Energía eléctrica: Su generación en Bolivia es dinámica

La situación energética del país, principalmente de la energía eléctrica, es “dinámica”; es decir, con un creciente incremento de la demanda dado por la dinámica económica del país.

Esto necesariamente lleva a una mayor actividad del sector buscando la atención de dicha demanda, con importantes proyectos de generación, transmisión y ampliación de la red de distribución, afirmó el consultor en energía, Renán Orellana.

En Bolivia, la capacidad de generación de energía eléctrica (instalada), es de cerca de 1.400 megavatios (MW), mientras que la demanda está alrededor de 1.200 MW, con un margen de reserva muy crítico debido a la indisponibilidad de ciertas máquinas, sea por mantenimientos programados o fallas intempestivas, aseveró Orellana.

Según el experto, el país ha establecido una meta importante para dotar a toda la población con servicios modernos de energía, como es la electricidad.

El plazo para la universalización del servicio es el año 2025. En dicha fecha se espera que el 100% de la población tenga acceso a la energía eléctrica; sin embargo, ello requiere de esfuerzos en dos líneas: aumento de la capacidad de generación y transmisión capaz de atender la demanda.

Por otro lado, respecto a la ampliación y reforzamiento de las redes de distribución también se debería considerar la posibilidad de incorporar las energías renovables de pequeño porte como parte del set de soluciones posibles.

Fuentes de generación
Según Orellana, actualmente el Sistema Interconectado Nacional (SIN) tiene una potencia efectiva aproximada de 1.400 MW, de los cuales alrededor del 34% son de origen hidroeléctrico y 66% de tipo termoeléctrico, principalmente en base a gas natural.

Es importante mencionar que hay regiones del país que no están interconectadas al SIN, donde existen sistemas aislados, cuya potencia es de alrededor de 230 MW, siendo una generación eminentemente térmica (97%) en base a diésel y gas natural.

Energías alternativas
Para el experto, las energías alternativas están empezando a jugar roles protagónicos en el dinámico desarrollo de la industria eléctrica boliviana.

Prueba de ello es que a principios de año se ha inaugurado el primer parque eólico del país con una potencia instalada de 3 MW.

De igual manera, en días pasados se realizó la licitación para la instalación de un parque fotovoltaico en la ciudad de Cobija, con una potencia de 5 MW que formará un sistema híbrido con la generación térmica existente.

Finalmente, se vienen realizando estudios para la implementación de proyectos hidroeléctricos (San José, Ivirizu, Miguillas,). Otro emprendimiento que merece ser mencionado es la central geotérmica de Laguna Colorada, que ya cuenta con financiamiento comprometido, explicó Orellana.

“Hay un creciente interés por la implementación de proyectos de generación eléctrica en base a energías renovables que. Sin embargo, requieren ser acompañados de incentivos para su implementación, con el cambio de normativas y logísticas del SIN que faciliten su operación de manera sostenible”, añadió.

Proyectos
De acuerdo con información oficial del sector eléctrico nacional, se estima que en la presente gestión se incorporen al SIN alrededor de 400 MW, con lo que la potencia del sistema llegaría a aproximadamente 1.800 MW. Como en el último tiempo, este incremento de potencia será básicamente de origen térmico; es decir, a través de turbinas a gas que son de rápida implementación y usan un gas barato.

Los proyectos hidroeléctricos aún deberán esperar para su incorporación, mientras que los proyectos de energías renovables requerirán de cambios en la normativa para su efectiva inserción en el mercado eléctrico nacional.

Según la Corporación Ende y Ende Andina, desde 2006 las inversiones en generación de energía eléctrica fueron una de las prioridades, por lo que los proyectos ejecutados y en ejecución superan los $us 1.500 millones.

Entre las obras que demuestran la efectividad de la estrategia de expansión del parque de generación están las termoeléctricas Entre Ríos, Carrasco, Valle Hermoso, Kenko, Warnes y Termoeléctrica del Sur. En la lista también están las hidroeléctricas de Misicuni, San José, Miguillas, la Geotérmica Laguna Colorada y el Proyecto Eólico de Qollpana.

Autor: Patricia Chacón A

noticia anterior

Instrumentación y Control con excelencia certificada

siguiente noticia

YPFB en su mejor momento


Fatal error: Call to a member function have_posts() on a non-object in /home/energypress2015/public_html/wp-content/themes/sprout/inc/template-tags.php on line 472