ACTUALIDAD

PMA y Repsol asisten a niños de Entre Ríos

Más de 5.000 niños de 85 unidades educativas del municipio de Entre Ríos, en Tarija, acceden a diario a desayuno escolar y almuerzo, en el marco del proyecto “Juntos por una Bolivia sin Hambre”, financiado por la Fundación Repsol y ejecutado por el Programa Mundial de Alimentos (PMA). El aporte de la Fundación Repsol permitió sumar una serie de productos a la asignación presupuestaria del gobierno municipal durante 180 días de esta gestión escolar, informó la petrolera en un comunicado de prensa.
En una visita a dos establecimientos educativos, los representantes del PMA y la Fundación Repsol junto a autoridades locales, pudieron comprobar los beneficios que los productos entregados tienen en la nutrición y el rendimiento escolar de los pequeños.
El alcalde de Entre Ríos, Nicolás Herrera, agradeció el aporte recibido durante esta gestión, ratificando los beneficios que han recibido los niños y expresó su confianza en que el programa se pueda mantener el próximo año.
El jefe de programas del PMA en Bolivia, Sergio Torres, destacó que se ha logrado dar una alimentación de calidad a los niños, en un trabajo conjunto con el municipio y las escuelas, cubriendo el 60% de las necesidades nutricionales y el objetivo es lograr su sostenibilidad.
Por su parte, el gerente de Comunicación y Relaciones Externas de Repsol Bolivia, Mauricio Mariaca, expresó la satisfacción de la fundación al ver los resultados de este programa que llega a quienes lo necesitan y en el área donde la compañía tiene su principal operación, Margarita-Huacaya.
La ración diaria entregada por el PMA y calculada en base a las exigencias calóricas y nutricionales de un niño en edad escolar primaria, consiste en 100 gramos de harina de trigo, fortificada con hierro; 20 gramos de aceite vegetal, fortificado con Vitamina A; y 3 gramos de sal yodada y fluorada; por un total de 527 Kcal/día.
En cada unidad educativa, profesores y padres de familia se han organizado para administrar los insumos y preparar los alimentos. Heriberto Choque es director de la escuela Pajonal, ubicada a cinco kilómetros de Entre Ríos, y que acoge a 62 niños de entre 4 y 13 años. “Este tipo de alimentación garantiza la puntualidad de los estudiantes y hemos visto que disminuye la deserción escolar”, afirmó.

noticia anterior

Por qué las grandes siguen invirtiendo en Venezuela

siguiente noticia

Ministro invitó al Foro Mundial de Gas