ENERGY PRESSGAS Y PETRÓLEO

Tarija tiene energía para otro bicentenario

 

A pesar de la caída de la producción de sus principales megacampos gasíferos, surgen otros como Huacareta, con un potencial de 13,5 TCG.

 

La década de la billetera gorda definitivamente terminó para Tarija y, al parecer, tardará mucho tiempo en volver. Sin embargo, el potencial energético, tanto en reservas de hidrocarburos como en generación de energía eléctrica, sigue intacto.
Para el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, en los últimos 11 años en Tarija se invirtieron $us 3.400 millones que han permitido incremento en la producción de gas de 24 millones de metros cúbicos día (MMmcd) a 42 MMmcd. “Para los próximos cinco años las inversiones llegarán a los $us 4.000 millones”, dijo Sánchez la semana pasada, a tiempo de enfatizar que la producción de gas generó una renta petrolera de $us 4.400 millones que fueron entregados en los últimos 11 años al departamento.

LAS PROYECCIONES
Los principales megacampos de gas de Bolivia están ubicados en Tarija y hasta hace poco habían registrado producción histórica, pero dos de los más importantes registran declinación casi inevitable. Sábalo (San Antonio) logró producir el histórico volumen de 18,5 MMmcd en 2015 y, según el estimado de la Fundación Jubileo, en 2016 registró la producción de 17,6 MMmcd. San Alberto, en 2010, producía 11,2 MMmcd, mientras que el año pasado cayó estrepitosamente a 6,4 MMmcd. El caso de Margarita-Huacaya va en sentido contrario, subiendo de 10,3 MMmcd producidos en 2013, hasta 18,3 MMmcd en 2016, según datos de Jubileo.
Sin embargo, el gobierno continúa manteniendo sus esperanzas en los recursos del subsuelo tarijeño. En la cartera de proyectos exploratorios presentados por YPFB el año pasado se encuentran San Telmo, con recursos potenciales de 3,4 trillones de pies cúbicos (TCF) de gas natural; Boyuy, con 2,8 TCF; y Astillero, con 1,1 TCF. El ministro de Hidrocarburos afirmó que los bloques Iñiguazu y Huacareta son nuevas áreas de interés, que suman nueve en total y los recursos estimados estarían por encima de los 15 TCF.

¿CUÁNTOS TCF HAY?
El analista en energías Francesco Zaratti lamentó que desde el 2013 YPFB no haya realizado la certificación de reservas “por decisión política del Gobierno, tal vez porque no desea hacer público el fracaso de la exploración”, dijo.
“Por tanto, me acojo a la estimación a la baja, en el sentido que de los 10 TCF del 2013 se han gastado 0.8 TCF/año por 4 años. Los aproximadamente 7 TCF que nos quedan pertenecen en un 75% a Tarija, lo que hace que las reservas de ese departamento alcancen a poco más de 5 TCF”, señaló Zaratti.
Para el economista Gabriel Gaite, a diciembre de 2009 los tres megacampos: San Alberto, Sábalo y Margarita-Huacaya (y otros campos menores), tienen una reserva probada de 8,39 TCF de gas natural (84,4% del país) y 84,41 MMbbl de petróleo y condensado (93% del país). Asimismo, Gaite afirmó que en el primer semestre de 2015 el departamento tarijeño ha producido el 68,1% del gas natural y el 69,2% del petróleo y condensado del país.
“A pesar de esta importancia, el departamento no tiene influencia en las decisiones sobre políticas nacionales de este sector”.

EL FUTURO ENERGÉTICO
“En este último tiempo los tarijeños se encuentran preocupados por la necesidad de dejar de depender de la renta petrolera”, subrayó Gabriel Gaite. La otra cara de la moneda, añadió, está constituida por las potencialidades que pueden ser desarrolladas para superar estas deficiencias. “Recursos Hídricos con fines de riego y generación eléctrica, solamente el megaproyecto de la presa de Carrizal tendría una capacidad de generación de 350 MW y permitiría el riego de 40.000 hectáareas en el Chaco.
El Complejo Petroquímico en desarrollo ofrece perspectivas significativas para el departamento, constituido por la Planta de Separación de Líquidos, plantas de Propileno y Polipropileno y las potencialidades que ofrece las industrias de tercera generación”, destacó.
Gaite ponderó que la oferta energética será significativa a través de los proyectos de generación: la hidroeléctrica Carrizal, Cambarí y Huacata, ampliación de la Termoeléctrica del Sur, generación eólica de La Ventolera y solar de la zona alta. “Estos proyectos en pleno desarrollo y a desarrollarse hasta el 2025 implican un excedente de capacidad instalada de 930,16 MW, que se destinarían a la exportación de energía eléctrica o al desarrollo industrial departamental”, señaló.

noticia anterior

Corsián Corviam pide audiencia al Ministerio

siguiente noticia

Edición 843