Hecho en Bolivia

Desafío. El desarrollo de un complejo petroquímico se visualiza como punto de llegada en la expansión de la cadena productiva del gas natural. El reto demandará $us 3.400 millones.

Los astros han convergido en un escenario favorable para la industrialización. Con esta frase, Carlos Villegas, presidente de YPFB y último disertante del Congreso Gas & Petróleo 2013, definió el momento que atraviesa el sector hidrocarburífero en el nuevo ciclo de exploración y de cara al desarrollo de la petroquímica en el país.

Para Villegas, Bolivia tuvo que esperar 63 años para dar lugar al anhelo industrializador. Una etapa que demandará alrededor de $us 3.400 millones y que ahora se vislumbra auspiciosa, gracias a una confluencia de factores que permiten soñar con una nueva fase en la que la materia prima será dotada de valor agregado.

La hoja de ruta para alcanzar dicho desarrollo ya estaría trazada. Los grandes desafíos a seguir tienen que ver con el incremento de las reservas de gas para ampliar la capacidad de producción y asegurar el suministro para exportación y consumo interno; así como la definición de un marco regulatorio apropiado.

En ese sentido, según Villegas, con la puesta en marcha de la planta de urea y amoniaco de Bulo Bulo, prevista para el 2015, el propósito de YPFB es iniciar la diversificación en el uso del energético, en este caso, contribuir a la expansión de la frontera agrícola y de la seguridad alimentaria a través de la producción de fertilizantes.

Por otra parte, la petroquímica puede derivar en un efecto multiplicador que implique la generación de empleo y la creación de unidades productivas que elaboren productos derivados.

“Todos los bolivianos deben acceder al uso del gas natural para mejorar sus condiciones de vida”, sostuvo el máximo ejecutivo de la estatal petrolera.

A decir de Villegas, la industrialización también está “desnudando” al país, ya que “expone fenómenos estructurales”; vale decir, la falta de mano de obra calificada, la necesidad de un cambio del perfil en la formación de los profesionales o la carencia de suficientes empresas capaces de encarar los proyectos. “Invitamos a los empresarios a romper la visión de corto plazo para ver el mediano y largo plazo (…) porque la industrialización llegó para quedarse”, concluyó.


Las conclusiones
Contrareloj
Existe necesidad de reponer reservas, todas las empresas tienen el compromiso de afrontar agresivas campañas exploratorias.

Tendencia
YPFB no es una excepción al lineamiento encarado por las empresas de la región.

Futuro
Existe la convicción de que el valor agregado del gas es posible bajo la apuesta seria de la industrialización.

Preparación
Más conocimiento e investigación ayudarán a afrontar el desafío tecnológico en el sector.

Capacitación
La problemática de todas las empresas es la baja oferta de mano de obra calificada y servicios especializados.


Así opinan…

Giovanni Sale
Tecnimont

YPFB ha generado un desarrollo diferente, con un nivel de producción expectante. Ahora encara un reto que es el de la exploración, que colocará al país en una situación inmejorable y que beneficiará de forma directa a su población.

José Luis Gutiérrez
Técnicas Reunidas

La Nacionalización es un proceso único en el contexto latinoamericano. Bolivia ha mostrado un modelo que da resultados. Ahora se encamina un reto muy grande, el de la exploración, que le llevará a un terreno productivo con la petroquímica.

Autor: Energy Press
noticia anterior

YPFB negocia 18 contratos para explorar

siguiente noticia

Buscan acelerar la exploración a partir de incentivos


Fatal error: Call to a member function have_posts() on a non-object in /home/energypress2015/public_html/wp-content/themes/sprout/inc/template-tags.php on line 472