ACTUALIDAD

Expertos advierten “ajustes” frente a futuro incierto de refinerías

La refinería Gualberto Villarroel Valle Hermoso de Cochabamba ha registrado una caída en el procesamiento de líquidos de 26 por ciento de 2015 a 2018, de acuerdo a un audio de los trabajadores de las refinerías de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). Frente a esta situación “incierta”, el analista en hidrocarburos, Luis Fernando García, considera que debido a que la planta no opera en su capacidad es necesario realizar “ajustes” como la reducción de personal.

“Si los trabajadores (de las refinerías) están diciendo que la situación económica no está bien, que hay una gran preocupación, esto quiere decir que pasa algo grave dentro del sistema. Vamos a ver ajustes de todo tipo como dentro del sistema petrolero; nada raro que comiencen los despidos porque la importación de combustible se sigue acelerando”, dijo García.

El experto Gustavo Vargas agrega que el panorama es “incierto”, porque sólo hay un contrato seguro con Argentina que detalla los envíos.

A nivel nacional, en toda la cadena de subsidiarias de YPFB, el número de trabajadores supera los 8.000. Sólo en la refinería de Valle Hermoso se estima que trabajan 500 personas.

Según la página de la refinería Gualberto Villarroel, ubicada en el kilómetro 6 de la avenida Petrolera, carretera antigua a Santa Cruz, la planta tiene una capacidad instalada para procesar 40.200 barriles por día (BPD) de petróleo crudo.  Su tarea principal es la producción de gasolina reformada de alto octanaje (95 RON) para elaborar mayores volúmenes de Gasolina Especial (85 RON). También procesa aceites base y aceites lubricantes para vehículos e industrias.

En 2018, durante una reunión ampliada con el presidente Evo Morales y las principales autoridades del sector de hidrocarburos, uno de los trabajadores alertó sobre la caída en la producción de líquidos en ambas refinerías del país, Gualberto Villarroel de Cochabamba y Guillermo Elder Bell de Santa Cruz.

De acuerdo al audio de casi nueve minutos, el trabajador dice: “Presidente, nosotros desde el año 2015, ya hicimos conocer nuestra preocupación respecto a lo que puede pasar con nuestras refinerías, estamos preocupados (…). Ya estamos a 2018 y los datos que se han vertido en 2015 nos están dando la razón. Actualmente ya casi estamos produciendo la misma carga de crudo que 2006”.

El trabajador señaló que los niveles de producción están al mismo nivel que cuando el Presidente asumió el mando del país. Dijo que los mejores momentos se dieron de 2012 a 2016 y que ahora las cifras van “de bajada”.

Aseguró que en 2006 la producción de líquidos era de 40 mil barriles de crudo y que en 2018 fue de 44 mil y 46 mil barriles en ambas refinerías.

El ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez, intervino y dijo que el procesamiento es de 58 millones de metros cúbicos y 57 millones de barriles.

Luego que se difundió el audio, YPFB Corporación informó a El Deber que ambas refinerías están operando al 65 por ciento de su capacidad instalada y que la caída se debe a las bajas nominaciones de Brasil.

Los Tiempos se comunicó con la refinería Gualberto Villarroel, pero nadie brindó información a la prensa. El secretario ejecutivo de la refinería de Valle Hermoso, Wilmar Melgares, en contacto telefónico, tampoco quiso responder las preguntas.

FUGA DE HIDRÓGENO POR VÁLVULA DAÑADA

En el audio que circula en las redes, el trabajador de YPFB dijo que debido a cuestiones burocráticas  se dificulta la compra de una válvula por donde se fuga hidrógeno.

Según datos de YPFB, la capacidad instalada entre ambas refinerías es de 64.200 barriles por día. Son 40.200 barriles que se producen en Valle Hermoso de Cochabamba y 24.000 en la refinería Guillermo Elder Bell de Santa Cruz.

ANÁLISIS

Augusto Vargas. Analista en hidrocarburos

“La baja producción de gas está asociada a los líquidos”

Lo que se está produciendo gas ahora es menor. De acuerdo a las estadísticas en 2014 se producía cerca de 40 millones de metros cúbicos al día. En este momento esa cifra se mantiene. La producción de gas está asociada a la cantidad de líquidos para obtener gasolina, fundamentalmente.
Básicamente, esa es la razón, al haber menos producción de gas automáticamente hay menos procesamiento de líquidos en las refinerías.

El panorama es incierto. Pero con Argentina las ventas están claras porque se ha establecido los volúmenes que se van a exportar al año hasta 2020; pero el gran drama en este momento es con las exportaciones a Brasil porque la compra del volumen es menor. 

(Los Tiempos)

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: