ELECTRICIDADENERGY PRESS

Electricidad para todos los cruceños

Santa Cruz tiene el 95% de su territorio electrificado y va por más. Con Rositas, el aporte será a escala nacional y para exportación.

El más grande orgullo de Santa Cruz en materia energética es el acceso a la energía eléctrica en casi todo el departamento. Según datos del Gobierno Departamental (GDSC), hasta el momento el 95% del territorio cruceño está cubierto por redes de distribución, lo que se traduce en 15.000 kilómetros de tendidos eléctricos.
A decir del secretario de Hidrocarburos, Energía y Minas del Gobierno Departamental de Santa Cruz, Herland Solíz, la cifra supera ampliamente, por ejemplo, a los 9.000 kilómetros de tendidos que existen en todo Paraguay. “Desde 2006 la Prefectura -como se denominaba en ese entonces- comienza a diseñar los tendidos eléctricos en los lugares donde faltaban, empezamos a recorrer las comunidades más alejadas, cosa que hasta el 2016, en estos últimos 10 años, se han realizado otros 7.500 kilómetros de tendido eléctrico en la zona rural, donde es más difícil de construir y más costoso”, expresó.
De acuerdo con Solíz, la inversión en los últimos 10 años asciende a Bs 800 millones, buena parte apalancada por el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). “Faltan unos 3.000 kilómetros por realizarse, para llegar a una cobertura del 97% en el año 2020; lo que faltaría serían las zonas protegidas donde no se puede ingresar con tendidos eléctricos”, sostuvo Solíz, a tiempo de mencionar que se han identificado 25 zonas donde se llegará con energías alternativas.
Ese fue el caso de la comunidad El Espino, donde se concretó un proyecto piloto entre la Cooperativa Rural de Electrificación (CRE), la Gobernación, el Gobierno nacional y el Gobierno municipal de Charagua. Se obtuvo un sistema híbrido (solar-diésel) de 1 MW.

GENERACIÓN
Otra de las competencias en materia energética del Gobierno Departamental de Santa Cruz es la generación y transporte de energía en sistemas aislados. En territorio cruceño existen nueve sistemas aislados, con 60 MW instalados. De éstos, ocho opera la CRE y el noveno (San Matías) la empresa estatal Guaracachi.
El décimo sistema aislado lo construye la Gobernación en la provincia Guarayos, con una planta termoeléctrica (diésel), en la que se invierte Bs 45 millones, para generar 4 MW. La planta tiene un 95% de avance y se encuentra en fase de precomisionado. La planta aliviará el sistema San Ramón, que está a su máxima capacidad, y en primera instancia beneficiará a más de 1.000 familias en las localidades de Ascensión, Urubichá y El Puente.

GRANDES PROYECTOS
Sin duda que el Proyecto Hidroeléctrico Rositas marcará un antes y un después en la producción de energía eléctrica en Santa Cruz y en Bolivia. El proyecto, nacido en 1972 con la contratación de la consultora Harza, por parte de ENDE -y sucesivas moficicaciones-, fue desempolvado por la Gobernación en los últimos años, para que el 16 de septiembre, el presidente de ENDE, Eduardo Paz y el representante del consorcio chino Asociación Accidental Rositas, firmen el contrato de ejecución de la “Ingeniería, Suministro, Construcción, Montaje Pruebas y Puesta en Marcha” del esperado proyecto que se constituye en la primera hidroeléctrica en este departamento.
Según los estudios de la Gobernación cruceña, el potencial de Rositas es de 3.000 MW en sus cinco fases originales, pero el Ministerio de Hidrocarburos y Energía (MHE) informó que en primera instancia se generará 600 MW. El titular del MHE, Luis Alberto Sánchez, informó que la inversión será superior a los $us 1.000 millones.
El gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, reconoció que Rositas es un proyecto que data de hace 50 años. “Por eso Presidente (Morales) yo no voy a criticar ni a estar en la oposición absurda, todos sabemos la importancia trascendental de lo que significa esto para Bolivia y obviamente para Santa Cruz”, dijo durante la firma del contrato.
El Proyecto Múltiple Rositas no solo generará electricidad, sino que tiene cuatro componentes más que son riego para mas de 150.000 hectáreas de cultivos, el cambio de la matriz energética -se requerirá menos gas natural para las termoeléctricas-, promoverá el turismo en la zona y controlará el cauce del Río Grande contra riadas e inundaciones en la cuenca baja y el norte productivo de Santa Cruz.

noticia anterior

Santa Cruz entregó todo el petróleo de sus entrañas

siguiente noticia

Santa Cruz ya aporta con el 25% del gas