GAS Y PETRÓLEO

El 32,6% de los ingresos por el gas van a las petroleras

En los últimos 13 años, el 67,4% del total de los ingresos generados por el sector hidrocarburífero de Bolivia se quedó en las arcas del Estado y el 32,6% pasó a manos de las petroleras, informó ayer el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez.

Entre 2006 y 2018, el rubro generó un total de $us 55.603 millones, de los que $us 37.479 (67,4%) fueron para los bolivianos y $us 18.125 millones para las operadoras, que recibieron estos recursos por su participación en los proyectos ($us 7.907 millones) y por costos recuperables ($us 10.218 millones), detalló ayer la autoridad.

“Es una convivencia perfecta entre la empresa privada y la empresa estatal bajo las normas del Estado boliviano”, destacó.

La Razón

El ministro recordó que la Ley 3058 de Hidrocarburos de mayo de 2005 estableció una retención del 50% del valor de la producción de gas y petróleo para el Estado que “no se operativizó” hasta que el actual Gobierno nacionalizó el sector el 1 de mayo de 2006.

“Con la firma de los nuevos contratos de servicios, el Estado se queda con el 82% y las empresas con el 18%”, además de los costos recuperables, expuso.

Marco. Si el proyecto es exitoso, los gastos realizados en la etapa exploratoria se “amortizan” en la fase de explotación y la “infraestructura se queda con los bolivianos”, explicó Sánchez, quien insistió en que el rubro vive su “época dorada” desde hace 13 años.

La autoridad resaltó también que de los $us 55.603 millones generados en los últimos 13 años, el 45% se distribuyó a los departamentos productores y no productores y el 55% al nivel central.

“La gran bonanza de la parte económica se debe a esto, es decir, la economía de Bolivia ha crecido en más el 10%  y se debe a la decisión política, a una buena negociación, a la gestión, a la inversión y, fundamentalmente, a los resultados”, declaró el ministro al programa El pueblo es noticia de la red Patria Nueva.

Un análisis a 2017 de la Fundación Milenio observa, no obstante, que “mientras duró la bonanza económica el sistema de costos recuperables funcionó sin mayores sobresaltos, incluso a pesar de las omisiones e incumplimientos por parte de YPFB y la laxitud en los procedimientos de control”.

“Pero esto ha cambiado en los últimos años, a  raíz de la debacle de los precios del petróleo (…). YPFB ha estado pagando por concepto de costos recuperables, sumas por encima de los rangos internacionales de precios”, agrega.

(La Razón)

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: