De FrenteENERGY PRESSEventosX CONGRESO CBHE

“Primeros campos del Presal disminuyeron la reinyección de gas”

El experto sostiene que el CO2 de los campos del Presal no debería ser una preocupación para Petrobras, ya que existen soluciones que permiten a los primeros pozos del mega yacimiento comenzar a producir.

 

Usted habla de la reconfiguración del mercado brasileño de gas natural, ¿en qué consiste eso?
Es la combinación de dos cosas muy importantes para un mercado. El suministro del gas está comenzando a dejar de ser un monopolio de Petrobras para que en el mediano plazo sea algo más plural con la participación de diferentes agentes privados que también suministrarán gas. Ese es un cambio muy importante y profundo.
Al mismo tiempo existe una reconfiguración regulatoria en curso, con decisiones que deben ser tomadas en los siguientes meses por el Gobierno Federal en relación a la regulación de transporte y comercialización, cosas que para nuestro mercado es algo muy importante. Hoy nosotros tenemos un suministro y comercialización que está basado en Petrobras, y como lo he dicho anteriormente, nuestra demanda no ha sido desarrollada en los últimos años, lo que implica que debe darse un cambio que debe ayudarnos mucho a tener un mercado de gas más robusto.

En esa línea va el programa Gas para Crecer. ¿Desde cuándo se desarrolla el mismo y hacia dónde apunta?
Ese es un programa que empezó hace algún tiempo impulsado por el Gobierno Federal y el Ministerio de Minas y Energía. Es un programa que ha sentado a todos los agentes en la misma mesa para discutir todo lo que debe ser cambiado. Desde los distribuidores, los suministradores, los consumidores, los empresarios. Todos fueron oídos en cuanto a sus demandas y lo que debería ser cambiado. Es por ello que existen entre ocho o nueve subgrupos de discusión que conjugarán todo el trabajo de los agentes para que finalmente el gobierno proponga un proyecto de ley para efectuar cambios.
Es una iniciativa de una discusión colaborativa entre los agentes para que finalmente el gobierno pueda proponer un nuevo marco regulatorio.
Usted plantea que después del vencimiento del contrato de compra de gas a Bolivia, en 2019, Brasil no demandaría más de 16 millones de metros cúbicos por día.

¿Eso conduciría a un nuevo esquema de compra de largo plazo o de contratos spot?
No creo que surjan nuevos contratos de veinte años. Pienso que Petrobras tiene un portafolio muy robusto de opciones de suministro y de producción en el medio plazo. Por tanto, debe darse una combinación. Una vez que Petrobras tiene una capacidad de transporte contratada, alrededor de 6 millones de metros cúbicos hasta el 2021 ó 2022, además de 6 millones hasta el 2030 ó 2032. Entonces, debe haber una combinación para casar el plazo del suministro con el plazo que Petrobras tiene de capacidad de transporte ya contratada, que son 12 millones. Entonces, Petrobras hoy tiene los 30 millones, 18 millones irán a cerrarse en 2019 y después va a quedarse sólo con 12 millones.
En Brasil escuchamos hablar a Petrobras de que no tomará más riesgos para buscar más gas en Bolivia con el fin de suministrar a otros agentes, lo que significa que esa es parte de su estrategia empresarial para su propio balance y no más para hacer mercado para otros agentes. Es por eso que nosotros no vemos un contrato de tan largo plazo.

¿El gas del Presal podrá librarse de la carga de CO2 que lo inviabiliza en la actualidad?
La cuestión del CO2 es interesante, ya que antes fue un problema para campos que hoy en día están produciendo mucho. Entonces, ya existen soluciones para ciertos niveles de CO2, por lo que no es un problema que no tenga solución.
Claro, existen campos como Libra, que debe entrar en operación en 2020, que tiene niveles de CO2 de más del 50%, por lo que para dicho campo no existen expectativas de que haya disponibilidad de gas, pero para los otros campos los niveles no son tan altos.
Por otra parte, Petrobras está invirtiendo en una nueva ruta de transporte off shore, lo que significa que no invertirá alrededor de 2.000 millones de dólares en una nueva ruta si no es para llevar más gas al mercado. Lo que en nuestro criterio significa que la solución está cercana. El CO2 no debe ser el mayor problema de Petrobras.
Ahora, cuando hablamos de precio, no existe aún un estudio de mercado para saber cuánto el industrial pagaría por su punto de equilibrio. Pero sí existe una estructura de costos de Petrobras que se basa en la exploración y producción. Vale decir, todo lo que se tiene que invertir para tener los gasoductos off shore y las plantas de procesamiento versus el precio del gas con el que se podría pagar dichos costos.

¿Cuánto produce Brasil en gas y cuánto reinyecta a los pozos?
Hoy la producción doméstica de gas está en alrededor de 50 a 60 millones, mientras que la reinyección equivale al 40% de la producción bruta y el resto es la producción disponible. Lo que estamos viendo es que los primeros campos del Presal ya disminuyeron mucho la reinyección. Eso para nosotros es algo estructural. Es un gas que ya llegó al mercado y que tiene que quedarse allá.

noticia anterior

ConocoPhillips quiere producir gas en Patagonia

siguiente noticia

Renault sorteó camioneta