GAS Y PETRÓLEO

Por qué las grandes siguen invirtiendo en Venezuela

Pese a la crisis, el país de Bolívar sigue siendo atractivo por su potencial en la franja del Orinoco. Casi todas las grandes firmas tienen su mira en la riqueza de dicha región.

La producción de petróleo es un negocio muy arriesgado, pero es mucho más arriesgado invertir en países que no tienen petróleo”. Así hablaba sobre invertir en Venezuela el directivo de una petrolera multinacional.
Las nacionalizaciones del pasado y la crisis actual han golpeado a las grandes compañías internacionales del sector, pero no hasta el punto de hacerlas renunciar a los miles de millones de dólares futuros que se esconden bajo el suelo del país.
Un ejemplo: en 2008, al año de ser expropiada y mientras mantenía una batalla jurídica contra el gobierno, una gran compañía estadounidense invertía un par de millones de dólares para comprar el sobre de información sobre la apertura de la faja del Orinoco, la zona del noreste de Venezuela donde está la mayor reserva certificada de petróleo del mundo. A pesar de haber sufrido confiscaciones, las empresas van a seguir acá”, afirma el economista Alejandro Grisanti.
Esas reservas en el subsuelo suponen un atractivo enorme para empresas como la rusa Rosneft, la española Repsol, la estadounidense Chevron, la italiana ENI, la india ONGC y la china CNPC, entre otras.
Casi todas las grandes firmas del sector tienen presencia en Venezuela. Faltan ConocoPhillips y ExxonMobil, que en 2007 no aceptaron el decreto de nacionalización del gobierno de Chávez que ordenaba la formación de empresas mixtas con el sector privado en las que el gobierno tendría la mayoría. Las demás siguen, aunque no ajenas a los problemas del país.
El funcionamiento general de las compañías mixtas consiste en que el petróleo y el gas extraídos pasan a manos de PDVSA, la compañía estatal venezolana, que se encarga de la exportación y del reparto posterior de dividendos a la empresa privada. Esos dividendos ahora tardan en llegar. Pero, ¿a qué se deben las dificultades que las compañías lamentan casi siempre en voz baja?
La respuesta es la situación de la compañía estatal PDVSA. “No puede pagar, se quedaron sin plata”, afirman a BBC Mundo las fuentes anónimas, que señalan que los retrasos comenzaron con la caída de los precios del crudo a partir de 2014.

noticia anterior

El complejo petroquímico de amoniaco y urea

siguiente noticia

PMA y Repsol asisten a niños de Entre Ríos