La petroquímica se expande en la región

Contradicción. Algunas empresas multilatinas se expanden, mientras la industria de varios países de la región se estanca por el insuficiente abastecimiento de materias primas. La demanda de plásticos crece a nivel mundial.
Latinoamérica es la mejor área para invertir en proyectos de polietileno y de polipropileno, después de Asia, Medio Oriente y Norteamérica, sostiene Jorge Bühler Vidal, consultor de Polyolefins Consulting y PetroChemical Consulting Alliance. La región es conocida por sus bellezas naturales, culturales y está dotada de algunas características positivas por parte de quienes hacen negocios, afirma el experto.

Brasil, Chile, Colombia y Perú representan los mercados más predecibles y sin sorpresas, mientras que Argentina, Bolivia, Ecuador y Venezuela son un poco más complejos y generan incertidumbre desde un punto de vista legal. México, a su vez, se encuentra muy interconectado con Estados Unidos, depende de remesas de empresas que importan materiales sin pagar aranceles y presenta una declinación de sus reservas petroleras.

Además, firmas multilatinas están expandiéndose. Por ejemplo, la mexicana Alpek, una de las principales productoras mundiales de poliéster y de polietileno que adquirió la compañía de resinas Wellman, su coterránea Mexichem que produce VCM y PVC en varios puntos de la región, y la brasileña Braskem que es la mayor empresa petroquímica latinoamericana y está en el top ten global de obtención de resinas, indica el ejecutivo.

También Ecopetrol, a decir de Bühler, se constituye en una vibrante industria de procesamiento de plásticos. La empresa es líder en el sector petroquímico colombiano y tiene presencia comercial en países como México, Brasil, Perú, Ecuador, Guatemala, Costa Rica y algunas naciones europeas. Su materia prima es el propileno que se produce en las refinerías de Barrancabermeja y Cartagena y algunas importaciones realizadas desde Estados Unidos.

No obstante, existe incertidumbre sobre las reservas de gas natural en países de la región, por lo que proyectos petroquímicos han sido retrasados o interrumpidos. Por ejemplo, en Argentina fue demorada la ampliación de la planta de polipropileno (PP) de Petroken, con la que dicha empresa elevará su capacidad de 180.000 a 240.000 toneladas anuales; la instalación de plantas de metilato de sodio por parte de BASF, en Puerto San Martín (Santa Fe), y de EvonikDegussa, en General Lagos (Santa Fe).

A su vez, el analista energético Francesco Zaratti afirma que países que tienen una gran producción de petróleo, como Venezuela y Ecuador, han descuidado la petroquímica. “El caso de Venezuela es peculiar a tal punto que importa gasolina”, expresa.

PERSPECTIVAS
Para el experto, Brasil es una de las mejores perspectivas económicas de la región por su economía estable, impulsada por las exportaciones a China, el éxito del programa pre-sal de Petrobras y la consolidación de Braskem. Y destaca “el hábil apoyo político y diplomático del gobierno (que) ayuda a crecer sus empresas y seducir al mundo”.

La región, en general, está progresando en la dirección correcta, pero hace falta ‘muchísima’ más urgencia en el desarrollo de los proyectos petroquímicos. “Muchas oportunidades se han desaprovechado, parece haber una tendencia a sobre-estudiar las opciones”, dice.

En este sentido, considera imprescindible un ambiente favorable al crecimiento de cada país y a la industria. “Podríamos estar en camino de un equilibrio regional en capacidad instalada. Debemos exportar productos terminados en vez de materias primas”, concluye.

Al respecto, Zaratti menciona que la agroindustria ha crecido mucho en la región latinoamericana y requerirá productos como fertilizantes y urea. “Varios países competirán en ese mercado, inclusive Bolivia, pero para jugar en esa cancha, que además suele tener barreras proteccionistas y restricciones al comercio exterior, hay que ser muy competitivos”, agrega.

