ACTUALIDADDe FrenteGAS Y PETRÓLEO

El complejo petroquímico de amoniaco y urea

 

 

La política de hidrocarburos de los últimos diez años (2006-2016) se caracterizó por la maximización de ingresos para el Estado y muy pocos incentivos para la exploración de hidrocarburos. Ello pudo ser posible debido a un contexto de precios internacionales del petróleo notoriamente favorable para los países productores de hidrocarburos y; en menor medida, a la necesidad urgente de Argentina por mayores volúmenes de gas natural por parte de Bolivia.
Como resultado de una política hidrocarburífera guiada de la forma previamente mencionada, gran parte de la inversión en el sector fue destinada a la explotación de reservas antes descubiertas. Ello se refleja en el comportamiento de dos variables: 1) notable incremento en la producción de hidrocarburos y; 2) disminución en la tasa de recuperación de reservas de gas natural.
Las dos variables que guiaron la política de hidrocarburos en el pasado, crecientes niveles de demanda y altos precios internacionales del petróleo, con alta probabilidad no se repetirán en el corto y mediano plazo. En este sentido, es necesario redireccionar dicha política a una que tenga básicamente dos objetivos: 1) abrir mercados y; 2) atraer inversión en exploración y explotación. Naturalmente son varias las tareas exigidas para dicho redireccionamiento, una de ellas, quizás el primer paso importante, es la aprobación de una nueva Ley de hidrocarburos orientada a la apertura de nuevos mercados y la atracción de inversión, pública y/o privada.
En el mercado interno será fundamental alinear los precios domésticos, del gas natural y los derivados del petróleo, a su oportunidad internacional, lo que usualmente se denomina “la eliminación de los subsidios”. Tomando en cuenta la experiencia pasada e internacional, queda claro que este ajuste de precios debe ser gradual y consensuado con la sociedad civil, en Medinaceli (2016) se discuten algunas buenas prácticas a nivel internacional, un resumen se encuentra en el anexo a este documento.
Dos resultados destacan del análisis realizado para el complejo petroquímico de amoniaco y urea: 1) en condiciones de precios bajos los ingresos fiscales por la exportación de gas natural como materia prima son mayores a los registrados con la planta de urea y; 2) bajo las condiciones actuales, un proyecto de industrialización traslada recursos desde los gobiernos regionales hacia la empresa industrializadora (YPFB en este caso), por tanto, uno de los planteamientos de este documento, es que las pérdidas por regalías de las regiones productoras podrían compensarse a través de una participación de éstas en las utilidades de un proyecto de industrialización. Dicho sea de paso, la nueva CPE permite este tipo de participación.
Los resultados económico – financieros del proyecto de industrialización analizado en este documento, muestran que dichos emprendimientos no necesariamente son ventajosos para el país (en materia de ingresos fiscales) versus la alternativa de exportación del gas natural como materia prima. En este sentido, es necesario desmitificar el hecho de que todo proyecto de industrialización del gas natural es inherentemente bueno en materia de ingresos para el Estado boliviano.
Dentro los desafíos del sector hidrocarburos para el futuro se tienen: a) la aprobación de una nueva Ley de hidrocarburos que permita abrir y consolidar mercados y generar inversión en exploración y explotación; b) una real corporativización de YPFB; c) un sistema tributario aplicado a las etapas de exploración y explotación flexible y progresivo; d) un sistema de licitación de áreas claro y transparente; e) el ajuste de los precios internos del gas natural y los principales derivados del petróleo a su oportunidad internacional, lo que usualmente se denomina “eliminación del subsidio” y; f) nuevas condiciones de negociación con el Brasil que aparecen con fuertes presiones para ajustar la fórmula de precios, cantidades de entrega más flexibles y estrategias de negociación con varias empresas tanto públicas como privadas en el Brasil. (www.mmedinaceli.com)

 

Mauricio
Medinaceli
Consultor Privado
Petróleo – Gas Natural – Energía

noticia anterior

México licitará 14 contratos on shore

siguiente noticia

Por qué las grandes siguen invirtiendo en Venezuela