ENERGY PRESSGAS Y PETRÓLEO

Tarija se desinfla por baja renta petrolera

El estudio de la Fundación Jubileo estableció que el crecimiento observado en el año 2014 fue modesto. Los campos están en plena declinación.

Los bajos precios internacionales de los hidrocarburos repercutirán en el desarrollo económico y humano del departamento de Tarija, cuyo territorio posee un 72 por ciento de los recursos petroleros y gas natural.
Tarija, por concepto de regalías e Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), percibió unos $us 3.839 millones en el período 2006-2014, según estudio hecho por Mauricio Medinaceli y Roxana Liendo para la Fundación Jubileo de la iglesia católica de Bolivia.
Tarija, con una población de 483.518 habitantes en seis provincias, 11 municipios y 82 cantones, recibió $us 139,2 millones por regalías e IDH en 2005, 213,8 millones en 2006, 234 millones en 2007, 276,4 millones en 2008, 290,6 millones en 2009, 313,3 millones en 2010, 392,9 millones en 2011, 574,1 millones en 2012, 690,2 millones en 2013 y 715,1 millones en 2014. Las regalías representan un 74% de los ingresos del departamento de Tarija, y el IDH un 26 por ciento.
Sin embargo, vale aclarar que un 45% de las regalías departamentales benefician a los municipios de Caraparí, Villamontes y Yacuiba, que tienen autonomía en el uso de sus recursos. “El departamento de Tarija es altamente dependiente del sector hidrocarburos. La tasa de promedio de crecimiento anual del PIB fue de 9,8 por ciento, pero si se excluye la producción de hidrocarburos el PIB disminuye a 3,8 por ciento”, destaca el informe.
Respecto a la producción de gas natural, Tarija aportó con el energético de los campos San Alberto, Sábalo y Margarita-Huacaya. La Gobernación de Tarija en los últimos 10 años distribuyó los recursos fiscales provenientes del sector hidrocarburos: 29 por ciento para infraestructura caminera, 19 por ciento a desarrollo agropecuario, 10 por ciento para gastos de administración.
En el desarrollo agropecuario se incorporó el pago anual del PROSOL y la vigencia del Seguro Universal de Salud (SUSAT). Además de programas de saneamiento básico y educación.
Sin duda que el crecimiento del sector hidrocarburos impulsó en Tarija a los sectores de la construcción, servicios financieros, administración pública, transporte, comercio y productos agrícolas.
Además permitió el desarrollo humano con una cobertura de agua de 94,6%, saneamiento básico a un 71,8% y la electricidad favorece a un 91,3% de su población.
En el acceso a la salud mejoró de 18,9% en 2006 a un 87,3% en 2013 en el área urbana.
Pero el estudio de la Fundación Jubileo estableció que el crecimiento observado en el año 2014 fue modesto y desde 2015 por efecto de la caída del precio cae la recaudación por regalías e IDH.
Entre los errores cometidos en la administración de la renta petrolera de Tarija se identificó que “no se realizaron evaluaciones anuales de los programas económicos y sociales (…) no se diseñaron mecanismos de sostenibilidad, actualmente este es uno de sus principales problemas y puntos de conflictividad social”.

noticia anterior

Bolivia y Perú con plan de acción

siguiente noticia

Bolivia y Brasil van por más energía