De FrenteENERGY PRESS

La producción del Presal puede generar un hub regional

 

 

El experto sostiene que la influencia petrolera de Brasil seguirá en aumento, porque el crudo que produce se adapta a las nuevas exigencias referidas al contenido de azufre. Considera que los recortes de la OPEP aún no han generado el impacto esperado.

 

Con el auge de gas natural ¿Cómo se visualiza el mercado continental?

El proveedor principal doméstico es Bolivia, con todo lo que eso conlleva referido a la renegociación del contrato con Brasil. Un cambio importante a tomar en cuenta es la evolución del mercado de Gas Natural Licuado (GNL) a nivel global, que ha generado que el crecimiento de la oferta supere el crecimiento de la demanda base, lo que ha hecho que los niveles de precios caigan desde 2014 significativamente; y eso se mantendrá así. Esperamos que el pico del excedente del mercado esté hasta el 2020 y a partir de ahí se empiece a absorber y en 2025 llegar a equilibrio. Y como vemos, a nivel continental los países, en su mayoría, tienen una riqueza de hidrocarburos que en algún momento se desarrollará.

¿Cuándo ocurrirá eso?

Cuando sea económicamente viable y sea una opción más ventajosa que seguir importando gas tanto de Bolivia como de GNL. Hemos visto que las importaciones de gas proveniente de Bolivia han sido más económicas y eficientes para Argentina y Brasil que las cargas de GNL, con lo cual si esta producción se desarrolla, el primer objetivo sería desplazar, no al gas boliviano, pero si al GNL.

¿La reducción de producción de la OPEP ha logrado finalmente incidir en los precios internacionales del petróleo?

Ha tenido un cierto impacto, pero ha sido minimizado por el aumento de producción estadounidense, dado que los precios para punto de equilibrio de muchas regiones de Estados Unidos, ahora mismo son mucho más bajos que los precios globales de petróleo como el Brent.

¿A cuánto puede llegar el precio del crudo tomando en cuenta que ahora también existe una producción proveniente de Estados Unidos?

Esperamos que en el largo plazo, por las eficiencias, los precios se estabilicen alrededor de 60 dólares por barril. En un más corto plazo esperamos que los precios, hasta finales del próximo año, estén alrededor de los 50 dólares por barril.

¿El gas boliviano puede dejar de estar indexado a una canasta?

No sé cuáles serán las cláusulas del contrato. Suponemos que cuando el contrato se renegocie habrá opción para cambiar esta canasta de gas. La canasta de precios ahora mismo está indexada a tres precios de Platts, de productos refinados de fuel oil, que son de alto contenido en azufre, con lo cual esos precios van a caer a partir de 2020, cuando las especificaciones requeridas por la International Maritime Organization (IMO) cambien y bajen a un 0.5% de contenido de azufre, por lo que habría opción en la renegociación e intentar buscar la mejor alternativa que refleje el valor del gas exportado de Bolivia, en este caso a Brasil.

Brasil y el Presal. Finalmente ¿cuándo será determinante esta producción en los mercados?

En petróleo ya lo es. Y esperamos que el impacto de esta producción cada vez sea mayor y tenga la posibilidad de generar un hub regional, dado que en su mayoría la producción del Presal es crudo medio dulce que se adapta muy bien a las nuevas especificaciones generales de contenido muy bajo en azufre que se requiere en el futuro. Por lo cual, como materia prima, es la ideal para reaccionar a las nuevas especificaciones.

Estados Unidos y Venezuela ¿esta relación de complementariedad seguirá funcionando?

La relación seguirá mientras sea económicamente viable para las dos partes. El problema político con Venezuela es de difícil predicción, pero a pesar de las difíciles relaciones diplomáticas seguirá siendo una opción económica. El mercado estadounidense es eficiente y buscará la opción más eficiente para sus intereses. Si esa opción es el crudo de Venezuela, continuará.

¿Qué momento vive la geopolítica en torno al petróleo?

El tema geopolítico es siempre complicado de predecir. Medio Oriente es una región inestable y ahora mismo hay problemas allí, aunque no afecte a la producción de petróleo tanto como la producción de gas. Compatibilizar eso con un recorte de producción es siempre complicado. Y como hemos visto, el resultado de las medidas que la OPEP ha tomado no ha tenido todo el impacto que la organización esperaba.
La nueva producción de Irán, las sanciones a Catar, son varios factores en el tapete.
Bueno, Catar es un tema ligado al gas, pero en el caso de Irán, hemos visto que al final ha habido una cierta estrategia como organización de la OPEP, la que sigue siendo dominada por Arabia Saudita. Esperamos que la capacidad de producción que no se utilice en los próximos años esté alrededor de 1.6 a 1.8 millones de barriles por día.

noticia anterior

Propuesta : Sostenibilidad para explotar el litio

siguiente noticia

Según la AIE debido a bajos precios los países ricos consumirán más petróleo