Para el experto todos los productos petroquímicos tienen escasas posibilidades de competir con los colosos de EEUU, Europa y Asia Oriental en los mercados internacionales. Por lo tanto, su mercado se reduce a la región.

Además de la diversidad de usos que han tenido los productos derivados de las cadenas de la industria petroquímica se trata de productos de gran importancia económica por el valor agregado que le dan al petróleo los productos finales, como ejemplo se puede citar la cadena del etano: Por cada tonelada de etileno que se utiliza para fabricar cloruro de vinilo su valor aumenta 51%. Si con ella se obtiene polietileno, aumenta 55%. Éste efecto se maximiza si se llega hasta productos de consumo final.

Entre los sectores más demandantes de los insumos químicos está la industria del plástico, la cual con sus productos ha sustituido con ventaja al vidrio, cuero, algodón, cerámica, madera y hasta los metales en muchas aplicaciones.

Hoy, los materiales plásticos son importantes satisfactores de necesidades en cualquier sociedad. Se sabe que en los países desarrollados, cada habitante consume en promedio 100 kilogramos de plástico, en México esta cifra ya supera los 15 kilogramos.

Abastecimiento
Inversiones en el área retrasadas

Empresas como YPF, Petroken, BASF, Evonik Degussa y Shaanxi demoran o momentáneamente postergan los proyectos de ampliación o instalación de nuevas plantas que tenían previstos para este año, afirma la Revista Petroquímica, Petróleo, Gas & Química.

El insuficiente abastecimiento de materias primas que padece la industria, en primer término, y la desaceleración o enfriamiento que hoy sufre la economía argentina junto con cierta inestabilidad normativa, en segunda instancia, han provocado que muchas inversiones de expansión productiva o construcción de nuevas instalaciones petroquímicas, que habían sido planeadas para esta temporada, fueran sometidas a un replanteo o revisión, o estén retrasadas. Así lo advierte Hernán Cavarra, analista de Industria de Frost & Sullivan, en diálogo con la revista.

“Tal es el caso de la firma Braskem o la norteamericana DuPont, que se vieron imposibilitadas de instalar nuevas plantas o incrementar su producción, sobre todo por la falta de gas destinado a la actividad”, señala el experto, además de las demoras registradas en proyectos como la ampliación de la planta de benceno, tolueno y xileno (BTX) de YPF.

Multilatinas creciendo en Petroquímica
ALPEK OPERA 20 plantas
México. Productor líder en ácido tereftálico purificado (PTA) y fibras poliéster en América y el segundo en polímero de tereftalato de polietileno (PET), único productor de polipropileno (PP) en México, opera la planta de poliestireno (PS) expandible más grande de América. Opera 20 plantas en EE.UU., México y Argentina.

BRASKEM produce resinas
Brasil. Es la compañía petroquímica más grande de América Latina; se constituye en el mayor productor de resinas termoplásticas en la región y es uno de los 10 mayores productores de resinas a nivel global. La firma planea estar entre la cinco mayores compañías petroquímicas en el año 2020.

MEXICHEM con trayectoria
México. Produce cloruro de vinilo (VCM); cloruro de polivinilo (PVC) en México y Colombia; compuestos en México, Colombia y EE.UU.; y tubería de PVC. Tiene más de 50 años de trayectoria en la región; su producción se comercializa en todo el mundo y genera ventas totales por más de $us 3.000 millones anuales.

OXITENO tiene 12 plantas
Brasil. Es una empresa química de origen brasileño, líder mundial en la producción de tensioactivos y productos químicos de especialidad. Tiene presencia en nueve países de América, Europa y Asia; su estructura cuenta con 12 plantas ubicadas en Brasil, Estados Unidos, México, Uruguay y Venezuela.

Autor: Verónica Muriel C.

noticia anterior

Petroquímica: puntal para el desarrollo de Bolivia

siguiente noticia

YPFB invita a hablar de exploración y petroquímica


Fatal error: Call to a member function have_posts() on a non-object in /home/energypress2015/public_html/wp-content/themes/sprout/inc/template-tags.php on line 472