ACTUALIDADDe Frente

La base de la consultoría es credibilidad e independencia

¿Cómo se inicia Gas Energy Latin America?

Después de mi paso por la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE), me contacté con Marco Tavares y Douglas Abreu de Gas Energy de Brasil. Decidimos concebir una unidad a mi cargo que se llamaría Gas Energy Latinoamérica (GELA).
Desde entonces GELA se ha expandido desde México hasta Argentina. Nuestra oficina principal está en Santa Cruz y también tenemos otras en Lima, Perú, y Caracas, Venezuela. Desde estas tres sedes exportamos servicios de consultoría en emergía a todo el mundo.
Paralelamente, tenemos consultores asociados senior en Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Centro América y México. La consultora está muy bien consolidada regionalmente, sea para trabajos de país o de continente. Con orgullo digo que esta consultora es única por sus características. Desde Bolivia exportamos talento y estudios al mundo entero. Adicionalmente, estamos presentes en prácticamente todos los foros importantes sobre energía en América Latina. Somos un equipo de profesionales que consolida esta firma de opinión, estudios y posicionamiento.

¿Qué momento atravesaba el mercado energético cuando comenzaron?
El mercado estaba en un buen momento porque el precio del petróleo se había disparado. Las empresas de petróleo y energía invertían, lo que ayudó a consolidarnos.

¿Y ahora que el precio ya no es el de antes?
Bueno, eso ha aminorado nuestra marcha pero no nos ha detenido. De hecho, entre 2016 y 2017 hemos podido consolidar una oficina comercial en Estados Unidos y otra en Canadá, donde estamos tratando de obtener clientes en mercados mucho más competitivos.

¿Cuáles son las premisas en las que GELA basa su trabajo?
En primer lugar ser una consultora totalmente independiente. No tenemos partidismo político. Creemos que la industria debe desarrollarse con inversiones, sin subsidios, condiciones que creemos se deben dar para que los países tengan acceso a energía sustentable y económica. Tener energía barata no siempre es sinónimo de energía sustentable a largo plazo.

¿Por qué el foco de trabajo en gas natural?
Porque creemos que es el energético más abundante y limpio dentro del ámbito de los combustibles fósiles, lo que lo convierte en una especie de bisagra muy fuerte para acompañar el desarrollo de energías alternativas intermitentes como la solar y eólica. Es por eso que GELA ha estado presente en muchos desarrollos de gas en la región, promoviendo ideas, marcos regulatorios, estudios de mercado, estudios tarifarios y una serie de actividades que realizamos a nivel regional.

¿Qué proyectos han marcado el trabajo de la consultora tanto en Bolivia como a nivel internacional?
Nos podemos jactar de haber elaborado el primer estudio de visualización del mercado y transporte para el futuro contrato de gas entre Bolivia y Argentina. Lo hicimos para Repsol, BG, Petrobras, el conjunto de empresas. Esta fue la base que se tornó posteriormente en la firma del contrato de gas para el desarrollo del Campo Margarita.
También hemos participado mucho en el proyecto Gasoducto Sur Peruano, que lastimosamente por otros motivos no ha llegado a concretarse. Hemos participado en muchos estudios, debates y opinión en Perú sobre ese tema. En Venezuela estamos trabajando mucho en la unitización de campos y para que el gas natural pueda fluir hacia Trinidad & Tobago, donde están declinando los campos.

Han pasado diez años, pero ¿cómo se proyecta Gas Energy para futuro?
Pensamos impulsarla para que siga creciendo y que no solamente brille regionalmente y podamos competir con consultoras de la talla de Wood Mackenzie, PFC Energy, etc.; consultoras que tienen muchos recursos y tradición. Lo lindo es competir y la base de la consultoría es la credibilidad e independencia, de lo contrario, las consultoras se mueren.

¿Cómo ve el mercado de gas continental?
Siempre hemos dicho que el gas boliviano es privilegiado porque tiene cuencas muy prolijas, una infraestructura desarrollada y mercados abiertos. Es cuestión que surja una dinamización en transacciones más comerciales. El gas boliviano no debe ir a pedir favores, debe ir a competir y a conquistar mercados. Siempre he sido participe de que uno de los mejores mercados era Chile y que allí nuestro gas tenía un muy buen destino. Lastimosamente hay otro tipo de gestiones.
En ese marco pienso que el Cono Sur está en una nueva realidad ligada a las transacciones de mercado, tanto para gas natural, GLP y electricidad. Los ministros y los presidentes de Estado o de empresas estatales ya no compran productos, lo hacen los sistemas, los traders, las empresas, las distribuidoras, etc. Creo que lo mejor es el dinamismo del mercado. La mejor forma de tener una referencia de un precio es el que se forma naturalmente en el mercado. No hay peor cosa que un político fijando precios, porque distorsiona.

¿Cómo estamos en materia de energías renovables?
Precisamente hace un año GELA creó su unidad de energías renovables El planeta va a girar a ser un planeta eléctrico. Vehículos eléctricos, baterías de almacenamiento y redes distribuidas inteligentes van a completar ese ciclo. Pienso que estamos asistiendo al principio del final de la era del petróleo como elemento básico. No es que desaparecerá de la noche a la mañana, pero está en una etapa de transición a energías renovables que han bajado mucho su costo. Es cuestión de tiempo.

noticia anterior

Banco Mercantil se alía con Tigo Money y suma ventajas

siguiente noticia

YPFB descarta que explosión en Oruro se deba a fuga de gas