ACTUALIDAD

Chuquisaca: la búsqueda de nuevos rumbos para su economía

El departamento que alberga a la Capital del Estado sale de a poco de su dependencia hidrocarburífera. Algunos proyectos pueden traer nuevas esperanzas.

Hace exactamente un año la empresa consultora canadiense Sproule certificaba que los campos gasíferos Incahuasi y Aquío se encuentran en su totalidad en el departamento de Santa Cruz. La certificación fue una dura puñalada para el departamento de Chuquisaca, que argumenta -hasta ahora- que el campo es compartido.

El 25 de mayo se celebran 210 años de “El primer grito libertario de América” o la “Revolución de Chuquisaca”, fecha en la que algunas organizaciones de ese departamento han anunciado protestas contra el Gobierno de Evo Morales, acusado de estar “detrás” del veredicto que dio la razón a Santa Cruz, en la disputa por Incahuasi.

Y es que durante el periodo de “bonanza” hidrocarburífera de Bolivia (2008-2015) el departamento chuquisaqueño profundizó su dependencia del sector de hidrocarburos. El economista y gerente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, indicó que la economía de Chuquisaca se encuentra entre las más pequeñas del país, la cual ha aportado a la economía nacional con el 4,99% en promedio entre 2013-2017, siendo la agricultura con el 6,82%; hidrocarburos y minería (6,74%); y, la industria manufacturera (5,86%) los que mayormente contribuyeron.

“La actividad petrolera, que hace seis años atrás registraba una alta tasa de crecimiento y una importante participación en el PIB departamental, se ha visto disminuida significativamente, dando lugar al crecimiento de la actividad agrícola, posicionándose nuevamente como la principal actividad económica desde el 2016, con una contribución en el PIB del departamento del 16,02%”, señaló Rodríguez.

Según el IBCE, aunque el Instituto Nacional de Estadística (INE) no ha publicado los datos a 2018, el crecimiento del PIB de Chuquisaca se ha visto impulsado principalmente por el notable crecimiento del petróleo crudo y gas natural, y pese a su disminución, continúa siendo una actividad fundamental para el departamento.

LA ECONOMÍA

La actividad agrícola de Chuquisaca está basada en la producción de tubérculos, cereales y hortalizas, las cuales representan el 85% del total de la producción agrícola del departamento (datos del año agrícola 2016-2017), sin embargo, en la producción nacional representan el 2,14%, de acuerdo con datos del IBCE.

En relación a las exportaciones, éstas alcanzaron los $us 78 millones durante la gestión 2018, las cuales el 68% corresponden a la venta externa de gas natural, y un 20% en minerales. Las ventas externas de Chuquisaca solamente representan el 1% del total exportado por el país.

“La economía chuquisaqueña ha dependido de la actividad petrolera, la cual se ha visto afectada por la caída del precio de las materias primas, afectando considerablemente a los ingresos del departamento. Evidentemente, el campo productor de gas de Incahuasi significarían sustanciales ingresos, sin embargo, resultaría importante incentivar y apoyar a otros sectores que son mayores generadores de empleo, tal como es el sector agropecuario, y no así seguir dependiendo de los hidrocarburos y minerales”, puntualizó Gary Rodríguez.

Un reporte de 2018 de la Fundación Milenio resalta que sectores como la construcción y la industria cementera de ese departamento se beneficiaron de un mayor flujo de dinero en la economía, pero actualmente atraviesan por un período contractivo.

Según el análisis, el ingreso per cápita de los chuquisaqueños llegó a su nivel máximo en 2015 con $us 2.801, pero en 2016, bajó hasta los $us 2.772. El último balance de la Federación de Empresarios Privados de Chuquisaca (FEPCH) advierte un repunte en consonancia con la recuperación de la economía boliviana en 2018, reflejada en un crecimiento económico de poco más de 4,5%. El PIB per cápita 2017 (dato disponible) fue de $us 2.969.

Las áreas para la exploración

Chuquisaca tiene actualmente en su territorio seis áreas de exploración, de los 12 considerados “prioritarios”, según la Rendición de Cuentas Parcial 2018, que brindó el Ministerio de Hidrocarburos en octubre.

Los proyectos son Ñancahuazu X-1, en el bloque Azero; Itacaray, en el bloque del mismo nombre; Jaguar X-6, en Huacareta; Iñau X-3; Sararenda, en Carohuaicho y Sipotindi, en Aguaragüe Norte.

De acuerdo con un reporte del diario Correo del Sur, la producción promedio de gas en Chuquisaca subió de 0,8 millones de metros cúbicos por día (MMmcd) de gas que producía el 2006 a cerca de 6 MMmcd en 2018. Sin embargo, con la entrada en producción del Pozo Huacaya 2 se adicionará un volumen de 3 MMmcd, haciendo un total de 9 MMmcd, según el rotativo.
Se estima que la producción de gas en Chuquisaca el 2024 llegaría a los 16 MMmcd, lo que permitirá incrementar los ingresos para el departamento.

El año pasado, el Gobierno, ante autoridades chuquisaqueñas, se comprometió a invertir $us 2.514 millones en las actividades de exploración y explotación de hidrocarburos en Chuquisaca. En aquella ocasión, el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez recordó que el año 2000 la Renta Petrolera de ese departamento estaba por el orden de los $us 5 millones, el 2006 subió a los $us 53 millones, el 2014 se superaron los $us 245 millones y, el 2017 bordeó los $us 100 millones.

En agosto de 2018 YPFB y la empresa canadiense Cancambria Energy, suscribieron un convenio de estudio para la Evaluación del Potencial Hidrocarburífero del Área Miraflores, ubicada en Chuquisaca, que se estima, tendría 400 TCF de gas natural y 20 millones de barriles (MMbbl) de petróleo.

El pozo Jaguar X-6 se inauguró el 21 de mayo de 2018, en Chuquisaca

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: