LED Sistemas de iluminación

LED son las siglas de Light Emision Diode (Diodo de Emisión de Luz). Se trata de un dispositivo sólido, semiconductor y que emite una radiación óptica cuando lo excita una corriente eléctrica; es decir, se consigue iluminación al aplicar tensión y mover los electrones dentro del material semiconductor. Se trata de un dispositivo electrónico que incorpora una fuente luminosa LED y los elementos necesarios para un funcionamiento estable y continuo como fuente de luz.

Las características de los sistemas de iluminación LED que suponen una ventaja frente a la iluminación convencional son su larga vida útil, su escaso consumo, y la reducción al mínimo de la emisión de calor y rayos ultravioleta.

Tampoco contienen gases ni metales pesados; por lo tanto, son menos contaminantes que el resto, ya que incluso las de bajo consumo, fluorescentes compactas, llevan mercurio. En el caso de Toshiba, la vida útil de su bombilla de 8,5 Watts (W) es de 40.000 horas, y además es capaz de dar la misma potencia de luz que las actuales de 50 W.

LED Blanco
No hay LED blancos. Para conseguir este color se optó por combinar los tres colores que puede tener (rojo, verde y azul) pero ofrece poca calidad. Hoy se usa LED azules a los que se aplica una capa de fósforos amarillos.

Agrupar los chips LED
Cualquier cambio sustancial en el proceso de fabricación de los chips LED altera sus características de color, eficiencia y voltaje. Los fabricantes de lámparas LED de calidad controlan que las condiciones de fabricación sean estables y seleccionan y agrupan los chips.

Gestión del calor
La tecnología LED como cualquier otra fuente de luz no convierte toda la energía en luz, sino que también emite calor. Su rendimiento es mucho mayor a temperaturas frías, ya que el calor afecta a su vida media, al flujo luminoso y la temperatura del color. Por esto, debe contar con un buen sistema para disipar el calor.

Sistemas ópticos
Para lograr confort es necesario disponer de una buena óptica con la que conseguir, por un lado lámparas no direccionadas tradicionales, de hasta 260 grados de difusión de luz; y por otro, lámparas reflectoras con un haz uniforme y bien definido.

noticia anterior

Muerte de De Margerie sacude hasta Vaca Muerta

siguiente noticia

Los retos del tercer mandato


Fatal error: Call to a member function have_posts() on a non-object in /home/energypress2015/public_html/wp-content/themes/sprout/inc/template-tags.php on line 472