Picolámparas para erradicar velas, pilas y mecheros

Con la intención de llevar electricidad básica aproximadamente a un cuarto de millón de bolivianos, la empresa Energética inició una cruzada en los departamentos de Cochabamba y Potosí de la mano de un sistema de última generación denominada picolámparas dijo el gerente general, Miguel Fernández.

Con respaldo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el viceministerio de Electricidad y Energías Alternativas, el proyecto arrancó en el Trópico de Cochabamba y se extenderá hasta poblaciones rurales y aisladas enclavadas en Potosí, señaló Fernández, para quién la nueva tecnología que está siendo emplazada a favor de miles de familias bolivianas, que hasta ahora no tienen acceso a la electricidad, se constituye un paso decisivo y estratégico para expandir la frontera eléctrica en el país.

La norma dispone también que es facultad privativa del Estado el desarrollo de la cadena productiva energética en las etapas de generación, transporte y distribución, a través de empresas públicas, mixtas, instituciones sin fines de lucro, cooperativas, empresas privadas, y empresas comunitarias y sociales, con participación y control social, dice la norma constitucional.

Ahorro y costo significativos
Las picolámparas cuestan en promedio $us 80, pesan seis kilogramos y sirven no solo para alumbrar cualquier ambiente, sino, dotar de energía para alimentar un teléfono celular, una radio e incluso una computadora portátil, detalló cualidades y beneficios que tiene el sistema la autoridad ejecutiva de energética.

El proyecto se ha propuesto alcanzar una meta “erradicar el mechero, las velas y las pilas de cada hogar en el campo”, confesó Fernández.

Para lograrlo, explicó que el emplazamiento del sistema muestra a cada beneficiario cómo y bajo qué condiciones puede ahorrar costos económicos a su familia. Según el ejecutivo, una familia de ingresos medios, por ejemplo en la región del Chapare en Cochabamba, gasta en promedio entre 80 a 120 dólares para comprar, velas, diésel para prender el mechero y pilas para escuchar radio, cada año.

Sucede lo mismo en centenares de hogares de familias campesinas, indígenas y originarias que viven en los departamentos de Oruro y Potosí, donde el costo llega hasta los 40 dólares, explicó.

Gastar dinero en velas, diésel y pilas constituyen ítems caros para cualquier familia en el campo, mucho más, en hogares, muchas veces de magros ingresos económicos, comenta el directivo.

Las picolámparas, sin bien no son la solución definitiva, es parte de la respuesta que necesitan miles de familias, dice el ejecutivo.

¿Qué puede hacer una familia con una picolámpara?
“Le permite cargar un teléfono celular, puede energizar una radio, además que sirve de punto de luz y por si fuera poco, manipular una computadora portátil”, respondió.

En el Chapare, por ejemplo, permite ahorrar a cada hogar la adquisición de 44 litros de diésel, 104 pilas que se van en linternas y 365 velas que se compran durante el año, aseguró Fernández.

Diez mil familias en la mira
Las picolámparas ya llegaron al trópico de Cochabamba donde fueron distribuidas aproximadamente 1.500 unidades, informó Fernández.

Anunció que el proyecto también ingresará a las poblaciones de Totora, Omereque, Arque, Tapacarí y Bolívar. En los planes de expansión también se encuentran San Pedro de Buena Vista y Toro Toro en Potosí.

“El proyecto identificó a cinco mil familias, inicialmente”, informó el directivo quién además reveló que hasta el 2015 esperan llevar la electricidad aproximadamente 10.000 familias en los dos departamentos.

La realidad en Bolivia
Según la “Evaluación Rápida del sector Energía en Bolivia“ elaborada en el marco del programa de Energía Sostenible para Todos (SE4ALL), BID – PNUD en el año 2013, el 70% de los hogares del área rural utiliza leña como combustible para cocinar y sólo el 52,7% tiene acceso a la energía eléctrica. El siguiente cuadro muestra la disponibilidad de energía eléctrica en la vivienda, por departamento.

El departamento de menor cobertura del servicio eléctrico es Chuquisaca (30,08% de las viviendas no tienen servicio eléctrico), seguido de Potosí (21,19% no tienen). Es importante anotar que en varias localidades existe el servicio eléctrico mediante grupos electrógenos a gasoil y que el servicio solamente es por cuatro a cinco horas diarias.

Una situación particular de la población no electrificada hasta el momento es que sus condiciones de aislamiento y dispersión son cada vez mayores.

Las razones para esta situación es que las comunidades están cada vez más lejanas, más aisladas, y el número de familias que vive en ellas es pequeño.

Esto significa que en estas condiciones, la red eléctrica se acerca al límite técnico y económico de viabilidad. Las poblaciones que aún no están electrificadas son, por lo general, aquellas donde las dificultades técnicas o económicas son las más grandes.

Tecnología
Toyo desarrolla línea de baterías estacionarias

Batebol S.A. anunció al nuevo integrante de la familia Toyo: su nueva línea de baterías estacionarias, que cuentan con tecnología AGM-VRLA, ideales para ser utilizadas en sistemas de respaldo (UPS) y almacenar energías alternativas, como la solar, convirtiéndose así en la primera fábrica en Sudamérica en producirlas.

A diferencia de las baterías automotrices, estas se caracterizan por almacenar grandes cantidades de energía y suministrarla a una potencia constante, además de ser instaladas en un lugar fijo y poseer componentes totalmente reciclables. El producto fue ideado por Batebol para las empresas que precisan de energía almacenada de respaldo, pertenecientes a los sectores de la banca, telecomunicaciones, hospitales, oficinas de tecnología, industria energética, entre otros.

Las baterías estacionarias cuentan con un sistema de válvulas reguladas que mantiene la recombinación de los gases en el interior, ofreciendo un mejor rendimiento. Además, cuentan con el electrolito absorbido en sus separadores, que pueden soportar condiciones de uso más duras que una de electrolito en gel. “La nueva Toyo ofrece un mejor rendimiento y una larga duración de hasta 10 años”, explicó el gerente general, Federico Yriberry.

Autor: Edwin Miranda V.

noticia anterior

Planta fotovoltaica de Pando funcionará desde noviembre

siguiente noticia

3M: Protección en altura para ingenieros competentes


Fatal error: Call to a member function have_posts() on a non-object in /home/energypress2015/public_html/wp-content/themes/sprout/inc/template-tags.php on line 472