La petroquímica, un sinfín de oportunidades para la región

La industria de la Petroquímica en Latinoamérica vislumbra una serie de oportunidades para su desarrollo gracias a la creciente demanda que existe, la apertura de un mercado que no tiene regulaciones que la restrinja y la importante cantidad de materia prima (gas natural y petróleo) que existe en la región.

Expertos del sector que compartieron sus experiencias en el IV Congreso de Petróleo y Gas de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), coincidieron que las oportunidades surgirán de las mismas amenazas.

Oportunidad
“Existe una importante demanda de los productos elaborados por la petroquímica en la región y esto genera oportunidades para que la industria se vaya expandiendo. Tal es el caso de la urea cuya demanda supera los cinco millones de toneladas al año”, explicó el director Comercial y de Desarrollo de Negocios Braskem – Idesa, Cleantho de Paiva Leite Filho.

Según el ejecutivo de Braskem los fundamentos para un emprendimiento petroquímico se cimentan en contar con la materia prima para poder generar nuevas oportunidades de mercado; “el fin es satisfacer la demanda de grandes clientes, hay que tener materia prima competitiva, como el caso de Bolivia que tiene el gas”, agregó.

El especialista aseguró que este paradigma de oportunidades se denomina “emprendendurismo”. La materia prima es la base, después se debe analizar el mercado, aplicar la tecnología adecuada, levantar infraestructuras (plantas y complejos), invertir un capital importante, capacitar a los recursos humanos y propiciar incentivos a los inversionistas.

La experiencia de Braskem, aplicando este paradigma, sirve como modelo en Latinoamérica por su alianza con la empresa estatal Petrobras, la misma que tiene el 47% del capital de la privada en acciones.

“Nuestra alianza ha permitido que nos fortalezcamos. Esa asociación estratégica del capital estatal con un grupo privado permitió contar con buenas cotizaciones en las bolsas de Nueva York y de Sao Paulo”, argumentó Paiva Leite.

En su ponencia en el Congreso de YPFB, enfatizó sobre la importancia de hacer grandes inversiones para la construcción de complejos industriales, por la diversidad de productos petroquímicos que se pueden fabricar para satisfacer la demanda regional.

Existen complejos que llegan a tener desde 10 a 40 plantas industriales, tanto en México como en Brasil. Los mismos han posicionado a Braskem como una de las empresas más importantes en el mundo.

Pese a ello la demanda aún no está cubierta en su totalidad. Un ejemplo es que a nivel del polietileno hay una necesidad de cinco millones de toneladas y los mercados siguen creciendo a un promedio de 5% anual.

Arbol petroquímico
El presidente del Instituto Petroquímico Argentino (IPA), Jorge de Zavaleta, dijo que al año se producen en el mundo 1.500 millones de toneladas de productos petroquímicos.

Esto genera un sinfín de oportunidades porque Estados Unidos y las grandes empresas petroquímicas en el mundo cubren solamente un 60% del mercado, el déficit implica una oportunidad para Latinoamérica, que cuenta con materia prima, para pasar al campo de la industrialización de productos petroquímicos.

Todo lo que se usa está relacionado con productos petroquímicos. Desde los instrumentos domésticos hasta herramientas industriales.

“El reto de la industria en Latinoamérica es no sólo producir “comodities” (objetos de necesidad) sino soluciones especializadas, es decir crear nuevos productos incluso de necesidades que no existen, pero que con el tiempo serán herramientas de uso”, vaticinó Zavaleta.

El experto dijo que Bolivia tiene una gran oportunidad a través de la Petroquímica con la construcción de las plantas de urea y amoniaco en Bulo Bulo y la planta de etileno y polietileno en la provincia de Gran Chaco, lo que puede convertirlo en un importante proveedor para la demanda generada en la región.

“La tendencia es levantar complejos en zonas colindantes a las costas marítimas, por la posibilidad de importar insumos y exportar con facilidad. Sin embargo, Bolivia al ser el centro, con una buena infraestructura férrea, desde sus plantas puede suplir las necesidades de sus vecinos, fuera de cubrir su demanda interna”, aseveró.

Los expertos coinciden que los desafíos no son obstáculos para levantar la nueva industria petroquímica en la región productora por esencia.

Autor: Herbert Herrera G.

noticia anterior

No hay mejor desafío que aumentar los negocios

siguiente noticia

Importante exportador de GLP


Fatal error: Call to a member function have_posts() on a non-object in /home/energypress2015/public_html/wp-content/themes/sprout/inc/template-tags.php on line 472