ANÁLISIS

¿Cómo está la demanda de gas natural luego de la cuarentena?

La caída en los volúmenes obedece a la baja demanda y a las restricciones de oferta.

POR MAURICIO MEDINACELI, Economista graduado en la Universidad Católica Boliviana, con estudios de Postgrado en Chile y Alemania. Fue Ministro de Hidrocarburos y coordinador de Hidrocarburos en OLADE.

Fue un gusto y una sorpresa buscar información para escribir este artículo y encontrarla en la página del INE. Considero que uno de los primeros pasos para revertir la actual situación que enfrenta el sector hidrocarburos en Bolivia es la publicación oportuna de las variables más importantes, tanto del upstream como del downstream.

La Figura 1 presenta los volúmenes comercializados de gas natural destinados al uso en transporte (GNV), comercial, doméstico (familias y otros), industrial y la generación de electricidad, desafortunadamente en la publicación del INE no se encuentra el consumo de la planta de urea y de otros consumidores directos. Se advierte que la tendencia creciente observada hasta el año 2018 se detiene el año 2019, disminuye notablemente el 2020 con una ligera recuperación el año 2021. Es importante notar que la información utilizada en cada año es el promedio entre enero y julio. Ver figura 1

Con la información desagregada de la Tabla 1 se observa que el consumo de GNV, de las plantas termoeléctricas y, en menor medida, del sector comercial, el año 2021 no se recuperaron los volúmenes del año 2019. Es interesante notar que el consumo doméstico (o residencial) el año 2020 se incrementó con relación al año 2019, ello bien podría ser explicado porque las familias, al quedarse en casa, consumieron más gas natural. Finalmente, el consumo del sector industrial el año 2021 se igual al del año 2019.

Con relación al mercado externo, también fue grata la sorpresa al ver que el Banco Central de Bolivia tiene datos a junio del año 2021. Con ella se construyó la Figura 2, donde se aprecia que la demanda externa ya fue baja el año 2019, y ya para el año 2021 se observa una ligera recuperación, sin llegar a los niveles de los años 2014 o 2015, sobre todo por la caída en los volúmenes enviados a la república de Brasil. Ver Figura 2

Sin considerar los volúmenes demandados por la planta de urea y los consumidores directos, la demanda total (externa e interna) de gas natural al primer semestre del año 2021 fue casi 44 millones de mcd, número que contrasta severamente con los 58 millones del mcd del primer semestre del año 2014, hablamos de una caída mayor al 24%.

La disminución en los volúmenes comercializados ¿obedece a una caída en la demanda o restricciones de oferta? Considero que obedece a ambos, pero que gran parte se debe a restricciones de oferta o, de forma más sencilla, la actual capacidad de producción boliviana es menor al pasado y ella está en el orden de 50 a 55 millones de mcd, con peligrosa tendencia a la baja.

La crisis sanitaria debido al COVID-19 hizo evidente la frágil situación del sector hidrocarburífero boliviano. Las reformas necesarias son muchas y conocidas – un sistema tributario progresivo, eliminación paulatina de subsidios, eficiencia de YPFB, entre otras – sin embargo, el mayor desafío no reside en el plano técnico, en Bolivia hay muchos y muy buenos profesionales, el reto se encuentra en la decisión política-partidaria de llevar adelante estas reformas.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: