De FrenteENERGY PRESSGAS Y PETRÓLEO

Una integración real trae seguridad energética

El presidente de la Comisión de Integración Energética Regional (CIER) dice que falta superar las barreras de las voluntades políticas de los países para concretar la construcción de las líneas y lograr una integración continental real.

El experto dice que la integración energética permite no sólo la seguridad energética, sino también ahorro para los países que tienen déficit de energía. Señala que las renovables no convencionales son el futuro de la generación eléctrica.
Se habla mucho de la integración regional. Sin embargo, hay muchas tareas y la mayoría son a largo plazo ¿cómo se está avanzado en esta integración?
La CIER nació en el año 1954, hace 62 años, y uno de sus objetivos es buscar la integración energética regional, y por otro lado, el intercambio de conocimiento y experiencias de las empresas de todos los países miembros de la organización.
En cuanto al proceso de integración energética, se han realizado muchos estudios que están orientados a identificar las posibilidades reales de interconexión entre los distintos puntos de vista técnico. También se ha trabajado en distintos grupos o comisiones donde se han definido los ahorros que se tendrían si llegamos a tener una integración energética regional real.
Desde el punto de vista técnico es viable, no hay inconvenientes. En lo que sí se tropieza es con las barreras políticas, porque cada país cuida su soberanía y su seguridad energética y justamente sobre eso es lo que estamos trabajando en que se puedan ir salvando esas barreras y que finalmente la voluntad política de los gobiernos nos permita tener una integración energética real, porque el beneficio será para toda la región. Por un lado tendríamos una mayor seguridad energética porque existe mucha complementariedad, en el sentido que cuando hay exceso de disponibilidad de energía en ciertos países, de repente en ese momento hay déficit en otros países, y hoy en día no estamos utilizando eso.
Entonces, si tuviésemos una integración energética real, todos los países tendríamos seguridad energética y las inversiones serían mucho menores porque con eso se permitiría el ahorro en aquellos países donde se tiene déficit energético, porque se estaría utilizando el excendente de energía de otros países.
Vemos que en temas de generación no existen trabas, tenemos un potencial sobre todo hidroeléctrico, sin embargo, las líneas de transmisión son una barrera ¿qué hay que mejorar en ese sentido?
En realidad en Latinoamérica existe un potencial hidroenergético muy grande. Se tiene explotado solamente un 25% del potencial hidroenergético, además de eso, está claramente demostrado el gran potencial para las energías renovables no convencionales como son la energía eólica, la energía solar. Hay países que ya han incorporado en su matriz energética la generación de energías renovables no convencionales como Brasil, Chile, Argentina, Perú y sabemos que es el futuro respecto a la generación.
Creemos que existe mucho potencial de generación en Latinoamérica y el tema de las líneas de transmisión pasa porque falta superar las barreras de las voluntades políticas de los países para concretar la construcción de las líneas.
Existen proyectos de interconexión que están funcionando con mucho éxito entre Colombia y Ecuador.
También se habla de otro proyecto de interconexión entre Chile y Perú para llegar hasta Ecuador; hacia el sur se habla de interconexión entre los distintos países, en el caso paraguayo tenemos interconexión con Argentina y con el Brasil; en estos momentos estamos realizando los primeros análisis o estudios para una posible interconexión con Bolivia a través del Chaco paraguayo.
En el caso paraguayo ¿cómo se maneja el tema de tarifas?
Es un caso especial, probablemente sea uno de los países, junto con Uruguay, donde el sistema eléctrico está integrado de forma vertical en el sentido de que la generación y la transmisión, la distribución y la comercialización, corresponda a una sola empresa estatal, a diferencia de otros países donde está desintegrado en generación, transmisión, distribución y comercialización. Respecto a las tarifas, en el caso específico paraguayo, las establece el equipo económico nacional y son aprobadas por decreto del ejecutivo, y deberían ser definidas con criterios técnicos y económicos. En cuanto al valor de las tarifas, son las más bajas en todo el territorio. En el caso de las binacionales como Itaipú o Yacyretá, la fijación de las tarifas está establecida por los propios tratados y debe ser de acuerdo al costo de producción que incluye la carga financiera, amortización de préstamos, más los gastos de explotación. La tarifa es única para ambos países. Los excedentes de energía que no consume Paraguay son adquiridos por Brasil y adicional a la tarifa paga una compensación por concesión de energía.
¿Esto puede funcionar para los demás países, como Bolivia-Argentina?
Sí, hemos conversado con el presidente de ENDE en varias oportunidades para hacer conocer nuestra experiencia en el tema de los binacionales y mejorarlas, por ejemplo, para que el excedente de energía sea vendido a terceros países.

 

825

noticia anterior

Banco Unión lidera sector de tarjetas de débito

siguiente noticia

Los contratos se firman para cumplirlos