Viernes19de Septiembre, 201401:09
Personalizado
Nacional
Lunes,  7  de Noviembre, 2011
Primer Congreso de Hidrocarburos y Energías realizado en Cochabamba:
El 88% del país carece de exploración geofísica petrolera
La geofísica petrolera, es la ciencia dedicada al estudio del subsuelo para encontrar estructuras favorables a la acumulación de hidrocarburos con métodos físicos.

En el 88% del territorio potencialmente hidrocarburífero del país- que representa 520 mil Km2, casi la mitad del país-, no se ha hecho exploración geofísica petrolera (magnetometría – gravimetría –sísmica). En gravimetría se ha explorado solo el 7%, en magnetometría el 3% y en sísmica el 12%, revela una investigación del geofísico de exploración y gerente general de Prospektor, José Luis Telleria-Geiger, presentada en el marco del Primer Congreso de Hidrocarburos y Energías, realizado en Cochabamba y organizado por la Escuela Militar de Ingeniería (EMI).

De acuerdo a Tellería, la geofísica petrolera, es la ciencia dedicada al estudio del subsuelo para encontrar estructuras favorables a la acumulación de hidrocarburos (anticlinales, domos, fallas, etc.) con métodos físicos.

Acota que en el caso de los hidrocarburos se utiliza primero la magnetometría, que sirve para definir la forma general del subsuelo y descartar las zonas no interesantes; luego, la gravimetría para trabajar en las zonas dejadas por la magnetometría y definir estructuras interesantes en 2D, 2.5 D y 3D y; finalmente, la sísmica de reflexión que trabaja en las zonas determinadas por la gravimetría para definir con claridad las estructuras favorables.
Considera que de acuerdo a la prospectiva tecnológica realizada en el país, se habría calculado que el año 2020 en Bolivia se pasará los 54 TCF de Reservas Probadas (P1), más de 100 TCF en probadas, probables y posibles, y más de 1200 millones de barriles de petróleo.

Según Tellería y en el marco de los trabajos realizados desde el año 2000 al amparo del convenio Andrés Bello, Futuribles (organización francesa), el observatorio de ciencia y tecnología de Francia y el Instituto Frankhoffer de Alemania, se habría establecido que Bolivia tiene más de 150 trillones de pies cúbicos (TCF) y más de 2 mil millones de barriles. Esto proyectado al 2020.

Explicó que después de realizar todos los perfiles geofísicos del país, mapas gravimétricos, magnéticos, perfilajes de pozos y exploración sísmica, en Bolivia se tiene 73 campos petroleros (como cada campo tiene más de 1 pozo, se tendría alrededor de 300 pozos) que están siendo explotados, señalando que estos datos fueron los utilizados en la prospectiva.

El trabajo que el investigador realizó, basado en información que data de 1987 a la fecha, indica que el 80% de campos que tiene el país en explotación, permite calcular que las reservas actuales son de 25 TCF, incluyendo en la prospectiva los campos gasíferos de Margarita 4st (4 “side track”), es decir, desplazado del sitio inicial M4 y Aquío.

En este marco, para Tellería la información que dio el Gobierno sobre el campo de Lliquimuni asegurando que contiene 50 MMB (millones de barriles) de petróleo y 1 TCF de gas, es apresurado, puesto que sólo se sabe que hay petróleo y gas cuando se perfora y actualmente no se ha perforado ni un metro en el nuevo pozo.
“Bolivia tiene sólo 25 TCF de reservas probadas y produce 40 mil barriles diarios aproximadamente. La mayor parte del gas se exporta a la Argentina y Brasil mediante ductos. Lo que el país gasta anualmente, más las exportaciones es 0.62 TCF y en el futuro será 0.85, incluyendo el Mutún y las plantas petroquímicas y de refinación (como Madrejones), también el litio. Por lo tanto no afectan seriamente a las reservas”, precisó.

En el Congreso se abordaron temas como: Geofísica de Exploración Petrolera, Almacenamiento Subterráneo de Hidrocarburos, Reservas Actuales de Gas y Petróleo en Bolivia, entre otros que presentaron expertos, quienes coincidieron en explicar que no se puede encontrar petróleo y gas sin hacer un estudio geofísico verdadero, es decir, gravedad, magnetismo y sísmica de reflexión en 2D y3D, para finalmente perforar.

DÉFICIT ENERGÉTICO
Respecto a la deficiencia de energía en Bolivia (1.2 Gigavatios de oferta contra 1.4 Gigavatios de demanda), Tellería indicó que en el país se debería instalar de inmediato más centrales termoeléctricas a gas. Precisó que Bolivia tiene en el Sistema Interconectado Nacional (SIN), el 64% de energía termoeléctrica y sólo el 36% de hidroeléctrica (limpia o verde).

De esta forma anticipó un déficit energético y de agua para el 2012. Considera que la solución es comprar centrales termoeléctricas y empezar la construcción de las centrales hidroeléctricas de El Bala y Cachuela Esperanza, para garantizar el suministro por 30 años aproximadamente, a partir de unos 3 Gigavatios totales disponibles (esto podría estar concluido el 2017 si se empieza el 2012).
Sostiene que Bolivia produce 1.2 Gigavatios (GW) y que la demanda del país es 1.4 GW, remarcando que, en estas condiciones, existe 200 MW de déficit y que si se concluye sólo esos dos proyectos hidroeléctricos, la producción de energía subiría a 3 GW. “El gobierno está haciendo un esfuerzo para resolver el tema energético, comprando plantas termoeléctricas, pero no basta, las nuevas centrales a gas pueden llegar a producir hasta 300 Megavatios en los próximos 2 años, es decir, 0.3 Gigavatios con los cuales se puede sobrevivir sólo hasta el 2016”, enfatizó Tellería.

De acuerdo a su análisis el problema de la escasez de agua se resuelve con agua subterránea, sin embargo, para esto hace falta políticas de Estado. De acuerdo a la investigación realizada por Tellería, de los 3 millones de habitantes que tiene la ciudad de La Paz-El Alto y aledaños, 1 millón no tendrá acceso al agua potable en los próximos dos años por ninguna vía. En Santa Cruz los distritos 10 y 3 que son 500 mil habitantes no tiene agua y actualmente pocos sobreviven con agua subterránea.

Autor: Patricia Chacón A.
© 2012  EnergyPress.com
   Potenciado por Zundi 
   Santa Cruz - Bolivia