La región seduce con sus recursos por explorar

Energía. Sudamérica vive una ‘fiebre’ de rondas exploratorias que atraen inversiones. Brasil, Colombia, Perú y hasta Uruguay ofrecen muchas entajas

América Latina es la segunda región con reservas probadas de gas y petróleo en el mundo, después de Medio Oriente, pero es la zona con mayores dificultades políticas que impiden un desarrollo armonioso de la exploración y explotación en la industria de los hidrocarburos, según algunos organismos y consultoras internacionales.

De acuerdo con datos de la CAF, Latinoamérica posee unas reservas de crudo que promedian los 335.708 millones de barriles (MMbbl) y unos 7.980 millones de metros cúbicos (MMmcd) de gas natural. Solo en petróleo, según estudios de la petrolera británica British Petroelum (BP Statistic Review of World Energy), a junio de 2012, Venezuela poseía las reservas más grandes de crudo del planeta, con 296.500 MMbbl, lo que representa el 17,9% de las reservas totales del planeta. Como referencia, Arabia Saudita es la segunda potencia petrolera, con 265.400 MMbbl.

Quien ayuda a Venezuela a convertir a Latinoamérica en una potencia petrolera es Brasil, que ocupa el segundo lugar a escala sudamericana, con 15.000 MMbbl, que puede aumentar con las exploraciones de los inmensos yacimientos offshore del Presal.

Precisamente es Brasil el país que lidera la exploración en Latinoamérica, gracias a sus políticas abiertas a la inversión privada. En la reciente Conferencia de Petróleo y Gas Arpel 2013 realizada en abril en Uruguay, el director de la Agencia Nacional del Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles de Brasil (ANP), Helder Queiroz Pinto, hablaba de que en la 11ª Ronda de Licitaciones se ofrecerían 155.718 km2 para explorar en 13 cuencas.

El 15 de mayo Petrobras informó que adquirió, integralmente y en sociedad, 34 entre los 289 bloques licitados. “El país se encuentra en un momento excepcional con mucha expectativa sobre lo que significa el Presal, aunque se espera que existan definiciones regulatorias para su desarrollo. En ese sentido, sólo en materia de hidrocarburos no convencionales, la ANP calcula que Brasil posee alrededor de 300 TCF de gas, aunque la cifra es tomada con cautela y con un horizonte de desarrollo de mediano a largo plazo”, sostuvo Queiroz Pinto.

Perú es otro de los países más atractivos para la exploración. Según la agencia estatal Perupetro, el país tiene más de 400 estructuras no perforadas en 18 cuencas, entre las que se encuentran la de Marañón, que posee unos 1.000 MMbbl y la de Talara, con 1.500 MMbbl.

“Perú es un país subexplorado”, dijo Pedro Arce Chirinos, gerente de Planeamiento, Presupuesto y Tecnología de Información de Perupetro, al afirmar que para este año la meta es lograr 24 pozos exploratorios con un ritmo de inversión posterior de $us 2.000 millones por año para la producción de líquidos y gas.

El caso de Colombia es también sorprendente: en el presente año se perforarán 135 pozos exploratorios y más de 25 mil kilómetros de sísmica equivalente. Hasta 2011 poseía 2.259 MMbbl de petróleo en reservas y 5,5 TCF de gas natural.
Germán Arce, presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos de Colombia (ANH), informó en Uruguay que durante la Ronda Exploratoria 2012, un 43% de las áreas ofrecidas recibieron ofertas y se adjudicaron 50 bloques. La inversión proyectada para los próximos cuatro años es de aproximadamente $us 2.600 millones.

Argentina, que posee las terceras reservas de gas no convencional del mundo, tiene el 79% de sus cuencas sedimentarias aún sin explorar en un área de 3,11 millones de kilómetros cuadrados. Actualmente 57 operadoras trabajan en en 387 áreas en concesión y 1.121 yacimientos en operación.

Carlos Lambré, presidente de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos de Argentina (Ofephi) dijo que si bien el potencial es amplio, los reparos en el posible desarrollo de yacimientos radican en las altas inversiones que se requerirían, así como la tecnología que debe aplicarse, lo que puede inviabilizar un adecuado precio de los energéticos.

Buenos resultados

Uruguay inicia aventura marina

El 10 de abril la Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland de Uruguay (Ancap) firmó un contrato multicliente de sísmica 3D offshore con la empresa PGS para las áreas 6, 11 y 12 adjudicadas a BP y para el Area 15 adjudicada a Tullow Oil.

Estos contratos fueron considerados “sin precedentes” por los ejecutivos de la estatal uruguaya, quienes a pesar de no atreverse a dar cifras sobre los volúmenes de crudo o gas que pueden existir en el fondo marino, resaltaron los logros de las rondas exploratorias realizadas el año pasado.

Raúl Sendic, presidente de Ancap, explicó que las actividades preparatorias se desarrollarán en 20 meses para iniciar
Los programas de perforaciones y pozos en 2014 y 2015. “Cuando culmine este proceso vamos a tener una información mucho más precisa sobre la potencialidad que tiene la plataforma marítima uruguaya para tener certeza de la existencia de hidrocarburos”, afirmó Sendic.

Ancap espera adjudicar otros nueve bloques durante la Ronda Uruguay III, a fines de 2015. Héctor de Santa Ana, director de E&P de Ancap afirmó que entre los factores que han podido influir en el resultado de la Rondas de E&P, está la visión del Atlántico Sur como una potencial provincia petrolera, la falta de apertura de algunos procesos de licitación o falta de ofertas en áreas marinas licitadas; demanda energética y situación de reservas desarrollables a corto y mediano plazo y polos de consumo y desarrollo.

Opinión
“Hay que crear condiciones”
Sebastián Borgarello
Consultor de Wood Mackenzie

La pregunta es: ¿cómo podemos hacer para promover la inversión en Latinoamérica? Existen cuatro puntos principales.
El primero: hay que asegurar la estabilidad de las normas de juegos y de términos contracturales, y esto tiene que ver con la credibilidad.
Para tener credibildiad los gobiernos deben mantener las condiciones de juego y, en caso de que se cambien, tienen que compensar a las compañías adecuadamente.

Segundo: hay que crear condiciones que permitan que el proyecto sea rentable, lo que tiene que ver con términos fiscales, reglas de contenido locales, etc.

Las compañías tienen que ser retribuidas por los riesgos que están tomando cuando hacen una inversión y, luego, tienen que tener disponibilidad de esta ganancia para poder utilizarla como lo consideren adecuado.

Tercer punto: hay que incrementar la previsibildiad de los permisos, particularmente los ambientales y reducir los tiempos que lleva hacer estos permisos. Estamos viendo donde las condiciones fiscales son muy buenas, pero exsten falencias en el tema de permisos ambientales.

Cuatro punto: crear condiciones que faciliten la situación social de la actividad petrolera y la seguridad de las operaciones. El tema de seguridad siempre es un tema recurrente como uno de los problemas que sufren algunos lugares y que limitan la inversión.

noticia anterior

Los planes de YPF

siguiente noticia

Petroquímica: puntal para el desarrollo de Bolivia


Fatal error: Call to a member function have_posts() on a non-object in /home/energypress2015/public_html/wp-content/themes/sprout/inc/template-tags.php on line 472