ACTUALIDADENERGY PRESS

El shale oil cambia el mapa global de recursos

Estados Unidos cuenta con yacimientos confirmados, nuevos descubrimientos y depósitos inferidos por 264.000 millones de barriles.

Por primera vez en la historia, Estados Unidos dispone de un mayor potencial petrolero que los mayores exportadores de crudo del mundo. Así lo indica la consultora internacional Rystad Energy, que acaba de actualizar la estimación de existencias a lo largo y ancho del planeta.
Según el estudio, que analizó durante un plazo de tres años ni más ni menos que 60.000 campos de petróleo a escala global, entre yacimientos confirmados, nuevos hallazgos y depósitos por descubrir, Estados Unidos totaliza unos 264.000 millones de barriles equivalentes; es decir, 8.000 millones más que Rusia (que cuenta con 256.000 millones) y 52.000 millones más que Arabia Saudita (212.000 millones).
De acuerdo con el informe, en todo el mundo quedan cerca de 2,1 billones de barriles de petróleo técnicamente recuperable. La cifra representa unas 70 veces la actual tasa de producción, que oscila en torno a los 30.000 millones de barriles anuales.
La principal razón por la que el nivel de reservas petroleras norteamericanas suele considerarse inferior al de otras naciones (como Arabia Saudita, Rusia, Canadá, Irak, Venezuela y Kuwait, en ese orden) tiene que ver –según Rystad Energy– menos con la realidad que con la caducidad de los métodos convencionales de medición. “Más de la mitad del petróleo que queda por aprovechar en Norteamérica es de shale oil, segmento que no siempre es cabalmente considerado en las estimaciones de recursos. Además, las cifras que muchos países divulgan como oficiales suelen inflarse por cuestiones políticas”, explicó Per Magnus Nysveen, autor del reporte y analista de la consultora con sede en Oslo, Noruega.
De todos modos, el boom del shale oil estadounidense –factor clave para entender el derrumbe que vienen experimentando los precios internacionales del petróleo desde hace dos años– no alcanza para relegar a un segundo plano a productores de la talla de Rusia y Arabia Saudita. “Aunque técnicamente tengan menos crudo que Estados Unidos, en el mediano plazo seguirán ejerciendo un rol estratégico en el mercado mundial, ya que sus costos de extracción continuarán siendo menores”, indicó.
Rystad Energy ubica a Brasil como el primer país latinoamericano en el ranking (120.00 millones), seguido de Venezuela (95.000 millones y México (72.000 millones). Argentina cuenta con 29.000 millones.

noticia anterior

General Electric cambia su cara con Baker Hughes

siguiente noticia

Bolivia y Brasil firman contrato de exploración para áreas San Telmo y Astilleros