ACTUALIDAD

Sugieren readecuar proyecto de la planta de polipropileno

Dos expertos afirman que se deben revisar las fallas conceptuales: ubicación, provisión de gas, evaluar mercados y capacidad económica.

Página Siete / La Paz
Tras anularse el contrato de adjudicación para la  construcción de la Planta de Propileno y Polipropileno  a   la empresa italiana Tecnimont, dos expertos sugieren al Gobierno  readecuar  el proyecto en función a la capacidad de producción de gas del país.
Además, se debe reevaluar la ubicación, mercados y la capacidad económica para esa obra.
 “Creo que es una oportunidad para hacer un alto y redimensionar el proyecto a fin de evaluar el requerimiento y las capacidades que tenemos para una nueva planta de esa magnitud. Habrá que ver si tenemos el volumen necesario de gas, el tiempo, los recursos económicos para ejecutar este proyecto”, especificó el analista Bernardo Prado.
En su criterio, el proyecto es muy importante porque servirá para diversificar los productos a partir de la industrialización del gas  natural, actividad que traerá beneficios para el país.
Según Prado, para encarar ese tipo de obras lo primero que tiene que hacer el Gobierno  es  certificar las reservas de gas, con el fin de tener la certeza de que se podrá cubrir  la demanda no sólo de la planta de polipropileno, sino de los  proyectos que están en fase de construcción y operación, además de los mercados externos de  Brasil y Argentina.
“Debe pasar por una reingeniería  para ver que se puede ajustar, reducir volumen, capacidades  o costos, y así poder encarar el proyecto de una manera más seria. Debemos hacer un proyecto más acorde a la realidad,  como proveedores de gas.  Es decir, el que mucho abarca, poco aprieta”, indicó.
Para el experto Hugo del Granado, lo primero que debe hacer la estatal petrolera es  poner en orden todos los proyectos que están en operación y en fase de ejecución. “Se tiene problemas con la planta Gran Chaco, la planta de LNG, entre otros, luego de solucionar eso, recién se debería pasar a semejante proyecto, que en la actualidad tiene fallas conceptuales de fondo”, observó.
Enumeró que  la ubicación no es la mejor, porque está localizada a nueve kilómetros de la planta Gran Chaco, hecho que implica un doble costo para la separación.
 Segundo, Gran Chaco produce Gas Licuado de Petróleo y no así   propano, que es la materia prima para la planta polipropileno, hecho que significará un tratamiento para separar propano del butano; además, no tiene  mercado para la producción de la planta. La  posibilidad son Brasil y   Argentina, sin embargo con ambos países aún no se encaró ninguna negociación para  cerrar compromisos de compra-venta.
“Hay errores y eso debería resolverse  antes de enmarcarse a semejante proyecto(…) con la anulación. Las empresas extranjeras ven la poca seriedad con las adjudicaciones que se hacen en Bolivia”, agregó Del Granado.
El Gobierno  informó que se anuló la adjudicación del contrato  la planta petroquímica  debido a “errores  administrativos.
noticia anterior

Barriga pone a revisión 20 procesos de contratación de la gestión de Achá

siguiente noticia

Crisis en Venezuela obliga a importar petróleo para poder producir gasolina