Negocio: Repsol sale de YPF al vender el 11,9% de su participación

Repsol cortó definitivamente los lazos con YPF, tras 15 años de una relación quebrada por la decisión del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner de nacionalizar, en el año 2012, el 51% de la petrolera argentina. La salida se materializó el pasado miércoles con la venta del 11,86% que la compañía que preside Antonio Brufau mantenía en su antigua filial por un importe de $us 1.255,3 millones (unos 900 millones de euros).

Según informó la empresa española a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Repsol vendió las acciones a Morgan Stanley, que a su vez las colocó en el mercado. El precio de venta fue de $us 26,91 por título, lo que supone un descuento del 4,5% sobre la cotización de cierre del pasado martes en Nueva York y del 8,5% con respecto al lunes.

El miércoles, las acciones subieron un 8% y superaron los $us 30, pues desaparece el miedo a que el papel fuera difícil de absorber por el mercado. A Repsol le queda una participación residual, inferior al 0,5% del capital de YPF, según dijo la compañía.

Ese porcentaje no se incluyó en la operación porque se ha adquirido recientemente mediante un proceso de ejecución y aún no era transmisible. Se venderá en cuanto sea posible.

La operación le reporta a Repsol unas plusvalías estimadas en $us 622 millones (unos 447 millones de euros) antes de impuestos. Previamente a la venta, pero en previsión de la misma, Repsol desistió de designar a los dos representantes a los que tenía derecho dentro del Consejo de Administración de YPF, en virtud de la participación del 12% que la compañía española mantenía en la petrolera argentina.

La compañía española se encuentra, además, a la espera de recibir durante estos días los bonos por algo más de $us 5.000 millones de nominal con los que el Gobierno argentino le compensará por la expropiación.

En concreto, hubo acuerdo pleno para fijar los bonos a entregar en algo más de $us 5.300 millones de nominal. Repsol recibirá tres bloques de bonos, uno de 500 millones con cupón del 7% y vencimiento en tres años, otro de 3.250 millones con cupón del 8,75% y vencimiento en 10 años, y un tercero por 1.250 millones con cupón del 8,28% y vencimiento en 19 años.

Además, la firma recibirá títulos de una cartera adicional reservada para ello, por entre $us 300 y 350 millones de nominal. Con ello se asegura que los títulos alcancen al menos los $us 4.670 millones de valor de mercado, durante el periodo de cómputo de 90 días utilizado por los bancos de inversión. El precio de esos bonos ha ido de menos a más durante ese plazo, con lo que el valor de mercado es algo superior. Repsol baraja muchas posibilidades y diferentes alternativas, pero como ha hecho con las acciones de YPF, empezará a vender los bonos lo antes posible si se dan las condiciones de mercado.

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ya dijo en la junta de accionistas de marzo que esperaba lograr entre $us 6.000 y 6.500 millones entre las acciones de YPF y los bonos argentinos. La compañía planea ir de compras con esos fondos. Ya ha identificado algunas oportunidades de inversión.

Resultado
Suben sus beneficios en 27%

Repsol alcanzó, en el primer trimestre del año, un beneficio neto de 807 millones de euros, con una subida del 27,3%. El resultado neto ajustado, calculado en base a la valoración de los inventarios a coste de reposición (CCS), aumentó un 1,5% y ascendió a 532 millones de euros.

Este resultado se obtuvo en un entorno marcado por el descenso de los precios internacionales de crudo, la interrupción de las operaciones en Libia, la depreciación del euro frente al dólar y el mantenimiento de los márgenes de refino de la compañía frente al deterioro en Europa de dichos márgenes.

Durante el trimestre, la producción de hidrocarburos alcanzó los 342.000 barriles equivalentes de petróleo al día (bepd), con cerca de 21.000 bepd de nueva producción, que compensaron parcialmente la pérdida coyuntural de actividad en Libia y Trinidad y Tobago.

A finales de marzo, Repsol puso en marcha Kinteroni en Perú, uno de los proyectos clave de su Plan Estratégico 2012-2016, que producirá inicialmente un total cercano a 20.000 bepd que se esperan duplicar en el año 2016. A esto hay que añadirle la conexión desde febrero de dos nuevos pozos en Sapinhoa (Brasil), que aportan actualmente a la compañía 15.000 bepd de gran calidad que llegarán a los 45.000 bepd en 2016.
Bookmark and Share
Autor: El País – España

noticia anterior

China liderará la demanda global de energía

siguiente noticia

Android puede tener cambios por completo


Fatal error: Call to a member function have_posts() on a non-object in /home/energypress2015/public_html/wp-content/themes/sprout/inc/template-tags.php on line 472