ELECTRICIDAD

La industria consume el 90% de electricidad en Bolivia

El sector industrial representa el 9% de los usuarios de consumo eléctrico, no obstante son responsables de cerca del 90% del consumo de la energía eléctrica en el país. Son las llamadas a mejorar la aplicación de eficiencia energética para generar ahorro y dejar atrás los combustibles fósiles.

Una de las áreas más importantes para la implementación de la eficiencia energética es la industria. En el caso de la electricidad, 9% de los usuarios (categorizados como empresas de gran demanda) son responsables de cerca del 90% del consumo de la energía eléctrica. “Es ahí donde puede haber grandes mejoras en el uso eficiente de esta energía”, dijo Huáscar Cajias, director Comercio Exterior/DEinternational de la Cámara de Comercio e Industria Boliviano – Alemana; en el marco de la primera delegación virtual en energías renovables y eficiencia energética que se llevó a cabo del 9 al 13 de noviembre 2020.

Huáscar Cajías
Director AHK


La eficiencia energética es un tema que interesa a todas las economías, en ese sentido, Cajías indicó que sólo en 2017, Alemania gastó 46,3 mil millones de euros en inversiones para aumentar la eficiencia energética en edificaciones ya existentes. Estas inversiones crearon 79 mil millones de euros en ingresos/ahorros y más de medio millón de empleos (según cifras de 2019).
“También es importante entender que se hicieron inversiones y mejoras de eficiencia energética en calefacciones, producción de agua caliente, producción de calor en procesos, aires acondicionados fríos, enfriamiento de procesos, energía mecánica, tecnología de la información y comunicación como también la iluminación”, acotó.
Latinoamérica y Bolivia especialmente debe encontrar medidas que se adapten a su mercado e industria. Con inversiones en low hanging fruits como ser sistemas de control energético, intercambiadores de calor o intelligent design se puede mejorar la eficiencia energética en la industria de manera acelerada y a relativo bajo costo.
“Y no me cansaré de decirlo: el tema de eficiencia energética y energías renovables debe ser un tema de relevancia en la alta gerencia, a nivel técnico y de la planta. Debemos saber qué tenemos para saber dónde mejorar”, apuntó Cajías

Oportunidades
Alemania ha mejorado su eficiencia energética en muchos aspectos. Entre 2008 y 2017 la productividad energética final en PIB/GJ mejoró un 9,6% y la productividad eléctrica neta en EUR PIB/MWh un 12,6%. Son mejoras importantes que a su vez son la suma de todos los avances tecnológicos del sector.
Otra razón de la mejora en eficiencia energética en el país germano es la clara estrategia nacional con la que cuenta y planea una reducción del consumo de energía primaria hasta 2030 de un 30% y en 2050 de un 50% (en comparación con 2008). Asimismo, con la integración de las tecnologías de la Industria 4.0 se ha avanzado mucho sobre todo a la hora de flexibilizar y personalizar las soluciones de eficiencia energética, la cual es una necesidad para toda empresa debido a la alta competitividad del mercado alemán.
Existen distintas soluciones en las que Alemania va trabajando como ser la automatización, los sistemas de control de energía y la cogeneración.
Además, existe un mercado más en Bolivia, que es el “Wärmemarkt” o el mercado de calor, mediante el cual las empresas utilizan el calor producido de manera comercial para su venta a otras empresas o para la calefacción en los hogares.
En Latinoamérica existen distintos niveles de posibilidades. Por ejemplo, Brasil ya tiene carnicerías que prácticamente funcionan solas y fábricas de maquinaria que han maximizado la automatización de procesos. Naturalmente muchas de estas tecnologías no podrían debutar en nuestro mercado por sus altos precios y estricto mantenimiento, además de limitaciones estructurales. Pero creo que se podría empezar con cierto grado de automatización.
En Bolivia, sin embargo, debemos empezar por entender qué y cuánto de nuestras energías usamos. Los sistemas informáticos energéticos son el paso primordial e inicial para un proceso de cambio en el rubro y la mentalidad. Y eso conlleva a la necesidad de expertos en auditorías energéticas.
Entre las soluciones menos costosas que se podrían implementar están los instrumentos para disminuir los picos de demanda, almacenar frío de manera inteligente y aprovechar los desperdicios.
También existen sistemas de control de, por ejemplo, filtraciones en sistemas de aire comprimido que cuestan 400 Euros y podrían ahorrar mucho dinero (y dolores de cabeza) a las empresas. Lo importante es tomar la eficiencia energética, no como algo estático, sino como un concepto implementable en todos los procesos de una empresa. Así, se podrán aplicar tecnologías en casi todo peldaño de la producción.
Por otro lado, se requiere la eficiencia energética como una estrategia nacional al igual que en Alemania. Por lo que creo que a nivel estatal podemos hacer aún más para mejorar en esta temática y aprovechar las oportunidades que nuestro país tiene en el sector. Las bases ya están sentadas mediante leyes y marcos legales. Nos falta concretizar y profundizar, explicó Cajías.

Seminario
“Energías Renovables y Eficiencia Energética – Soluciones para Empresas Bolivianas”, se denominó el seminario en el que 8 empresas alemanas presentaron tecnologías para el rubro. Entre las más interesantes fueron las de waste to energy, que no requieren de la separación de desechos para su uso y utilizan la digestión anaeróbica para la fracción orgánica y el Selective Residue Solvolysis.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: