta la fecha se tienen identificados 695 yacimientos de distintos tipos de metales, entre los que predominan el estaño, el oro, el cobre, el wólfram, el uranio, el vanadio y otros.
El informe confirma que existe riqueza mineral en los diferentes techos ecológicos del departamento. Desde el norte, donde la explotación es a cielo abierto con yacimientos auríferos; hasta el sur, con minas con grandes yacimientos metalíferos de sub-tierra como Colquiri y Corocoro.

“Es un departamento eminentemente minero, en todas sus regiones existen yacimientos potenciales, las labores de prospección tienen que ser más intensas e importantes en la región porque lo que se tiene contemplado es menos de lo que se conoce hasta ahora”, aseveró el técnico geólogo de minas e investigador de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), Gastón Gutiérrez.

Del total de yacimientos, 163 corresponden a estaño (Sn), 153 de oro (Au), 124 de cobre (Cu) y 103 de wólfram (W), entre otros. Sin embargo, pese a la importancia de estos yacimientos se espera una labor más intensa de exploración en las provincias Abel Iturralde y Franz Tamayo, las mismas que tendrían una mayor cantidad de riqueza mineral con respecto a las que se conocen hasta la fecha.

“Las labores de prospección han disminuido y es necesario descubrir nuevos estratos de explotación minera en varios lugares del departamento. La actividad minera en La Paz es intensa gracias al importante número de concesiones que se hicieron para explotar”, aseveró el ingeniero de minas, Miguel Ángel Álvarez, geólogo y docente de la Facultad de Tecnología de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA).

A partir de ese potencial mineralógico, actualmente La Paz cuenta con una serie de proyectos mineros para explotar los campos de Corocoro, Matilde, Bolsa Negra, Cascabel, Milluni, Rosario de Araca, Los Machos, Caracato, Pacuani-Laurani, Chacarilla y Colquiri, entre otros.

Corocoro y el cobre
Actualmente, la mina con mayor riqueza es la de Corocoro que está valuada en $us 8 mil millones porque tiene importantes reservas de cobre, indio, manganeso y plata. Es la mayor reserva de cobre en Bolivia, el problema es que el producto no sale con valor agregado y se desvaloriza en el camino hacia la exportación.

Corocoro cubre un total de 51 concesiones mineras y el trabajo de explotación es intenso, se estima que al menos tiene 100 millones de toneladas de minerales de los cuales más de 532 toneladas sería de cobre. “El yacimiento está sobre un total de 27,9 kilómetros cuadrados de superficie, lo que le convertiría en un yacimiento de cobre valioso en toda Sudamérica similar al que existió en Chuquicamata al norte de Chile”, explica Gutiérrez.

La riqueza de Corocoro no sólo sería el cobre sino que cuenta con grandes reservas de manganeso, plata e indio. Existe una empresa surcoreana que trabaja en las labores de explotación del mineral. Dicha mina se constituye en una de las más grandes en el país.
“El mineral que sale de esta mina no sale con valor agregado. Esto representa grandes pérdidas porque se lo refina y trabaja en grandes metalurgias de Estados Unidos y Europa”, añade Álvarez.

El experto acota que un mínimo porcentaje de cobre es aprovechado por artesanos, no pasa del 1% de lo que se extrae. “No existe un desarrollo industrial minero en Bolivia, mandamos piedras y nos devuelven el cobre en cables, es inaudito”, lamentó el investigador.

Los expertos sugieren que la información sobre la carta geológica de Bolivia y, por ende, de La Paz, deberá ser actualizada para establecer nuevas posibilidades de prospección.

Riqueza dorada
Otro potencial importante de La Paz es la explotación del oro y que nacen de las cuencas que están al norte en las regiones de Apolo y Tipuani.

El director general del Servicio Nacional de Registro y Control de la Comercialización de Minerales y Metales (Senarecom), Juan Carlos Alborta, dijo a los medios de comunicación que el departamento de La Paz se posicionó en los últimos años como la principal región productora y exportadora de oro en Bolivia.

Entre enero y junio de este año el metal precioso le permitió a la Gobernación de La Paz y a las regiones productoras recaudar en regalías un monto superior a los Bs 51 millones que pasó al sector público.

Los Bs 51 millones reportados al primer semestre de este año superan en 40% a los Bs 29 millones ingresados en similar periodo de 2012, por la exportación de oro desde La Paz, que conmemora los 204 años de su gesta libertaria.

Alborta dijo que esta situación ha mejorado gracias a los nuevos controles que se realizan sobre la explotación y las ventas del recurso aurífero.

Desde marzo pasado, las cooperativas auríferas deben cancelar a la Gobernación que pertenecen una alícuota adicional de 1,5% por la producción de oro y 1% por su comercialización. Según el reporte del Ministerio de Minería y Metalurgia, la producción de oro en Bolivia alcanzó un volumen de 7.047 kilos finos que en valor significó $us 370.5 millones.


Inversión fuerte
Prevén una nueva carta geológica

Con una inversión de $us 60 millones se prevé realizar una nueva carta geológica que deberá servir para identificar nuevas zonas para realizar prospecciones y exploraciones.

Según el geólogo Gastón Gutiérrez, responsable del departamento Investigación de la UPEA, el trabajo que será desarrollado por la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) permitirá contar con una figura más precisa del verdadero potencial minero de Bolivia y por ende de La Paz, que incluso podría convertirla en la “principal actividad de ese departamento con respecto a otros rubros”.

Existe un nuevo panorama para proyectos de prospección en La Paz, Oruro, Potosí y Santa Cruz.

Según el registro de Comibol, trabajan en el departamento 354 cooperativas mineras y se tienen 1.000 pozos perforados y entubados para la dotación de agua potable a cada uno de los campamentos.

El estudio también servirá para determinar un balance hidrogeológico de La Paz, porque en sus entrañas guarda inmensos recursos hídricos para el abastecimiento de agua potable a todo el departamento.

Comibol sólo conoce el 15% del potencial minero en todo el territorio, y la nueva carta se realizará a partir de la promulgación de la nueva Ley Minera prevista para este año.

Autor: Herbert Herrera G
noticia anterior

El IDH no es suficiente para La Paz

siguiente noticia

El potencial eléctrico en La Paz, aún inexplorado


Fatal error: Call to a member function have_posts() on a non-object in /home/energypress2015/public_html/wp-content/themes/sprout/inc/template-tags.php on line 472