ENERGY PRESSGAS Y PETRÓLEOSin categoríaTECNOLOGIA

La biotecnología para la gestión de residuos

La empresa YPFB Chaco ha desarrollado una gestión integral de tratamiento de los residuos que se generan en las operaciones de sus campos.

 

La actividad hidrocarburífera es un rubro de alto riesgo en todos los sentidos. Uno de ellos es la contaminación de elementos naturales como el agua, la fauna, la vegetación y el suelo, ya sea por la misma actividad de perforación o por derrames de petróleo y sus derivados. En todos los casos, los daños son prácticamente irremediables y los procesos de descontaminación no alcanzan a cubrir todas las áreas afectadas del ecosistema.
Bernardo Cárdenas, analista ambiental de la empresa YPFB Chaco explicó que lo más avanzado para mitigar este tipo de daños es la biorremediación, que consiste en la utilización de microorganismos de manera dirigida para remover los contaminantes de determinados sustratos.
Según Cárdenas, YPFB Chaco, a través de la Gerencia de Salud, Seguridad, Ambiente y Social (SSAS), ha desarrollado una gestión integral de tratamiento de los residuos que se generaron y se generan en las operaciones de sus campos y, de esta forma, se ha constituido en una empresa pionera en Bolivia en el uso de biotecnología para el tratamiento de biorremediación en cada una de sus áreas.
“Actualmente, YPFB Chaco cuenta con una gestión de tratamiento de suelos y residuos contaminados de última tecnología, cada una de sus áreas realiza un tratamiento biotecnológico in situ, con la premisa básica de evitar la dilución y nunca mezclar suelo contaminado y/u otro contaminante con suelo virgen (sin contaminación). Asimismo, desintoxica, degrada y aplica biotecnología al agua y los lodos empetrolados producidos durante la limpieza y calibración de tanques de almacenamiento de hidrocarburos”, señaló.

IMPLEMENTACIÓN
Fue durante la gestión 2014, que YPFB Chaco comenzó una reestructuración para afrontar la tarea de dar una solución integral y definitiva a los suelos contaminados y almacenados en tres de las cuatro áreas de biorremediación que presenta YPFB Chaco. La gerencia de SSAS determinó la presencia de volúmenes considerables de suelos contaminados en los campos Carrasco, Los Cusis y Vuelta Grande, donde existía un total de 9.200 m3 de suelos por biorremediar.
De acuerdo con el especialista, al culminar esta primera fase del proyecto, un total de 1.460 m3 de suelo fueron remediados. Actualmente la gerencia de SSAS está ejecutando la segunda fase del tratamiento, 2.500 m3 de suelos contaminados. Con esta segunda fase culminada, YPFB Chaco tendrá un total de 42,9% de suelos libres de contaminación.
Los niveles de Hidrocarburos Totales de Petróleo (TPH) iniciales en los suelos contaminados fueron de 12.000 mf/kg y luego del proceso de biorremediación se logró un suelo con TPH de 1.000 mg/kg, lo que significa que el suelo está libre de contaminación, es rico en materia orgánica y puede ser utilizado en actividades de relleno de cárcavas, reforestación y revegetación.
“La evaluación a las cuatro áreas también evidenció que en la compañía no existía un proceso de tratamiento al agua utilizada en la limpieza y calibración de los tanques ni en los lodos, resultados de la operación, considerados residuos contaminantes, por ello se dio inicio a tratamientos individuales tanto del agua como al lodo”, comentó el analista ambiental de YPFB Chaco.
Bernardo Cárdenas resaltó que con este proyecto se aporta a la industria con el diseño y construcción de piletas de armado rápido, el tratamiento de grasas por Biorremediación in-situ, diseño e implementación de líneas de vida en las orillas de las celdas de tratamiento de vertido de lodos a las mismas, laboratorios portátiles en las áreas para monitoreo del tratamiento, entre los más principales.

 

La biorremediación y el uso de bacterias benéficas

n La técnica más usada para la biorremediación de los lodos contaminados con hidrocarburos y de otros desechos de la industria petrolera es la denominada landfarming, que consiste en el uso de los microorganismos naturales (levaduras, hongos y bacterias) existentes en el medio para descomponer o degradar sustancias peligrosas.
Los productos que utiliza YPFB Chaco rompe las cadenas largas de hidrocarburo (WET Green SR1100). Bernardo Cárdenas, explicó que, de igual manera se cuenta con un surfactante (WET Green clean 1100) y finalmente se tiene un Blend de bacterias especializadas en consumir hidrocarburos denominado (WET Green BIO1100). “Se aplica dependiento de la naturaleza del contamínate, tipo de suelo, y condiciones particulares, para lo cual se realiza ensayos de laboratorio previos al tratamiento y ensayos de biorremediación en condiciones controladas”, señaló.
Por su parte, la empresa Probiotec, dentro de sus programas de biorremediación de suelos ha estudiado el hongo micoparasítico del genero Trichoderma spp., que se comercializa bajo el nombre de Tricodamp, el cual puede degradar organoclorados, clorofenoles, y otros insecticidas y herbicidas como trifluralin y glifosato.
Según Miguel Crespo, director de Probiotec, dicho microorganismo incrementa los niveles de nitrógeno, fósforo y potasio, acelera la germinación y fortalece el enraizamiento de todo tipo de cultivo que se utilice para restaurar suelos degradados.

noticia anterior

˝Mi tarea es poner sobre la mesa los temas continentales˝

siguiente noticia

Paz: "El Bala tiene un nuevo enfoque"