ACTUALIDADENERGY PRESSGAS Y PETRÓLEOX CONGRESO CBHE

EL GNL PUEDE SER UN FACTOR DE COMPETENCIA PARA LA NEGOCIACION DE FUTUROS CONTRATOS

Si aumenta la capacidad de regasificación en Brasil, que hoy en día está en torno a los 40 millones de metros cúbicos por días (MMm3/d), el país vecino podrá renegociar la compra venta de gas natural con Bolivia de manera más ventajosa, indicó Sylvie D’Apote, socia y directora de Prisma E&T Consultores, que disertó sobre la “Actualidad del mercado del gas y GNL” en el marco del X Congreso Internacional Bolivia Gas & Energía.

“Brasil está presto a renegociar su contrato de compraventa de gas con Bolivia, pero del otro
lado hay mucho gas natural licuado”, expresó D’Apote. El contrato de venta de gas boliviano al
mercado brasileño termina en 2019 y el gasoducto Gasbol tiene una capacidad de hasta 31
MMm3/d.
Actualmente, en Brasil operan tres plantas de regasificación que son controlados por
Petrobras, además existen otros seis proyectos de Gas Natural Licuado (GNL), tres de ellos
ligados a térmicas que deben proveerse de este combustible.
La directora de Prisma E&T Consultores explicó que existen incertidumbre en los precios de
GNL en las compras spot (de corto plazo). Se sitúan entre $us 6 y 8 el millón de BTU, pero
pueden subir hasta los $us 14. El sector eléctrico es uno de los sectores que tiene mayor
demanda de GNL en el mercado brasileño, sobre todo en temporadas de alto consumo.
En la región Argentina, Brasil y Chile son los principales importadores de GNL. A escala
mundial, Brasil ocupa el puesto 12 entre los principales países importadores.
D’Apote también señaló que están empezando a aparecer muchos pequeños importadores de
GNL, como Malasia, Jordania, Pakistán y República Dominicana.
El Congreso que se realiza en el Centro de Convenciones del Hotel Los Tajibos es organizado
por la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE).

noticia anterior

Experto de S&P Global Platts perfila leve alza de precios del barril del petróleo desde octubre

siguiente noticia

¿CÓMO HACEN LAS EMPRESAS PARA SOBREVIVIR A LOS PRECIOS BAJOS?