ELECTRICIDADENERGY PRESS

La integración y las tareas que tiene enfrente

Expertos sostienen que los proyectos de generación y de interconexión no tienen aún el camino allanado. La socialización es dura.

 

La integración energética a la que apuntan casi todos los países de la región tiene muchas tareas para consolidarse como tal. Sin duda, el potencial, sobre todo hidroeléctrico, está intacto, pero aún se tiene que recorrer mucho camino para llegar a consolidarla.
Para el vicepresidente del Comité Brasileño de la Comisión de Integración Energética Regional (BRACIER), Pedro De Oliveira Jatobá, durante la reunión de altos ejecutivos de la CIER, en Santa Cruz, una limitante para la integración podría pasar por el contexto macroeconómico, específicamente la depreciación de las monedas de la región, que produjo efectos como el encarecimiento del financiamiento y la dificultad de atraer inversiones extranjeras.
Sin embargo, existe la gran oportunidad para desarrollar las fuentes de energía renovables para contribuir a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. La meta, de acuerdo con los compromisos asumidos en la COP 21, es que hasta 2020 los países tendrían que interconectarse sobre la base del 10% de la energía producida. Aquí hay una coordinación política y una decisión estratégica de implementar la integración”, señaló.
De acuerdo con datos presentados por el brasileño, Sudamérica tiene solamente 25% de su potencial hidroeléctrico desarrollado, pero ahí surge una nueva barrera, que es la discusión de los proyectos con la sociedad. “La cosa pasa de ser una ciencia exacta para ser una ciencia política. Para eso, los ingenieros tenemos que aprender mucho (…).Tenemos que aprender a lidiar con ese nuevo mundo, con las comunicaciones, cómo llevar a discusión para la sociedad. Eso es lo que ocurrió en Brasil y fue trágico”, advirtió De Oliveira, a tiempo de destacar que en países como Bolivia, Brasil, Chile y Perú, existe voluntad política para llevar adelante los proyectos.

825-1

FINANCIAMIENTO
El vicepresidente de Energía del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), Hamilton Moss, calificó de “reto interesante”, la cuestión de inversión e infraestructura. “Necesitamos de un esfuerzo muy grande para acceder a las fuentes de financiamiento en alianza público-privado, tenemos que mostrar credibilidad para poder atraer esos capitales, mostrar conocimiento (…). Si tenemos una buena técnica tendremos buenos resultados, ese es nuestro papel aquí, mostrar la confianza”, señaló, a tiempo de mencionar que para los próximos 10 años en Latinoamérica se necesitarán cerca de $us 71.000 millones para financiar el sector energético.
Al mismo tiempo, el Trilema Energético, propuesto por el Consejo Mundial de Energía, es otro reto. A la Seguridad Energética, Equidad Social y la Mitigación del Impacto Ambiental, se debe añadir la integración, según Moss.

825-4

 

 

Estudio: Interconexiones eléctricas de Bolivia con países limítrofes

 

825-2

noticia anterior

Analizan avances en la gestión de reservorios

siguiente noticia

Postergan encuentro para firmar convenio de venta de combustible