ENERGY PRESSGAS Y PETRÓLEO

SERVICIOS : Las empresas bolivianas en su hora más crítica

De acuerdo con el cálculo hecho por cinco empresas de servicios petroleros, las compañías “epecistas” adeudan al sector alrededor de $us 70 millones.

 

Fue una reunión interactiva y a la vez reveladora. Cinco ejecutivos representantes de empresas bolivianas de servicios petroleros y un abogado especialista en hidrocarburos, se reunieron en Energy Press para hablar de la crítica situación por la que atraviesan, derivada de las deudas que sostienen -por lo menos- dos empresas “epecistas” (del inglés EPC, ingeniería, compra y construcción), que podrían ascender a $us 70 millones.
Concretamente, se refirieron a dos empresas: la coreana Samsung Engineering, que construye la planta de Amoniaco-Urea de Bulo Bulo, y la argentina Tecna, que construyó la planta procesadora de gas Incahuasi. El caso de Samsung es el más complicado, según los ejecutivos, ya que podría ser pasible a cuatro juicios penales. Los contratos con esta compañía, en caso de controversias, tienen cláusulas calificadas de “abusivas” por los subcontratistas, ya que tienen que dirimirse en cortes o centros de arbitraje radicados en Europa o Asia.
Rodrigo Virreira, gerente de Serpetbol, precisó que la empresa coreana le adeuda $us 36 millones; a Sering, de acuerdo con su gerente operativo, Jorge Candia, $us 1 millón y a Metal Mec, según su gerente, Rolando Alegría, $us 1,2 millones.
El presidente de Inesco, Enrique Barrios, prefirió no especificar montos, ya que la etapa de negociaciones por la deuda no ha concluido. Carlos Delius, gerente de Kaiser, dijo que Tecna le adeuda $us 2,3 millones. “Este es uno de los factores que tiene abrumado al sector, porque tenemos otros como la constante alza de los salarios, el relacionamiento con las comunidades, las propias petroleras y con el Estado en general. O sea, aquí nos golpean todos”, expresó Delius.
El también ex presidente de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE) consideró que en años anteriores no se veía este tipo de situaciones, especialmente cuando los contratos se “alargaban”, pero siempre se arreglaban “de buena fe”, especialmente con las empresas operadoras.
“Yo diría que esto arranca allá por el 2010, cuando empiezan a aparecer los EPC más grandes de las plantas (de gas y de industrialización). El problema es estructural porque un epecista generalmente no construye, solo tiene una ingeniería, un esquema de procura a nivel mundial, tiene unos grupos de ejecución, que no se ensucian las manos, o sea, simplemente manejan y tienen una ecuación que la maximizan ganándoles al de arriba, que es el que los contrata y a los de abajo, que son a los que contratan”, opinó.
Por su parte, Rodrigo Virreira ponderó que las empresas bolivianas del sector están acostumbradas a asumir cierto tipo de riesgos, pero actualmente están negociando por trabajos ejecutados que no han sido pagados. “Ese riesgo de que no me paguen no existía. Por otro lado, que usen las boletas (de garantía), como herramienta de chantaje y de extorsion para que uno no reclame, es nuevo”, apuntó.
En tanto, Rolando Alegría anunció que Metal Mec ya inició un juicio penal contra Samsung Engineering, al igual que Serpetbol. “Es por chantaje, no me entregan el dinero retenido porque me exigen que diga que no me deben nada en un juicio civil. Jamás he visto que las empresas subcontratistas bolivianas hagamos juicios penales para cobrar a los epecistas. Ahora estamos a punto de empezar un cuarto. Una cosa loca lo que está ocurriendo”, lamentó.
Para ello, propone que se introduzca la “cláusula espejo”, en la que se establezca una indemnización equivalente a favor del consumidor, cuando el incumplimiento del predisponente fuera improbable.

 

¿Dónde se debe acudir a un arbitraje ?

El jurista Iver Von Borries sostuvo que el arbitraje es un medio alternativo a la vía judicial tradicional y que ha salido muy efectivo por varias razones, entre ellas, la celeridad y la elección de especialistas que sepan dilucidar la controversia.
“El problema para este caso en particular radica exactamente en eso, en que la empresa grande impone, ahí está la clave de la palabra, impone, no se negocia y de ahí nace el concepto abusivo, porque son contratos prácticamente de adhesión”, explicó.
En ese sentido, subrayó que la virtud del arbitraje, si se lo usa bien, es que las partes pueden elegir una ley de fondo que no sea necesariamente la del país donde se va a ejecutar el contrato o proyecto. “Se supone que las dos partes están acordando que por estrategia le puede convenir, a una de las partes, que el arbitraje sea en el país donde la contratista tiene su casa matriz, porque allá tiene bienes y activos dónde cobrar, ya que en Bolivia es una empresa sólo en papeles.
Porque si yo digo: “ley boliviana y foro boliviano”, y surge la controversia, inicio el arbitraje y gano, ¿contra qué voy a ir si no hay cuentas bancarias, no hay activos ni inmuebles (de esa empresa en el país)? Tendría, entonces, que hacer reconocer y ejecutar el laudo donde dicha empresa tenga bienes.
Por otra parte, si consideramos el foro boliviano, como Cainco, por ejemplo, habría que buscar que sea YPFB la que imponga esa condición en los contratos que firma con las empresas de EPC. En ese sentido, habría que incluir cláusulas para que YPFB sea una especie de fiscal, no sólo con tuición sobre el contrato inmediato, sino sobre toda la cadena de contratos”, consideró.

 

CONCLUSIONES

  • Las empresas de servicios petroleros ligadas a la construcción atraviesan por un momento crítico.
    Una de las principales causas al presente, son los contratos firmados con las EPCistas para la construcción de las plantas en el sector gasífero.
  •  La deuda de las contratistas hacia las subcontratistas alcanzaría los $us 70 millones, según sostienen.
  •  Los casos más emblemáticos son los de Samsung Engineering en Bulo Bulo y Tecna en Incahuasi.
    De hecho, Samsung Engineering podría ser pasible a cuatro juicios penales.
  • Ante esta situación, las empresas de servicios petroleros exigen el cumplimiento de la ley boliviana e igualdad de condiciones.
  • Una solución concreta serían las cláusulas espejo.
  • Las empresas de servicios admiten que con estos casos aprendieron a la mala. Se encuentran en una dura curva de aprendizaje.
noticia anterior

Novillo :"Viceministerio de Exploración observó el DBC de YPFB"

siguiente noticia

Edición 839