ENERGY PRESSGAS Y PETRÓLEO

Incidente menor de derrame en oleoducto

El ducto Monteagudo-Cerrillos es de uso discontínuo. El último bombeo se registró el pasado 23 de marzo.

Las intensas lluvias y deslizamientos de tierra que azotan el chaco chuquisaqueño provocaron un daño al oleoducto que va desde el Campo Monteagudo a la Estación Cerrillos a 3.5 kilómetros del Pozo MGD-24, operado por Repsol.
El incidente menor de derrame, sin consecuencias a personas y con una mínima afectación al medio ambiente, se produjo en la noche del sábado 1 de abril del presente año, donde la caída de un árbol también impactó en la tubería ocasionando la rotura de la misma.
El área aproximada de daño es de 90 metros cuadrados, pero personal especializado procedió a levantar el suelo contaminado y lo acopió en geo membrana. “Se realizaron trabajos de recuperación del terreno afectado, retirándolo desde el lugar hasta la fosa impermeabilizada para acopio de material contaminado en la Batería 4”, menciona un informe de Repsol.
Se trasladó al lugar personal de Seguridad y Medio Ambiente y la Brigada de Control de Derrames, se cerró la válvula del oleoducto más cercana al tramo afectado, se realizó diques de contención, se colocó turril para evitar posible caída del petróleo al suelo, se realizó el monitoreo de gases en el área afectada, se recuperó el suelo contaminado, y se trasladó a fosa de empetrolados.
De igual forma se trasladó tres barriles de petróleo recuperados en turril y tanque portátil hacia la pileta API ubicada en Batería 3. Tras este incidente no se observó impacto a terceros ni sembradíos.
Se realizó recorridos por el área y hacia el riachuelo cañón abajo para verificar manchas o películas de petróleo, sin encontrarse evidencias de afectación.
Repsol definió no usar el ducto hasta la evaluación definitiva de alcance de los efectos provocados al ducto por este fenómeno climático extraordinario.
El derrame de petróleo se cuantifica en aproximadamente 10 barriles, de los cuales se recuperó 2.5 barriles con paños absorbentes, los que fueron trasladados a la piscina API en Batería 3.
“Cuando ocurrió el incidente no se estaba bombeando petróleo. El petróleo derramado por la rotura, es petróleo que queda en la línea (oleoducto). El derrame afectó el suelo y no a ninguna quebrada”, añade el informe de deslizamiento de terreno por fuertes lluvias.

 

Erbol Digital
erbol.com.bo

noticia anterior

Gobernador de Chuquisaca confirma derrame petrolero

siguiente noticia

Jubileo: panorama fiscal complejo