ACTUALIDADDe Frente

Límites a la producción

A rabia Saudita, liderando las 14 naciones de OPEP, está empeñada en lograr una limitación a la producción anual de petróleo para poder estabilizar sus precios en el mercado. En la reunión de Argelia sobre energía, en septiembre pasado, OPEP informó que pretende reducir su producción para el próximo futuro a 32,5 millones de barriles por día. Como se distribuye la reducción de producción entre cada uno de los 14 integrantes, tenía que ser aprobada en la reunión de Ministros de OPEP el 30 de noviembre en la sede de la organización en Viena.
Rusia, acompañada de otros productores NO OPEP importantes como Azerbaiyán y Kazajistán también concordaban con la posición Saudita, con la diferencia que en vez de reducir producción planteaban el congelarla a los volúmenes de octubre pasado.
Aun dentro de OPEP existían diferencias importantes. Irán mantenía su posición, que habiendo sido objeto de un bloqueo internacional, estuvo fuera del mercado internacional del petróleo. Ahora que el bloqueo ha sido levantado, concuerda con el programa de reducción de producción para estabilizar el mercado pero que le sea aplicado una vez llegue a 4 mbp de producción. Irak también manifestaba que estando en guerra contra el Estado Islámico, no consideraba justo que deba hacer reducciones a su producción de petróleo.
Por estas diferencias se ha llegado a la reunión de OPEP en un clima muy tensionado entre países. Las pretensiones de Irán e Irak significan que el productor con mayor reducción seria Arabia Saudita. Asimismo, para Arabia Saudita la pretensión rusa de no bajar producción sino más bien congelar producciones, representaría ceder mercados a Rusia y sus acompañantes. Rusia mantenía que sus planes de incremento de producción son de tal naturaleza que un congelamiento actual equivalía a una reducción de producción de 300.000 bpd.
Por el tono al que habían llegado las discusiones y las diferencias, la mayoría de los expertos estimaban que en la reunión de Viena no se llegaría a acuerdos entre los países de OPEP ni con los productores NO OPEP.
Ante la sorpresa de expertos y del mercado internacional, en la reunión del 30 de noviembre se acordó: 1. Que los países OPEP inicien un programa de reducción de producción para que a partir de enero del año próximo llegue a 32,5 millones bpd. 2. Se respetó la posición de Irán, Libia y Nigeria, que podrían mantener su nivel actual y en algunos casos incrementarlos. 3. Rusia iniciará un programa de reducción de 300.000 bpd a partir del próximo año 4. Todos los países asistentes a la reunión de Viena se comprometieron a trabajar juntos para conseguir ese objetivo.
El mercado reaccionó inmediatamente a los acuerdos de Viena. Los petróleos Brent y WTI subieron de cotización a los 10 minutos después de haberse dado a conocer los acuerdos.
Por otro lado, lo acordado en Viena significa el fin de la estrategia Saudita de bajar el precio del petróleo a niveles que hacían la explotación de Shale oil no rentable. Como resultado de la difusión de los acuerdos, la inversión en explotación de shale oil está subiendo espectacularmente.
Finalmente, los acuerdos de OPEP en Viena son prácticamente históricos. Es primera vez que el cartel se pone de acuerdo con países no miembros. Adicionalmente, se estima que los posibles precios más elevados del 2017 influyan en la planificación de China, que hará necesario se reactive a fin de compensar facturas mayores por energía. Esta posible reacción de la economía china requeriría más importaciones de materias primas de los países en desarrollo. En gran síntesis, mejores precios en el mercado del petróleo podrían ocasionar una reactivación de la economía mundial.
Pero, ¿cómo afectan nuestra vida diaria estos grandiosos planes y reuniones al otro lado de los mares? Nos afectan poco y mucho. Somos un país inexistente en producción de petróleo, por tanto sus precios no nos conciernen. Pero de acuerdo a los contratos de exportación que tenemos con Brasil y la Argentina, los precios de los derivados de un petrolero, el WTI, fijan los precios de nuestro gas de exportación. Por tanto, el precio del petróleo WTI que se define en Viena es de gran importancia para nosotros.

noticia anterior

Aumentan las fusiones y adquisiciones

siguiente noticia

Expectativa moderada por renta petrolera