ENERGY PRESSGAS Y PETRÓLEO

La dinámica del gas lleva a modificar los contratos

Los mercados spot del gas natural son una amenaza seria para los contratos a largo plazo. Los precios del gas boliviano son todavía muy competitivos.

 

Los mercados del gas natural en el mundo han tomado una dinámica tan cambiante que ya es un hecho la ruptura entre los precios indexados al petróleo (generalmente contratos a mediano y largo plazo) y los precios llamados spot (pactados para la compra-venta de manera inmediata).
Este hecho, sin duda, afectará los futuros contratos de venta del gas natural boliviano, según Javier Díaz, director de Consultoría y Análisis de Energía de la consultora internacional S&P Global Platts, que la pasada semana ofreció la conferencia “Perspectivas energéticas 2017 – Petróleo gas y mercados” en la sede de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE), en Santa Cruz.
Díaz ofreció un panorama de los futuros comportamientos de los mercados, empezando por Brasil, que desde 2015 ha tenido un fuerte impulso en generación eólica, creció su producción doméstica de gasnatural y el año pasado tuvo récords históricos en generación hidroeléctrica. Esto provocó el desplazamiento de las las importaciones de GNL y de gas natural desde Bolivia.
Sin embargo, el precio del gas boliviano se mantiene mucho más competitivo, pero la recesión económica del país vecino no pudo evitar los recortes en las nominaciones por ducto. “El gas boliviano ha sido competitivo hasta ahora y vemos que seguirá siéndolo si se mantiene la fórmula (de precios indexada al Henry Hub), pero también vemos que hay mayor competencia dada la disponibilidad de gas natural proveniente de Estados Unidos a precios competitivos que antes no estaban”, dijo Díaz.


Sobre el mercado argentino, el experto señaló que Vaca Muerta “está empezando a dar sus frutos”, dado el crecimiento del consumo de gas natural y de gasolina. “La estrategia inicial de Argentina es desarrollar primero el tight gas (de arenas compactas), antes del shale gas (de esquisto) debido a la porosidad del terreno, los requerimientos, los costos de perforación que son bastante menores y eso es lo que vemos que está comenzando a dar frutos en la región de Neuquén”, afirmó.
Observó también que se ha aprobado una inversión bastante significativa entre YPF y Shell, para hacer proyectos piloto, con lo que a largo plazo el objetivo del gobierno de Mauricio Macri es desplazar las importaciones de GNL antes que las importaciones desde Bolivia en un periodo de 7 a 8 años.
En Uruguay se prevé la construcción de la planta de regasificación más grande del mundo (FSRU) para la producción de 540 MW de electricidad y vender otra parte de la capacidad de la planta a Argentina y Brasil.
Respecto a Chile, la ampliación del Canal de Panamá ha reducido los costos de transporte y el gas está llegando a sus plantas de regasificación con un ahorro de 25 centavos de dólar por millón de BTU. Además, en 2018 se prevé que el primer pozo horizontal en la región de Magallanes empiece a producir con posibilidades de venta a la Argentina.

ESCENARIO FUTURO
“Con Brasil se va a tener que renegociar con Petrobras ya no la totalidad del contrato, va a depender de las negociaciones con entidades comercializadoras privadas”, detalló Javier Díaz, a la vez que mencionó que el gas boliviano seguirá con precios competitivos si se mantiene la actual fórmula de indexación.
Sin embargo, el shale gas estadounidense puede ser competitivo, dada su creciente disponibilidad.

 

Competitividad del gas boliviano

Los mercados se tornan cada vez más competitivos y Bolivia no debe quedar al margen. “Nosotros tenemos una ventaja competitiva importante de costos, tenemos nuestros megacampos que tienen un buen nivel de producción y de costos. Las inversiones en exploración, la búsqueda de eficiencia y de darle las condiciones necesarias para que nuestros proyectos sean rentables, son desafíos permanentes”, señaló la presidente de la CBHE, Claudia Cronenbold, en el marco de la conferencia Perspectivas Energéticas 2017.
Cronenbold asegura que actualmente los costos de producción tienen ventajas competitivas importantes porque, además, en el nivel de costos incluye el goverment take. “Tenemos un goverment take por arriba del 82%, dependiendo del proyecto, aumenta, y mi proyecto tiene que ser rentable con 18% del precio. Ese es el gran desafío para nuestros proyectos”, añadió Cronenbold.
Al respecto, el presidente de la empresa Bolinter, Enrique Menacho, señaló que es un momento oportuno porque Bolivia está en campaña para vender su gas, porque está a punto de concluir un contrato importante para el país.
“Nuestros vecinos tienen la tendencia de bajarnos los ánimos haciendo ver la competencia de los otros mercados, del mercado spot, gas natural líquido. Sin embargo, tenemos que sacarle provecho al posicionamiento y nuestra infraestructura que ya está en existencia y funcionando, y negociar un contrato que sea igual de beneficioso como el anterior, porque Brasil seguro va a querer sacar ventaja”, indicó.
No obstante, Menacho sugiere que Bolivia tiene una ventaja similar a la de Rusia, toda vez que Europa vive del gas de ese país porque ya tiene una infraestructura y puede “darse el lujo” de negociar buenos contratos, pese al gas del mercado spot.
“Aquí también tenemos que hacer valer ese posicionamiento y reforzar nuestra fuerza negociadora con un equipo que tenga capacidad internacional de negociación. Ya no es un negocio cerrado de YPFB solamente, sino que tiene que haber un consenso y un conocimiento de lo que es el negocio”, dijo el ejecutivo.

 

noticia anterior

Edicion 838

siguiente noticia

Buscan mejorar la producción de Tatarenda 7